Portada_Super_Banner_P_Section_1

Roban, matan y queman a dos mujeres en comunidad rural de Jalapa

A las víctimas las amarraron, les dispararon y las quemaron en la vivienda ubicada en la comunidad Buena Vista del Peñón en Jalapa, Nueva Segovia

Efectivos policiales llegaron a Jalapa desde Managua, al atardecer del lunes para investigar el doble asesinato. HOY/Foto: Cortesía Radio ABC Stéreo

Los asesinatos de Jamileth Ávila Sánchez, de 38 años, y Zeyling del Carmen Zamora González, de 17, ocurrido la tarde del lunes en su casa, mantiene intranquilas a las 143 familias de la comunidad rural Buena Vista del Peñón, ubicada a 20 kilómetros al norte de Jalapa (Nueva Segovia) y a solo un kilómetro de la frontera con Honduras.

La zozobra que vivían desde el 24 de febrero pasado, cuando sujetos desconocidos robaron con intimidación 70 mil córdobas a la misma familia, disparó el miedo con el doble asesinato del lunes.

Esta vez, a los delincuentes no les bastó presuntamente robarse 21 mil córdobas que la familia tenía de la venta del café y los pequeños ingresos de su pulpería, también masacraron a las dos mujeres que se encontraban solas en la casa.

Detonaciones y fuego

Esta es la vivienda en donde quemaron a las mujeres. HOY/Foto: Cortesía

Las versiones en el lugar son variadas. Unos dicen que fueron cuatro hombres encapuchados los que cometieron el crimen a eso de las 3:00 de la tarde. Otras hablan de dos y que el fuego lo iniciaron unas dos horas antes.

Según los vecinos, escucharon detonaciones posiblemente de las latas y la explosión de una batería de panel solar. El fuego presuntamente ya había empezado, cuando oyeron las detonaciones de escopeta, que presumen, haya sido el momento que los delincuentes las asesinaron.

Los pocos ciudadanos que se encontraban en la comunidad, la mayoría adolescentes, corrieron a sofocar las llamas, pero las mangueras habían sido cortadas por los agresores.

Llamaron a la Policía, que al llegar a la zona encontró entre los escombros de la vivienda a Jamileth y Zeyling calcinadas.

Los siguieron

Los cuerpos de las mujeres eran trasladados en estos rústicos ataúdes. HOY/Foto: Cortesía

Varios jóvenes se dispusieron a seguir las huellas de los delincuentes, que según revelan, las perdieron al llegar a la comunidad Villa Rica, en Honduras, a pocos metros del Cerro Jesús, ubicado en la frontera común entre ambos países.

La versión de que pudieron ser criminales hondureños no fue descartada, mientras la Policía no se pronuncie oficialmente y ayer mismo se conoció de dos detenciones.

Don Efraín Cárdenas, esposo de Jamileth Ávila, y sus dos hijos de 17 y 22 años, respectivamente, se encontraban en la ciudad de Jalapa realizando trámites cuando ocurrió el ataque.

El dolor, la consternación es difícil superarla, manifestó uno de los vecinos, tras comentar que la Jami, doña Jamileth Ávila, era una persona muy apreciada en la comunidad.

En cuanto a la más joven, cursaba el cuarto año de secundaria y esperaba culminar su bachillerato para estudiar una licenciatura en inglés, según su madre. Cumpliría 18 el lunes.

Zona de peligro

La ciudadana Yanitza Gutiérrez, habitante de la ciudad de Jalapa, reiteró que es urgente que el Gobierno asigne más personal a la Policía Nacional “porque somos una ciudad fronteriza y es lógico que esos maleantes se pasen a nuestro país a hacer de las suyas”.

“En mi opinión, hay que militarizar la frontera, los policías de Jalapa son pocos para esa gran manada de asesinos que se están adentrando en Jalapa”, denunció muy alterada Gutiérrez.

Para el ciudadano Ricardo Avendaño Jr., los 20 policías, dos patrullas y seis motocicletas son muy pocos para proteger un territorio con una amplia frontera con Honduras y más de 80 mil habitantes del municipio de Jalapa, en el departamento de Nueva Segovia.

Recordó que el fin de semana en ese tramo de carretera entre Santa Rosa y El Escambray, ocurrieron varios robos con intimidación y tentativas de homicidio.

Asimismo, otros ciudadanos comentaron que a pesar de las limitaciones, la Policía Nacional realiza su trabajo, pero “más tardan en regresar que el Ministerio Público y los jueces en desestimar la causa, provocando incluso hasta burlas y amenazas de los delincuentes a los agentes policiales cuando regresan a Jalapa”.

Al cierre de esta edición, se conoció de la detención de Lener García y Moisés García, padre e hijo respectivamente, originarios de la misma comunidad. Ambos son investigados.

Infografía Luis González
HOY/Foto: Infografía Luis González

Los cuerpos permanecerán en el Instituto de Medicina legal por lo menos 8 días, para una serie de exámenes, dijeron las autoridades.

