¡Problemas para hablar! Mi pequeño no pronuncia bien

Los padres deben involucrarse en la estimulación del lenguaje de los niños

Atento a la forma de hablar de sus pequeños. HOY/Istockphotos.com

HOY

¿Su niño ya habla, pero tiene problemas al pronunciar algunas palabras? Si es así, ¡mucho ojo!

Lo primero es saber distinguir entre un problema del habla y un retraso normal, no todos los niños comienzan a hablar a la misma edad, por lo que muchos aún pronuncian con dificultad ciertas palabras con 3-4 años, sin que esto signifique que sufran un trastorno.

Se calcula que uno de cada cinco niños entre 2 y 5 años tiene problemas de lenguaje.

Alteraciones más comunes

Dislalia: No pronuncia correctamente uno o varios sonidos del lenguaje (los omite o los sustituye por otros); por ejemplo, si con más de 4 años dice “telol” en vez de “terror” o “zopa” en lugar de “sopa”. Es el trastorno más frecuente. Sin embargo, hay que tener en cuenta que hasta los 6 años los niños no dominan la pronunciación y a veces simplifican las palabras complejas mediante mecanismos de “asimilación” (“pistina” en vez de “piscina”).
Pero el ceceo (pronunciación de z en lugar de s); la guturalización del sonido r (“pego” en vez de “perro”); la omisión de consonantes finales (“camió” en lugar de “camión”), o la sustitución de los sonidos ‘k’, ‘g’, ‘j’, ‘ch’, ‘ll’ y ‘ñ’, por ‘t’, ‘d’, ‘s’, ‘l’ y ‘n’ sí son síntomas de un problema del habla.

Tartamudeo: Suele aparecer alrededor de los 3 años, y todos los niños pasan por una etapa en la que tartamudean un poco; algunos simplemente repiten alguna palabra o sílaba y otros hacen una pausa entre una palabra y otra, pero en principio no debe ser motivo de preocupación, el niño piensa más rápido y con mayor complejidad de lo que puede hablar.

El mejor tratamiento de ese tartamudeo infantil es no darle importancia, ni siquiera decirle nada, ya que de esa forma solo lograrás que sea consciente de su problema, se ponga más nervioso y cada vez le cueste más.

HOY/Istockphotos.com

Solamente será necesario acudir a un logopeda si el problema continúa a los 5 años o si existen otros problemas de la fluidez del habla asociado a este, como silabeo o problemas de articulación.

Traslocaciones: Es muy común y todos los niños lo hacen con aquellas palabras largas que son más difíciles de decir. Consiste en cambiar el orden de alguna de las sílabas, como “cocholate” en lugar de “chocolate” o “estógamo” en vez de “estómago”. Se corrige solo a medida que aprenden a hablar bien.

Consejos

Háblele desde pequeñito. No deje que pida las cosas señalándolas, tiene que hacer el esfuerzo de pronunciar su nombre.

HOY/Istockphotos.com

Nunca le presione para que hable bien. Evite frases como “no te pongás nervioso”, “hablá más despacio”, “decilo rápido para no confundirte”, “pensá bien antes de hablar”, etc. Estos comentarios solo tienden a confundirlo y angustiarlo con algo de lo que aún no es consciente.

No le corrija continuamente. Si lo hace, cogerá miedo a hablar y dejará de hacerlo. Es preferible que más tarde repita usted correctamente —y dentro del contexto de una frase— la palabra que él ha dicho mal. Le servirá de ejemplo.

...

Notas Relacionadas