Rosales y su equipo cierran campamento en Managua de cara al choque con Higa

Este martes, Rosales sostendrá su última sesión de guanteo, la que posiblemente sea contra Román “Chocolatito” González.

Cristofer Rosales viaja el jueves a Japón. HOY/ Carlos Valle

La apariencia de invencible que hasta el día de hoy se ha encargado de crear el japonés Daigo Higa, el nicaragüense Cristofer Rosales quiere borrarla de la memoria colectiva. Desde que se anunciara el pleito por la corona de las 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), “El Látigo” ha permanecido en la acera del no favorito, pero su equipo cree que la realidad podría sufrir un vuelco el 15 de abril en Yokohama, día y lugar de la cita con la gloria.

Con 118 libras encima a dos semanas para la batalla, Rosales vive los últimos días de su reconcentración en el Municipio de El Crucero, en Managua, saliendo de esa guarida solo para ir al gimnasio Róger Deshón, donde trabaja con los entrenadores Wilmer Hernández y Róger González, los que reconocen que la tarea no luce sencilla, pero tampoco imposible.

“Está muy motivado, ese es su sueño y quiere cumplirlo”, dice Hernández, uno de los hombres cercanos a Rosales. “Él está positivo, yo un día le pregunté qué pensaba del resultado de la pelea y me dijo que esa noche será él, y que estaba dispuesto a morir en el ring si es necesario”, comenta por su parte Róger, pilar en la carrera de “El Látigo”.

A medida que se acerca el combate, Rosales analiza la manera en que Higa ha ganado sus combates y descubre que ha encontrado poca resistencia. “Lo que le tenemos pensado hacer es boxearlo inteligente al principio, para cuidarnos de su pegada, pero si la soporta, lo vamos a mandar a echar el tren”, señala Hernández.

El jueves 5 de abril, a eso de las 6:00 de la tarde, Cristofer, Wilmer y Róger partirán hacia suelo nipón en un viaje de más de veinte horas, prestándole atención al peso. Antes de abordar, quieren mantener el tonelaje por debajo de las 115 libras.

“Hemos priorizado la velocidad, pero sin descuidar el golpeo de fuerza. Esto nos funcionará como doble vía por si la pelea se trabaja a la distancia o en corto. Ese día no queremos cometer ningún error”, remarcó Róger sobre la estrategia.

Este martes, Rosales sostendrá su última sesión de guanteo, la que posiblemente sea contra Román “Chocolatito” González. Hasta el momento, acumula 116 rounds.

...

Notas Relacionadas