Portada_Super_Banner_P_Section_1

Fiscalía busca pena máxima para envenenador de Chinandega

Víctima fue citada por su agresor, quien la sometió sexualmente y le aplicó el veneno

Infografía Luis González

Infografía Luis González

Managua

El Ministerio Público acusará a Douglas Villanueva, de 45 años, quien presuntamente atentó contra su expareja en Chinandega, al occidente del país.

La acusación que en cuestión de horas estará sorteándose en la Oficina Recepción y Distribución de Causas y Escritos (Ordice) del Complejo Judicial Central, en Managua, será por el delito de femicidio en grado de frustración.

El caso al que hacemos referencia es el registrado el pasado viernes en un sector de Chinandega, donde Douglas Villanueva le introdujo en las partes íntimas de su expareja un producto farmacológico denominado fosfuro de aluminio.

En términos comunes, al fosfuro de aluminio se le conoce como pastilla para curar frijoles. Aunque faltan horas para que a Villanueva lo sienten ante un juez de violencia en la capital, la fiscal Odeth Leytón proporcionó algunos detalles del hecho.

La mujer víctima de la brutal agresión permanece hospitalizada en el Hospital España de Chinandega. HOY/Archivo

“Este citó a la víctima Z.H.V.C., con la excusa de entregarle la pensión alimenticia de sus hijos. Estando con la víctima, bajo chantajes, intimidación y violencia, la sometió sexualmente y en una clara manifestación de odio hacia la víctima, el investigado introdujo en la vagina de la misma un producto farmacológico denominado fosfuro de aluminio. Dicho producto es un químico tóxico y corrosivo, que le produjo lesiones gravísimas que causaron daño a su integridad física y una intoxicación que la expone a un peligro inminente de muerte”, manifestó Leytón.

La fiscal añadió que la actuación de Villanueva es una “manifestación de odio a su condición de mujer y un claro mensaje de control y dominio al cuerpo de la víctima, visto como un objeto, propiedad de este.

“Empleó en la ejecución del hecho, un medio que asegurara la muerte de la víctima”, puntualizó la fiscal. Leytón aseguró que la Fiscalía como ente acusador “está cumpliendo con el deber de actuar frente a aquellas personas que están al margen de la ley. No se puede permitir la impunidad ni permitir que se altere el orden público y la paz social de que gozamos los y las nicaragüenses”.

Al cierre de esta nota, la acusación no había sido presentada ni admitida por un juez. Las autoridades de antemano anunciaron que en un eventual juicio solicitarán la imposición de una pena máxima de 10 a 20 años de prisión.

Todo lo posible

Sobre este caso, también se pronunció Rosario Murillo, vicepresidenta designada por el Consejo Supremo Electoral, quien precisó que debe hacerse todo lo posible para impedir que crímenes atroces se reproduzcan.

“Para impedir que se establezcan patrones, porque muchas veces se reproduce esta barbarie, estos actos de salvajismo se reproducen como efecto del exceso de difusión. Y no estamos diciendo que no haya que difundir, pero hay que difundir precisamente condenando la barbarie porque no se puede permitir”, expresó Murillo en su acostumbrada alocución del mediodía.

Regulación del plaguicida
La ley 274, “Ley básica para la regulación y control de plaguicidas, sustancias tóxicas peligrosas y otras similares”, promulgada en mayo de 2004, indica que se cancelaban las importaciones de las tabletas de fosfuro de aluminio.

Desde la fecha de la publicación de la ley, se dejó libre un año más para el uso y la comercialización de los inventarios en existencia, y se daba un plazo de 30 días para la debida información al Ministerio Agropecuario (Mag) de las nuevas tabletas que adquirieron las ventas o particulares para ese entonces.

Uno de los puntos clave de la ley es el registro adecuado de las nuevas importaciones, aprobadas por el Mag, pero las que no deben venderse accidentalmente o por voluntad a cualquier persona.

“La venta de este producto en las presentaciones autorizadas debe hacerse únicamente en establecimientos autorizados, de lo contrario se procederá al decomiso, multa al expendedor y cancelación de la licencia de funcionamiento”, expresa uno de los párrafos.

Según información publicada en ese entonces, el Mag había confirmado la prohibición del comercio de la fosfina por el uso constante para fines suicidas. Incluso para el 2004, el Minsa confirmó que el 70 por ciento de las intoxicaciones en el país se originaron por el uso inadecuado de la fosfina y otras dos sustancias más.

“Un hijo de la víctima atentó contra su vida”

Chinandega Saúl Martínez Las secuelas del femicidio frustrado contra Z.H.V.C., de 31 años, quien se debate entre la vida y la muerte por el envenenamiento que sufrió con las pastillas de curar frijoles, tiene tres víctimas más. Un niño de 9 años, quien atentó contra su vida, otro de 8 años y una niña de 2.

La mujer, originaria de la Colonia Roberto González, en Chinandega, permanece conectada al un ventilador en el Hospital General España. Julián Antonio Castillo Sequeira, tío de la víctima, lloró impotente al revelar que “somos extremadamente pobres y es doloroso lo que viven los niños”.

Hospital Monte España, de Chinandega/ HOY: Cortesía

Castillo calificó de terrible los crímenes que han ocurrido contra las mujeres y señala que se debe empezar a trabajar en medidas que erradiquen los femicidios y crímenes.

“Ella está sufriendo amargamente como nosotros, las autoridades han hecho todo lo posible y rápido lo capturaron, mi niño conoce donde vivía su padre y anduvo en la patrulla”, precisó Castillo. Douglas Villanueva, excompañero de vida de la víctima, está detenido en la Dirección de Auxilio Judicial en Managua.

Su madre Rosa Argentina Villanueva, de 70 años y habitante del barrio Santa Ana (Chinandega), relató que el viernes pasado una patrulla llegó a traerlo, “le dijeron que lo llevarían a una entrevista porque tenía un problema de pensión alimenticia”.

Douglas Villanueva, acusado de femicidio frustrado, está detenido en las celdas de Auxilio Judicial en Managua/HOY: Reproducción Saúl Martínez

Doña Rosa enfatizó que su hijo jamás ha sufrido cárcel, aunque señaló que tiene un carácter difícil. “Mi hijo ya no estaba con Z.H.V.C., pero nunca lo ha dejado en paz, él tiene ahora a su compañera, que se llama Guadalupe”, recalcó la señora. Castillo considera que Douglas Villanueva no andaba en sus cinco sentidos.

“Según el relato del niño cuando llegaron a la casa vio un gato colgado, asesinado por él. ¿Qué clase de diabólico es ese hombre?, digo yo, no sé, no pensar en sus hijos. ¿Cómo los iba a dejar? Los médicos le han ayudado a seguir adelante, tenemos fe que ella va a vivir por sus hijos”, mencionó el familiar.

 

...

Notas Relacionadas