Portada_Super_Banner_P_Section_1

Fiscalía acusará a sicarios de masacre de Matagalpa

Autores materiales están bajo arresto y son confesos de quienes los contrataron

Ambos señalados presuntamente admitieron ante la Policía que cometieron el crimen por presunto encargo de un hombre que les pagaría 120,000 córdobas, para exterminar a quienes estuvieran en la casa de la finca Santa Gertrudis, en San Nicolás. foto cortesía Notimatv

HOY

Manteniendo hermetismo, la Fiscalía recibió el expediente con las investigaciones policiales sobre la agresión a una familia en una comunidad de este departamento.

Conocimos que ayer el Ministerio Público estaba formulando la acusación contra dos hombres que desde la semana anterior fueron detenidos como sospechosos de matar a dos personas y herir de gravedad a otras tres, a principios de marzo pasado en la comunidad San Nicolás, al suroeste de la ciudad de Matagalpa.

Sin embargo, al cierre de esta nota, la acusación no había sido presentada ante la Oficina de Recepción y Distribución de Causas y Escritos (Ordice) en el complejo judicial de Matagalpa, aunque una fuente del Ministerio Público adelantó que podrían presentarla este martes 3 de abril.

Bajo custodia policial

José Adán Cárdenas Dávila, apodado Picho, y Juan Pablo Soza Úbeda, ambos originarios del municipio de San Ramón, son los sospechosos arrestados y sobre quienes pesaría la acusación.

Ambos señalados presuntamente admitieron ante la Policía que cometieron el crimen por presunto encargo de un hombre que les pagaría 120,000 córdobas, para exterminar a quienes estuvieran en la casa de la finca Santa Gertrudis, en San Nicolás.

Las investigaciones señalan a un pariente político de la familia víctima y que dado la gravedad de las acusaciones, ninguna fuente oficial quiso revelarlo ayer.
dos fallecidos

Los sospechosos habrían simulado ser policías que andaban averiguando un caso de abigeato y el 4 de marzo pasado, llegaron a la propiedad de Reyna Gioconda Molina Zamora, a quien mataron a balazos y cuchilladas.

Además en el ataque, hirieron de gravedad a los hijos de ella, María Marcela y Marco Aurelio Marenco Molina; a la esposa de este, Zuleika Vanessa Otero Marín, y el empleado Douglas Antonio Altamirano González, a quienes creyeron muertos.

Altamirano falleció la noche del 21 de marzo en el Hospital Escuela César Amador Molina, donde estuvo sus últimos 11 días internado en la Unidad de Cuidados Intensivos. En tanto, Otero y los hermanos Marenco Molina fueron dados de alta.

Molina Zamora era hermana de Adrián Molina, uno de los presos políticos que en 1974 fueron liberados tras el asalto ejecutado por el Frente Sandinista en la casa del entonces ministro somocista José María Castillo Quant.

Asimismo, fue casada con Marvin Antonio Marenco Corrales, un aviador que fungió como piloto de la alta dirigencia sandinista en la década de 1980. El crimen mantuvo por varios días conmocionados a vecinos y familiares de la productora.

Acusados con largo historial
Poco se sabe de Juan Pablo Soza Úbeda, de 26 años, un jornalero residente en el sector llamado Santa Martha de la comarca Yasica Sur, en el municipio de San Ramón, departamento de Matagalpa. Él y José Adán Cárdenas Dávila están detenidos como sospechosos de la matanza de San Nicolás. Soza y Cárdenas, además de otro hombre, fueron acusados por abigeato y conductas afines en perjuicio de Mario Absalón Cerna Barquero, de cuya propiedad, el 26 de julio de 2016, fueron sustraídos dos bueyes recuperados después en Boaco.

En el juicio que enfrentaron juntos, Soza y Cárdenas fueron absueltos de responsabilidad penal por el ahora magistrado del Tribunal de Apelaciones de la Circunscripción Norte, Frank Rodríguez Alvarado, quien dictó sentencia el 28 de noviembre de 2016, considerando que el robo de los bueyes fue demostrado, pero no que hayan sido los acusados los autores de ese delito.

Rosario de causas Cárdenas, apodado Picho y residente en la comunidad San Pablo, también en el municipio de San Ramón, ha sido procesado al menos una vez por año desde 2013 y ha enfrentado al menos media docena de causas judiciales por abigeato y conductas afines en los juzgados de Matagalpa. En octubre de 2013, fue acusado por abigeato en perjuicio de Adilia Velásquez Castillo.

Un año después Cárdenas fue presentado ante la justicia, pero después de la audiencia inicial del proceso, en noviembre de 2014, el expediente judicial mostró actividad hasta febrero de 2017, cuando nuevamente Picho fue puesto a la orden del juez.

