Portada_Super_Banner_P_Section_1

El encargo era matar a toda la familia de Buena Vista del Peñón, en Jalapa

Cuatro días después de haber sido ejecutadas dos mujeres en una comunidad de Jalapa, la Policía dio por esclarecido el caso cuyo móvil fue una deuda

Óscar Moisés Ruiz García y Deymar Wilfredo Vallecillo Alegría, acusados de matar a dos mujeres en comunidad de Jalapa. Cortesía Escala Sánchez

Óscar Moisés Ruiz García y Deymar Wilfredo Vallecillo Alegría, acusados de matar a dos mujeres en comunidad de Jalapa. Cortesía Escala Sánchez

Managua

El destino fatal de Jamileth Ávila Sánchez y su nuera Zeyling Zamora González fue pactado un domingo por la mañana en una comunidad de Jalapa. Pero la antesala de su desgracia comenzó a tejerse en una fecha no precisada del 2012, a raíz de una deuda que ascendió a unos 100 mil córdobas.

Las mujeres no tenían enemigos y vivían tranquilas en una zona recóndita y montañosa de la comunidad Buena Vista del Peñón, Jalapa, Nueva Segovia.

Los días de Ávila Sánchez y Zamora González comenzaban temprano, antes de salir el sol. La mayor parte de su tiempo la pasaban en el negocio familiar, una pulpería que servía de punto de encuentro entre los comunitarios.

A raíz de esas visitas, terminaron conociendo a Óscar Ruiz García, un finquero de la zona con quien el patriarca de la familia, Efraín Cárdenas, hizo negocios. Y este consistía básicamente en un préstamo, en el que se estableció como garantía una propiedad, la finca de Ruiz García.

En teoría, en el mismo 2012 García pagaría el préstamo. Pero no lo hizo aduciendo una mala cosecha de café. En 2014, Ruiz García recibió otro préstamo. Según Efraín Cárdenas, le entregó más dinero con la intención de que su deudor sacara la cosecha y le pagara. Tampoco ocurrió.

Al año siguiente, García buscó una vez más a Cárdenas para que le prestara. Esta vez la excusa es que viajaría a Costa Rica por un trabajo y al regresar le cancelaría.

El tiempo transcurrió y a inicios de este año la deuda ascendió a unos 100 mil córdobas.

Este lunes, mientras Efraín Cárdenas denunciaba en la Policía de Jalapa un robo, su esposa Jamileth Ávila Sánchez, 38 años, y su nuera Zeyling Zamora González, de 17, eran ejecutadas.

Las investigaciones de la Policía concluyeron que el autor intelectual de ese crimen es Óscar Ruiz García, de 36 años.

Su cómplice, Deymar Vallecillo Alegría, de 25 años, supuestamente lo contrató para desaparecer a toda la familia Cárdenas y no honrar la deuda.

Ayer en conferencia de prensa, en las oficinas de Plaza El Sol, ambos sospechosos fueron presentados a medios vinculados al partido de Gobierno.

LOS VIERON JUNTOS

Previo a esto, el comisionado general Francisco Díaz, subdirector general de la Policía, explicó que los investigados planificaron el hecho el domingo 18 de marzo por la mañana.

“Óscar Moisés Ruiz García contrata por paga a Deymar Wilfredo Vallecillo Alegría para asesinar a Efraín Cárdenas Flores y su familia. Motivados por una deuda de Óscar Moisés Ruiz García con Efraín Cárdenas Flores. El lunes 19 de marzo Deymar Wilfredo Vallecillo Alegría, llega a la casa de Efraín Cárdenas con el propósito de asesinar a la familia. Encontrando a las víctimas Jamileth Ávila Sánchez y Zeyling del Carmen Zamora González, a quienes asesinó disparándole en la cabeza, con revólver calibre 38. Sustrajo objetos personales. Incendió el inmueble y posteriormente se dio a la fuga. Con dirección hacia la frontera con Honduras”, informó Díaz.

El alto jefe policial precisó que al enterarse del crimen, diversas especialidades de la institución empezaron a trabajar. En las pesquisas conocieron que el deudor, Ruiz García, había sido visto en la zona con Deymar Wilfredo Vallecillo Alegría.

Al finquero lo capturaron el martes de esta semana en la comunidad Buena Vista del Peñón, Jalapa. Al supuesto sicario lo apresaron dos días después, en la vía pública, en un sector del barrio Teodoro López, de Ocotal, Nueva Segovia.

Estando bajo arresto, según el jefe policial, confesó el crimen. A Vallecillo le ocuparon, al capturarlo, un reloj con fondo rosado, un anillo de metal y un cargador de teléfono con el nombre de la víctima Zeyling Zamora González.

