“Me empezó a fallar la mente”, dice sospechoso de matar a su expareja de 17 cuchilladas

Según la Policía, el sujeto al momento de la captura, iba con pañoleta alrededor de su cuello, gafas oscuras y un sombrero para no ser identificado

Cuchilladas

Orling Antonio Blandón Centeno, habló incoherencias ante los medios de comunicación, pero aceptó haberle dado muerte a Marcia Benavides. HOY/Roberto Mora

HOY/ESTELÍ

Una discusión en la vivienda precedió al brutal asesinato de Marcia Lorena Benavides Cinco, de 37 años, a manos de Orling Antonio Blandón Centeno, de 33, quien fue capturado la mañana de ayer por la Policía.

El crimen ocurrió en Monte Verde, a unos 18 kilómetros al oeste del casco urbano del municipio de La Trinidad, departamento de Estelí, el pasado 25 de febrero a eso de las 2:00 de la tarde.

Sin embargo, el cuerpo de la víctima fue encontrado en el patio de la casa por su hijo, un adolescente de 14 años, a eso de las 6:00 de la tarde del mismo día. Desde entonces, Orling Blandón andaba prófugo de la justicia.

“El hermano le dijo que se fuera a cuidar una casa y yo le dije vos tanteá”, contó Blandón, quien sostuvo que esa fue la razón por la que terminó la relación un mes antes del crimen con Marcia Lorena, con quien tenía más de un año de convivir.

Blandón Centeno fue capturado a las 6:00 de la mañana de ayer en un retén de la Policía ubicado en el empalme de San Isidro, departamento de Matagalpa, cuando a bordo de un vehículo viajaba rumbo al Occidente del país, informó el comisionado mayor Alejandro Ruiz Martínez, jefe de la Policía de Estelí.

El jefe policial informó que Blandón estaba circulado como el principal sospechoso del femicidio de Marcia Lorena Benavides, a quien le propinó 17 cuchilladas después de la discusión.

Orling Blandón relató que el cuchillo lo andaba siempre en su poder y sostuvo que estaba fuera de sí cuando cometió el crimen, porque padece una enfermedad que le pasó del pecho a la cabeza y negó haber estado bajo los efectos del licor.

“Trastornado”

“Desde el 24 (de febrero) para acá he sufrido de una enfermedad que me pegó, un dolor al lado del corazón… y después ese peso se me subió a la cabeza y de eso me empezó a fallar la mente, me ponía como trastornado y ese día que hice eso no estaba en mis sentidos”, expresó Blandón, tratando de justificar su acto.

Sin embargo, relató que después tuvo suficiente razonamiento para cambiarse de ropa y huir hacia la comunidad Limay, del municipio vecino de San Nicolás, en el mismo departamento de Estelí, donde se mantuvo hasta ayer.

Quiso pasar desapercibido

Este lunes Orling Blandón dijo que iba rumbo a Chinandega a buscar trabajo.

El comisionado mayor Ruiz dijo que Blandón en el momento de la captura, iba con pañoleta alrededor de su cuello, gafas oscuras y un sombrero para no ser identificado.

...

Notas Relacionadas