Fe, colorido y tradición en viacrucis de las alfombras en Boaco

15 alfombras de aserrín fueron preparadas por los feligreses, como parte de la tradición del viacrucis penitencial.

HOY/ Melvin Rodríguez

HOY

A las doce de la noche cada familia se vuelca sobre la avenida central de Boaco, para iniciar el proceso de elaboración de las alfombras que adornarán el camino del último viacrucis penitencial de la Semana Mayor.

Hace 13 años que inició la tradición de elaboración de alfombras, empujada por un grupo de feligreses de la parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, entre ellos, la familia de José Antonio Martínez, quienes cada año, están a cargo de la alfombra de la última estación del viacrucis.

“La alfombra de este año es una de las acciones que Jesús realizó cuando anduvo de peregrino, de evangelizador, es la multiplicación de los panes, por eso ven dos panes y cinco peses, cuando Jesús le dio de comer a la multitud”, relató Martínez, sobre la alfombra colocada en la entrada de la parroquia.

HOY/ Melvin Rodríguez

Para él y su familia, esta tradición es una muestra de su servicio al Señor. “Esto es bien sencillo, es una forma de alabar al Señor, una muestra de que nosotros somos servidores y nos apasionamos por la pasión que el señor vivió para bien mío, para el de mi familia y el de la humanidad, lo menos que podemos hacer es estas alfombras, para alabarlo”, agregó.

Elaboración

De acuerdo a Reynaldo Avilés, otro fundador de esta tradición, el proceso de elaboración de las alfombras inicia a las doce de la noche, algunas son fabricadas por familias que viven a los alrededores y otras por las comunidades de la parroquia.

Por su parte, Leonardo Rodriguez, párroco de la iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, mencionó que esta es una de las tradiciones que más feligreses acarrea durante la Semana Santa.

HOY/ Melvin Rodríguez

“Lo de las alfombras es una bonita tradición, este es mi segundo año en la parroquia y veo que la gente suele participar en este viacrucis y como se vuelcan a realizar las alfombras, que me expresaban que casi no han dormido, tratando de hacer la alfombra que viene a darle más realce a este viacrucis penitencial”, refirió.

Asimismo, señaló que el viacrucis penitencial es una oportunidad para reflexionar sobre el dolor que Cristo vivió por nosotros.

“De manera que podamos así prepararnos para vivir la resurrección, resucitar con Cristo a una vida nueva, como persona, como familia, como sociedad”, concluyó.

...

Notas Relacionadas