Mascarillas milagrosas que ayudan a la piel a evitar las arrugas

¡Adiós vejez! Mantenga su rostro joven libre de arrugas con la ayuda infalible de estas sencillas recetas caseras de unas mascarillas

HOY

La aparición de las arrugas es un proceso natural de la piel. A medida que cumplimos años, nuestra piel comienza a perder sus elasticidad. No hay una edad exacta en la que comienzan a aparecer, por eso lo mejor es empezar a cuidarse cuanto antes. Para ello, te mostramos algunas mascarillas caseras con efecto antiarrugas. ¡Más naturales y económicas!

La primera es limón con clara de huevo: Es una de las más sencillas y, además de ser antiarrugas, sirve para cerrar los poros y combatir el acné. Los ingredientes son: 1/2 limón y clara de huevo. Mezclamos todo bien hasta que obtenga espuma y ya estará listo. Se aplica en el rostro y se deja actuar durante 20 minutos. Cuando haya pasado el tiempo indicado, tenemos que lavar la cara con agua bien fría y haciendo masajes circulares con los dedos. Cuando te la apliques, no te expongas al sol, ya que el sol puede dejarnos manchas, siempre mejor por la noche.

Aloe vera y pepino. Este gel te aportará frescor al rostro y también combate los signos de cansancio. Los ingredientes que necesitamos son 1/2 taza de pepino, 1/2 taza de aloe vera o sábila y 1/2 taza de agua destilada. Primero es importante dejar el aloe vera en remojo 5 o 6 horas para eliminar el yodo. Al pepino le vamos a eliminar las semillas, pero la cáscara no, porque contiene sílice bueno para la piel. Se añaden los dos ingredientes junto al agua en una batidora o licuadora y mezclamos bien. Si no te gusta tan espeso, añade más agua. Como extra, puedes agregar una cápsula de vitamina E. Se aplica sobre el rostro limpio antes de ir a dormir y se deja hacer efecto toda la noche. A la mañana siguiente te aclaras con agua tibia.

Miel y aceite de oliva. Esta mascarilla “secreta” hará milagros con tu piel. ¿Qué necesitas? Miel de abeja, clara de huevo, 1/2 limón, aloe vera o sábila y aceite de oliva. Echamos en un tazón la miel, que nos dará suavidad a la piel. Añadimos la clara de huevo, que sirve para cerrar los poros, y el limón, aclara las manchas y elimina la grasa. Por último, echa el aceite de oliva, que tiene propiedades antioxidantes, y el aloe vera, que regenera las células y disimula cicatrices. Todo lo mezclamos y lo podemos aplicar en la cara 3 o 4 días a la semana. Para que haga efecto, necesitamos que repose sobre nuestra piel entre 10 y 15 minutos.

Recomendaciones previas

Antes de comenzar a usar estas mascarillas es conveniente conocer estos consejos que también nos ayudan a tener un rostro más joven. Toma nota de estos buenos hábitos para tu piel: Evita en la medida posible la exposición al sol. Está demostrado que es una de las principales causas del envejecimiento.
Aplica siempre crema protectora solar antes de salir de casa y repite varias veces al día.
Renuncia al tabaco. Si fumas, tienes que saber que estás acelerando la aparición de arrugas. El humo destruye el colágeno y la elastina de la piel. Duerme bien y las horas necesarias.
Un buen descanso se nota en la cara. Si duermes poco, produces más cortisol que afectará negativamente a la células de la piel.
Exfolia la piel. Elimina piel muerta y tu piel se verá más radiante. Es el complemento indispensable para estas mascarillas.
Bebe agua para hidratar tu cuerpo bien por dentro. Nuestra piel también refleja la salud interior.
Evita algunos gestos. Aunque no nos demos cuenta, muchas veces ponemos cara de enfado, arrugamos el ceño, los ojos o la boca. Esas posturas durante un tiempo prolongado dejan marca.

...

Notas Relacionadas