Le encontraron también 10,400 córdobas en efectivo que pertenecían a la occisa Jamileth Ávila Sánchez. Las autoridades consideran que el presunto sicario está vinculado en el robo que sufrieron primeramente las víctimas. En ese hecho, cargó con unos 70 mil córdobas y contó con la complicidad de tres personas.

MALAGRADECIDO

Consultado al respecto, Efraín Cárdenas manifestó vía telefónica que estaba consternado con la noticia. Cárdenas se enteró del resultado de las investigaciones a través de los medios de comunicación.

“Yo le prestaba porque le tenía confianza. En varias partes le entregué el dinero y nunca lo presioné. Le presté hasta para que viajara fuera del país, pero no pagó… Eso que hizo —planificar crimen— no tiene nombre, es un malagradecido… En la venta también sacó productos y quedó debiendo”, indicó el afectado.

En el crimen Cárdenas no solo perdió a su pareja y nuera, sino también los únicos bienes materiales que poseía.

“Aquí ni una firma va a tener para que lo saquen por el gran desastre que hizo… estamos consternados, es un malagradecido, nos dejó en desgracia, se perdió todo en el incendio. No quedó nada en esa casa” , aseguró.

Infografía Luis González
Infografía Luis González

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Teotecacinte, están más tranquilos con la captura de los criminales

Jalapa

Alina Lorío Lira

Con indignación, pero además reviviendo la esperanza de “por fin dormir tranquilos”, pobladores de la comunidad Teotecacinte, en el municipio de Jalapa, recibieron la noticia de la captura de Deymar Wilfredo Vallecillo Alegría, de 25 años, señalado como autor material en el doble crimen contra dos mujeres en Buena Vista del Peñón.

Una ciudadana de Teotecacinte, que prefiere omitir su nombre por motivos de seguridad, manifestó que Razita, a como le conocen, es miembro de una banda que ha impuesto el terror en esta localidad y “con la fama de brujo, la gente le ha tenido miedo. Todo Teotecacinte estaba atemorizado por este delincuente y compañía”, reveló.

En Teotecacinte, es de todos conocido que Razita siempre andaba los días de pagos vigilando a los trabajadores para robarles su sueldo. También le quitaba la bicicleta a quien encontrara solo y amenazaba con machete al que se resistía a dar lo que llevaba.

Recuerdan que tendía trampa, con la táctica de utilizar a una mujer por las noches que gritara pidiendo auxilio para que salieran a auxiliar los dueños de casa y así aprovechar para meterse a robar. Y nadie los denunciaba porque amenazaba con matarlos.

Más violencia

La situación tomó ribetes más violentos después de la muerte, el 21 de enero, de Rosalío Ramírez Rocha, de 25 años, encontrado muerto a las 6:00 a.m. en el río de Teotecacinte, al noreste de Jalapa. Yacía desangrado por los múltiples machetazos en su cuerpo.

“Aquí, en Teotecacinte, han habido muchos muertos y han quedado en la impunidad, pero es un orgullo para nosotros el trabajo que está haciendo la autoridad (la Policía) y aunque aún hace falta que diga quiénes son los otros miembros de su banda, por fin podremos dormir tranquilos”, recalcó un joven de la zona.

Historial de Moisés

Estela Hernández Meza, al conocer la noticia, comentó que “ojalá les caiga todo el peso de la ley”. La pobladora dijo además que “no lo puedo creer, precisamente el mismo Moisés (Óscar Moisés Ruiz García, de 36 años, autor intelectual del crimen en Buena Vista del Peñón) en el año 2009 fue el principal sospechoso del asesinato de mi padre Arístides Hernández y fue un crimen que se quedó impune por faltas de pruebas, espero que ahora la Policía reabra ese caso y también lo investiguen, si es culpable que pague por sus crímenes”.

Para don Efraín Cárdenas, esposo de la difunta Jamileth Ávila, su vecino Moisés “es un malagradecido”, porque después de que le prestó dinero y le ayudó a salir de sus problemas, cometió semejante criminal con su familia. Melvin López Castro, ciudadano de Jalapa, felicitó a la Policía que capturó “a las bestias que le arrebataron la vida a las dos féminas. Espero que la Policía dé seguimiento a las denuncias y ponga un alto a esas barbaries en Jalapa, pienso que hay muchos más involucrados, puesto que por ese tipo de crimen se necesitaría más personal y la Policía debe de llevar el caso hasta el final”.

 

 

 

...

Notas Relacionadas