Un balazo en la pierna le quitó la vida a señor en Ciudad Sandino

Una pandilla llegó a la calle 12 del barrio Bello Amanecer en Ciudad Sandino y empezaron a lanzar balazos a los borrachitos de la zona. Una de las balas hirió a don José Esteban Mejía Alonso, que en ese momento dormía.

Peritos policiales miden la trayectoria de la bala que atravesó la lámina de zinc e impactó a don José Esteban Mejía Alonso, de 71 años HOY/Foto: Francely Navarro

Managua

José Esteban Mejía Alonso, de 71 años, estaba dormido cuando recibió un balazo. El disparo provino de las afueras de su casa, ubicada en la calle 12 del barrio Bello Amanecer, en Ciudad Sandino.

Los delincuentes, según familiares, no tenían como objetivo a don José, sino a Cara de Guaro, un tomador consuetudinario de la zona que al parecer había tenido problemas con pandillas.

“Eran la 1:00 de la madrugada. Los borrachos, incluyendo al Cara de Guaro, estaban en la calle cuando de repente vinieron unas pandillas y empezaron a lanzar balazos, el ancianito estaba en su cama con su esposa, nada tenía que ver en ese problema. Mataron a un inocente”, refirió Brenda González, exnuera del fallecido.

Posterior al tiroteo, don José fue llevado al hospitalito primario Nilda Patricia Velázquez de Ciudad Sandino. Los médicos de turno lo transfirieron al Hospital Lenín Fonseca, donde murió durante una cirugía. La bala entró por el muslo derecho y perforó la arteria femoral.

Se quejan


La humilde vivienda donde se dio el hecho está ubicada en Bello Amanecer. HOY/Foto: Francely Navarro

Familiares de la víctima expresaron estar molestos porque la Policía tardó en llegar.

“Después de la tragedia avisamos, pero ellos no vinieron. Se aparecieron a las 9:00 de la mañana (de ayer), cuando los delincuentes ya habían volado y un inocente estaba muerto”, comentó la exnuera.

Un grupo de oficiales de Ciudad Sandino llegó a la humilde vivienda para realizar las pesquisas pertinentes. Mientras unos inspeccionaron la escena, otros en una patrulla se desplegaron por los sectores aledaños en busca de los “borrachitos”.

Primeramente fueron a la calle 11, tras la pista de un tomador apodado como el Nica, su madre —Bertha Estrada— atendió a los agentes y negó saber de su paradero.

Luego la patrulla se dirigió hacia la calle 13, a la casa del tomador apodado como el Chele. En el inmueble se ocultaban a todos los tomadores, Cara de Guaro, el Nica, el Toño y tres personas más.

Fueron llevados en calidad de investigados a la estación policial de Ciudad Sandino.

Rosa María López, viuda de don José, y sus seis hijos piden justicia a las autoridades. “Esto no puede quedar impune. Aquí no se aguanta más a la delincuencia, tienen que dar con los responsables y castigarlos”, manifestó.

Un gran hombre

Lugareños se mostraron consternados por la manera en que falleció don José Esteban Mejía Alonso. Todos lo describieron como un hombre recto, que casi toda su vida asistió a la iglesia.

También se dedicaba a evangelizar de casa en casa. En ocasiones, también leía la Biblia a los tomadores de la zona.

...

Notas Relacionadas