Mujeres sobrevivientes de cáncer unidas en un grupo de apoyo

El cáncer no las detuvo para luchar por sus vidas, y ahora comparten sus vivencias y tiempo de calidad en las reuniones en Reparto San Antonio

Grupo de mujeres sobrevivientes de cáncer se reúnen una vez por mes en la Casa Comunal de RepartO San Antonio. HOY/ Yaosca Reyes Centeno

Managua
Vivir en primera persona cualquier tipo de cáncer o ser familiar de alguien que sufra esta dura experiencia es una de las situaciones más dolorosas que puede soportar el ser humano. Es por eso que en momentos tan delicados como este la fortaleza y el apoyo son fundamentales para superar o sobrellevar esta prueba.

Precisamente un grupo de mujeres que batallan o sobrevivieron al cáncer se reúnen mensualmente para liberar toda esa carga emocional negativa, nutrir sus almas de buenas vibras y apoyarse psicológicamente unas a otras compartiendo sus experiencias.

Este grupo de sobrevivientes de cáncer se llama Mujeres 7 de Abril, también conocido como Mujeres Yeta, en honor a la fundadora de la organización, Enriqueta Ramírez de la Mota, a quien le llamaban Yeta, de cariño.

Sus reuniones las realizan en la Casa Comunal del Reparto San Antonio en Managua. En el encuentro las mujeres tienen charlas con las psicólogas a cargo, también realizan manualidades, ejercicios y otras actividades que las ayudan a desconectarse por un momento del mundo del cáncer.

Está conformado por más de 50 mujeres y la organización vive gracias al apoyo solidario de personas. Para conseguir dinero y solventar algunos gastos venden ropa usada, que ellas mismas donan y las ofrecen afuera de la Casa Comunal.

HOY/ Yaosca Reyes Centeno

Protagonistas
Teresa Espinoza es sobreviviente de cáncer cervicouterino. Antes de la enfermedad se ganaba la vida vendiendo periódicos en su barrio.

Pero luego al enterarse de su enfermedad y las complicaciones propias del cáncer tuvo que dejar de trabajar. Cuenta que sus hijos fueron su apoyo.

“Yo necesitaba estar en un grupo donde todas sintiéramos lo mismo”, expresa la señora, quien se alegra mucho en pertenecer a esta organización, porque las reuniones le han ayudan a elevar su autoestima.

Consuelo Balladares recuerda todo el proceso de la enfermedad aún con cierto dolor. Intenta ahogar el llanto mientras cuenta su historia. No fue fácil, asegura, pero se alegra de estar con vida. Ya han pasado nueve años desde que le diagnosticaron cáncer de mama.

Se expresa con cariño del grupo de mujeres, el que ha sido su gran apoyo hasta el momento, más cuando recuerda a Yeta. “Cuando la escuchabas y la veías con su energía tan positiva te daban ganas de vivir, de luchar”, comenta Consuelo.

“Este es como nuestro recreo del mundo. Es como un compromiso personal saber que ese sábado no se puede tocar porque está destinado para la reunión”, dice Cristina Núñez, sobreviviente de cáncer de mama y miembro del grupo.

HOY/ Yaosca Reyes Centeno
Un ángel llamado Yeta
Según lo que cuentan mujeres, el grupo funciona desde hace más de 10 años, gracias a su fundadora Enriqueta Ramírez de la Mota, una dominicana que desde los años ochenta vino a Nicaragua y se quedó.
Yeta murió en agosto de 2016 y dejó un vacío porque era “el alma y motor” de la organización.
Cualquier donación o ayuda al grupo puede comunicarse con ellas al: 5701-4158 con Ángela Collado/ 8995-7232 con Luz Marina Varela

...

Notas Relacionadas