En julio del 2014, fue acusado por abigeato en perjuicio de César Armando Hernández Vallejos, pero fue absuelto por sentencia notificada en abril de 2015 por Rodríguez Alvarado. En marzo de 2015, fue acusado por abigeato en perjuicio de Carlos Córdoba Díaz. Sin embargo, el 1 de febrero de 2017, el juez suplente Walter Gurdián dio lugar a una excepción por vencimiento de término planteada por la defensa de Cárdenas y dictó sentencia de sobreseimiento por extinción de la acción penal. Reincidente En octubre de hace dos años, Cárdenas fue acusado nuevamente por el mismo delito, pero esta vez en perjuicio de Melba Iliana Vega Vásquez.

El 16 de febrero de 2017, Cárdenas y la afectada realizaron una mediación ante la Fiscalía, por lo que en sentencia del 29 de noviembre de 2017 fue sobreseído por el juez Bernardo Morales Mairena. Al año siguiente, en agosto fue acusado por abigeato en perjuicio de Maritza Pérez Chavarría, Marcia Chavarría Amaya y Julio César Amaya.

Al juicio, concluido el 6 de noviembre, no llegaron todos los testigos ofrecidos por la Fiscalía y el entonces juez Rodríguez Alvarado consideró “débil” la prueba aportada y lo declaró no culpable. madre no lo sacó Este año, la madre de Cárdenas interpuso un recurso de amparo por amenazas de detención ilegal contra su hijo, argumentando que la Policía quería arrestarlo por un supuesto abigeato en perjuicio de Víctor Zamora en la comunidad El Horno, San Ramón.

La Sala Penal del Tribunal de Apelaciones de la Circunscripción Norte declaró improcedente el recurso por cuanto un informe de la Policía descartó que estuvieran investigando a Cárdenas por ese delito en particular. Ahora Cárdenas estará nuevamente ante un juez. Matagalpa/Luis Eduardo Martínez

“Criminales confiesan que la orden fue exterminio”

Managua Juan Tijerino A. En lo que va de este año se han registrado dos crímenes en la modalidad de sicariato. El primer caso confirmado por las autoridades ocurrió en Buena Vista del Peñón, una comunidad en Jalapa, Nueva Segovia.

En esa recóndita zona del país, el finquero Óscar Ruiz García y su hijo, el adolescente L.M.R., contrataron a Deymar Vallecillo Alegría, de 25 años, para desaparecer al cafetalero Efraín Cárdenas y a su familia. El día previsto para ejecutar el plan, Cárdenas no estaba en su propiedad, pero sí su esposa Jamileth Ávila y su nuera Zeydi Zamora González.

A las mujeres, Vallecillo Alegría las ejecutó de disparos en la cabeza. Luego con ayuda del adolescente L.M.R. las quemaron utilizando ropa, sacos macén y gasolina. Las investigaciones determinaron que Ruiz García contrató al sicario Vallecillo Alegría para no honrar una deuda con Efraín Cárdenas, la cual superaba los 100 mil córdobas.

La otra razón es que a su hijo L.M.R., las víctimas —ahora occisas— lo habían señalado de haberlas asaltado junto con otro sujetos. En ese robo, ejecutado en febrero de este año, la familia perdió 70 mil córdobas y dos armas de fuego. Una de las víctimas fue violada. Esto ocurrió el pasado 19 de marzo.

Venganza
El crimen de la productora de Matagalpa se registró el mismo mes, pero en fecha 4. Y lo que sucedió es que José Adán Cárdenas Dávila y Juan Pablo Soza Úbeda, luciendo vestimenta similar al que usa la Policía, llegaron a la propiedad de Reyna Molina, y la mataron a balazos.

En el hecho sangriento también falleció Douglas González, cuidador de la finca. Una nuera y dos hijos de la productora resultaron heridos. Luego de semanas de investigación, se presume que la masacre fue planeada por Pracedes Valverde Martínez. Los sicarios que supuestamente contrató son José Adán Cárdenas  Dávila y Juan Pablo Soza Úbeda. Ambos están detenidos y lo han confesado.

El móvil  habría sido la venganza. Valverde fue yerno de la productora, pero fue denunciado por violencia doméstica. Un juez en 2017 lo condenó a más de siete años de prisión por violencia física y psicológica. En enero de este año Valverde fue liberado. La Sala Penal del Tribunal de Apelaciones de la Circunscripción Nortea lo sobreseyó. Se conoció que Valverde y los sicarios se conocieron en la cárcel.

...

Notas Relacionadas