Ubique el punto G y alcance orgasmos increíbles

Una zona de placer intenso que debes “explotar” al máximo

Uno de los placeres más ricos de la vida es el sexo, así que disfrútelos sin tabúes. HOY/Thinkstockphotos.com

HOY

Quien lo ha estimulado, sabe el inmenso placer que puede llegar a proporcionar. ¡El punto G no es un mito! Si aún no lo has descubierto, es momento que empieces a explorar tu zona erógena.

Si bien el punto G es más o menos sensible según las mujeres, su potencial erótico tiene que trabajarse. Una vez localizado, y estimulado, permite acceder a un placer más intenso, más voluptuoso y más largo que un orgasmo clitoriano.

Al contrario de lo que algunas personas puedan pensar, este punto y el clítoris no son lo mismo. El segundo es como una bolita que se ubica a la entrada de la vagina; mientras el punto G se puede identificar ya dentro de la vagina, introduciendo el dedo, donde hay que palpar una especie de bultito que en su superficie tiene como unos pequeños gránulos. Al estar más profundo, es algo más difícil que encontrar, por eso se recomienda estimular y dar placer para conocerse a una misma.

Durante la intimidad, primero se recomienda poner algo de música y jugar un poco con tu pareja.

¿Cómo estimularlo?

Sensible: El punto G es más sensible si antes se estimula el clítoris. Guía la mano y el dedo hacia esta zona, la cual debe ser excitada de forma más prolongada y más intensa que el clítoris, en movimientos de vaivén o movimientos circulares.

Foto: Internet

Existen posturas favorables para alcanzar el orgasm. Por detrás, el hombre puede alcanzar fácilmente la parte anterior de la vagina. Si te pones encima, acostada sobre tu pareja, puedes dirigir el movimiento y la dirección del pene: para ello échate ligeramente hacia atrás.

Para terminar, el clásico misionero pero con las piernas hacia arriba, con los talones sobre los hombros de tu pareja, también es una excelente forma de alcanzar el orgasmo gracias al punto G.

 

La zona

El punto G. Las paredes de la vagina contienen multitud de puntos erógenos. Entre ellos se encuentra el punto G. Recibe su nombre por la inicial del doctor Grafenberg, quien lo descubrió (o al menos fue el primero en hablar de él) en 1944. Aunque hoy en día ya nadie duda de que es una realidad, sigue habiendo muchas personas que no saben cómo estimularlo… ¿Ya lo descubrió? Si no es así, ubíquelo y disfrute al máximo los placeres del sexo.

 

...

Notas Relacionadas