Padre e hijos pinoleros, unidos por el boxeo

Franklin Rodríguez asegura estar orgulloso de sus hijos y esta pendiente de que desarrollen bien su trabajo.

Frankilin Salinas junto a sus hijos Steep Abraham Salinas Calero (21 años) y Fernando José Salinas Calero (18 años) en el gimnasio Nicarao. Foto Rosa Membreño.

HOY

Desde hace unos 20 años, Frankilin Salinas Rodríguez, de 46 años de edad, se desempeña como juez y árbitro de boxeo aficionado, una profesión que ahora desempeñan también dos de sus hijos Steep Abraham Salinas Calero (21 años) y Fernando José Salinas Calero (18 años).

Actualmente, Franklin y sus hijos pertenecen a la Asociación Nicaragüense de Jueces y Árbitros de Boxeo Aficionado (Anjaboxa), que imparte justicia en la Copa Alexis Argüello, que a su vez organiza la Comisión Nacional de Boxeo Superior (Conabos), cuyo presidente es Carlos Marín.

Franklin, originario de Masaya, cuenta que su amor por el boxeo primero lo llevó a ser boxeador y luego se decidió por impartir justicia en el ring.

Como todo padre, Franklin quería que sus hijos también siguieran sus pasos.

“En principio quería que mis hijos fueran boxeadores y fue así que empecé a llevarlos a entrenar al gimnasio, pero a ninguno le gustó el boxeo”, confesó Franklin.

Sin embargo los hijos de Franklin se vieron cada día inmersos en el mundo del boxeo por el trabajo que desempeñaba su papá.

“Los entrenadores me decían que ellos tenían carisma para boxear, pero ellos decidieron mejor no hacerlo y con este asunto del arbitraje empezó a nacer el interés en ellos”, agregó Rodríguez.

Y fue así que con el nacimiento de la Copa Alexis Argüello, que este año celebrará su quinta edición, que los muchachos empezaron a dar los primeros pasos.

“De hecho mi hijo Steve fue reconocido como el mejor árbitro nacional de la primera Copa Alexis Argüello”, dice con orgullo Franklin.

Seminario para Jueces y Árbitros que impartió el respetado instructor brasileño Luiz Boselli en marzo reciente durante una semana en el Instituto Nicaragüense de Deportes (IND), el cual fue organizado por Conabos.
Franklin Rodríguez y sus hijos Steep y Fernando durante la culminación del Seminario para Jueces y Árbitros que impartió el respetado instructor brasileño Luiz Boselli durante una semana en el Instituto Nicaragüense de Deportes (IND), el cual fue organizado por Conabos. Foto Rosa Membreño.

Orgullosos

Tanto para Steep como para Fernando, trabajar junto a su papá, es una experiencia única.

“Estar al lado de mi papá es una oportunidad única y sobre todo trabajar en boxeo que es algo que nos gusta”, asegura Fernando.

De hecho Fernando fue distinguido como uno de los mejores alumnos en el Seminario para Jueces y Árbitros que impartió el respetado instructor brasileño Luiz Boselli en marzo reciente durante una semana en el Instituto Nicaragüense de Deportes (IND), el cual fue organizado por Conabos.

“Siempre comentamos las experiencias que tenemos y buscamos como resolver los problemas”, añade Fernando.

Perla, de 15 años, también es hija de Franklin y practica boxeo en Masaya.

“Su mamá (Claudia Calero) apoya a todos nuestros hijos. Perla quiere pelear, pero el entrenador es el que va a decidir si ya está preparada.

Franklin asegura estar orgulloso de sus hijos y esta pendiente de que desarrollen bien su trabajo.

“Ver a mis hijos desempeñarse como árbitros es una gran satisfacción porque siempre estoy pendiente de como van a salir en su trabajo, oro para que todo salga bien. Esto no es fácil porque uno debe aplicar el juego limpio, tiene que saber las reglas de Aiba, pero se desempeñan bien, es natural en ellos”, confesó Franklin.

Más

Fernando Salinas este año iniciará sus estudios universitarios de la carrera de Contaduría Pública y Finanzas.

En el caso de Steep Salinas estudiará medicina general en Managua.

La meta de Fernando Salinas, es arbitrar peleas de campeonato mundial.

...

Notas Relacionadas