Los análisis determinarán las condiciones y situaciones que se presentaron en el momento del crimen. la Policía Nacional confirmó que equipos técnicos, conformados por oficiales de investigación, inteligencia policial y peritos de criminalistas y técnica canina se encuentran en lugar del suceso realizando las investigaciones.

Una fuente policial explicó que hay una orden superior para hacer todo lo posible y lograr la identificación, ubicación y captura de los delincuentes involucrados en ese hecho.

Miembros del Ejército de Nicaragua también hicieron presencia en la zona del crimen y, según dijeron, apoyaban la investigación.

La demanda de la comunidad es que los asesinatos no queden en la impunidad y además que las autoridades establezcan un puesto de control en esa zona fronteriza, que incluya patrullajes permanentes de efectivos del Ejército. “Debe haber una vigilancia constante en este lugar. Es muy peligroso por ser frontera”, dijeron los comunitarios.

Hay consternación en la comunidad Buena Vista del Peñón, municipio de Jalapa, Nueva Segovia. Y no es para menos, no todos los días en esa localidad montañosa y recóndita del país dos personas son asesinadas de manera atroz —calcinadas—, como lo hicieron con Jamileth y Zeyling.

Con los cuerpos aún humeantes, porque las autoridades no los habían retirado de la escena para trasladarlos hacia la capital, familiares de las víctimas manifestaron a medios de esa ciudad que la zozobra y el miedo se percibían en el ambiente. Visiblemente afectados por la tragedia, pidieron a la Policía que esclarezca el hecho.

“Este crimen ha atemorizado a Buena Vista del Peñón. Nosotros lo que queremos es que se le dé seguimiento a este crimen y se esclarezca”, precisó a Radio ABC Stéreo Luis Alonso Cárdenas, concuño de Ávila Sánchez.

“Es algo que no esperábamos, pero vamos a esperar la justicia de Dios. Estamos conmovidos, esto a cualquiera atemoriza”, manifestó otra pariente, que pidió se omitiera su nombre por miedo.

Ministerio Público se pronuncia

Sobre este crimen se pronunció en Managua el Ministerio Público mediante un comunicado leído por Odeth Leytón, directora de la Unidad Especializada de Género.

“ …El Ministerio Público en representación de la víctima de delitos y de la sociedad nicaragüense, reprocha, rechaza y repudia los actos de violencia extrema, manifestado en delitos de odio contra las mujeres.

A los delincuentes y asesinos que cometen estos hechos criminales, se les debe perseguir y capturar en cualquier lugar que se encuentren”, indicó el comunicado.

En otra de sus partes, también precisa que se comprometen incansablemente a trabajar “para que estos delitos de odio cometidos en contra de cualquier ser humano no queden en la impunidad”.

En su alocución del mediodía, la vicepresidenta designada por el Consejo Supremo Electoral, Rosario Murillo, se refirió al crimen y manifestó que “aparentemente fueron asesinadas primero y después los sujetos que la Policía busca le prendieron fuego a la casa, quedando ambas hermanas mujeres calcinadas”.

Previo a lo dicho por Murillo, el forense Jorge Calderón confirmó en la escena del crimen que las mujeres ya estaban muertas cuando los criminales iniciaron el fuego.

Apoyo a esposo

Murillo informó también que tras conocerse el hecho, el Gobierno le ha brindado apoyo a Efraín Cárdenas Flores. Cárdenas Flores era pareja de Jamileth Ávila Sánchez. Se conoció que los cuerpos de las víctimas permanecen en el Instituto de Medicina Legal, donde se les practicará las respectivas autopsias.

Se les efectuará también análisis de ADN. Una vez que concluyan, serán entregados a los familiares para sepultarlos en su comunidad. Este proceso podría durar de cinco a ocho días.

Representantes de los derechos humanos llegaron ayer a la comunidad Buena Vista del Peñón para brindar acompañamiento a familiares de las dos mujeres asesinadas. El abogado Gonzalo Carrión Maradiaga, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), mencionó que este hecho es otra prueba fehaciente y contundente de que en Nicaragua “el Estado no vela por el bienestar y la seguridad de los ciudadanos”.

Destacó que no cree en la aparente preocupación del Gobierno por reformar las leyes que protejan a las niñas y las mujeres. “Mientras están en ese irresponsable proceso de distracción nacional ocurren casos como estos. Atroces”, resaltó.

Campea Impunidad

Asimismo, dijo que para ver una disminución o erradicación de la violencia hacia la mujer es necesario respetar el orden jurídico. “Han obrado mal. Le han dado impunidad a la violencia machista y los femicidios, desmontaron las Comisarías de la Mujer, se ignora la denuncia de las agredidas… esto es indignante”, opinó el jurista.

Expresó que el Cenidh está atento a todos los pormenores de este caso y de otros hechos registrados en las últimas semanas. “Estamos apoyando a la sociedad, a las familias afectadas, las comunidades, los movimientos de mujeres, las defensoras en las zonas rurales. Todas estas formas de violencia nos han impactado y conmocionado”, concluyó.

...

Notas Relacionadas