Portada_Super_Banner_P_Section_1

Juez ordena la libertad del cirujano plástico David Páramo

Al doctor David Páramo le faltaba cumplir un año y cinco meses de cárcel. Fue condenado en 2016 a cinco años de prisión por dos casos de mala praxis

Con la orden de libertad girada por la judicial, en teoría, solo es cuestión de horas para que el médico esté en su vivienda. Foto Alejandro Flores

Con la orden de libertad girada por la judicial, en teoría, solo es cuestión de horas para que el médico esté en su vivienda. Foto Alejandro Flores

Managua

El doctor David Páramo, quien fue condenado a cinco años de prisión por dos malas praxis en cirugías estéticas, saldrá en libertad antes de cumplir su pena. Para volver a ejercer su profesión, tendrá que esperar algún tiempo más.

El cirujano permanecía en prisión desde junio del 2016, pero ayer por la mañana, la juez Roxana Zapata, titular del Juzgado Primero de Ejecución de Sentencia de Managua, le concedió el beneficio de la suspensión de la pena.

En privado

La lectura de sentencia que favorece a Páramo se realizó en privado, en una de las salas del Complejo Judicial Central.

No obstante, HOY conoció que la judicial le impuso rendir una fianza personal —caución económica—, presentarse una vez al mes a la Oficina de Presentación del Procesado a firmar una ficha de control por un período de prueba de tres años y seis meses.

La juez Zapata advirtió al cirujano de abstenerse de ejercer su profesión durante el período de prueba y le prohíbe el cambio de domicilio sin su autorización judicial.
“Gírese la orden de libertad a favor de David Páramo, previa rendición de fianza personal y se pone en conocimiento a la autoridad del centro penitenciario a fin de que se cumpla”, indica en su parte medular la sentencia leída ayer. Páramo estuvo presente.

La sentencia también precisa “ha lugar al beneficio de suspensión de la pena de prisión a favor de David Alberto Páramo Sandoval a petición de su defensa Mario Sandoval”.

Petición

A mediados del pasado mes, Páramo solicitó a la juez Zapata que le suspendiera la pena por padecer una serie de enfermedades, ocasionadas algunas por el hacinamiento y la falta de aseo existente en el Sistema Penitenciario de Tipitapa.

Páramo narró a la juez en su intervención, que sufre de lesión en el oído medio porque dos cucarachas se le metieron a los oídos y lo mandaron al hospital por los intensos mareos que le provocaban las lesiones en el órgano auditivo.

Dijo también que fue picado por totolates (piojos de la gallina) porque duerme en el piso en una cama hecha con bolsas plásticas y comparte la celda con siete reos más.
El doctor dijo tener un tumor en el hombro derecho, lesión en la columna, en la rodilla izquierda y problemas cardiacos.

Las condenas del médico

A Páramo la justicia nicaragüense lo condenó a tres años de cárcel por el homicidio imprudente de Lizandra Jarquín, a quien le practicó una liposucción y un aumento de glúteos.

Por las lesiones imprudentes que le provocó a la joven modelo Allison Molina, a quien le practicó un aumento de senos, dos años de prisión.

La juez Zapata argumentó en su sentencia que el doctor Páramo cumple con los requisitos establecidos por la Ley entre ellos que el condenado haya delinquido por primera vez y que la pena impuesta, o la suma de las impuestas en una misma sentencia, no sea superior a los cinco años de prisión.

La ley señala que en “caso de enfermedad muy grave e incurable, se requerirá el dictamen de un médico designado por el Instituto de Medicina Legal”.

Con la orden de libertad girada por la judicial, en teoría, solo es cuestión de horas para que el médico esté en su vivienda. Al cierre de esta edición, se desconocía si la orden había sido efectiva.

Ilustración Luis González
Ilustración Luis González

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Páramo no devolvió dinero de cirugía
Managua

Francely Navarro

La liberación del cirujano plástico David Páramo fue una noticia decepcionante para Sandra González , madre de Lizandra Jarquín, a quien el médico le practicó una liposucción y aumento de glúteos en el 2016 que luego de una serie de complicaciones le causaron la muerte.

“A casi dos años de la muerte de mi hija, mi dolor no cesa y saber que ese hombre estará libre me hace mucho daño”, compartió la madre de Lizandra. González también confesó que jamás descartó tal comportamiento de las autoridades de Nicaragua.

“Siempre supe que lo metieron preso debido a la presión social, luego, pasado un tiempo, lo dejarían libre, así es en este país”, manifestó. Doña Sandra lamentó la mala fama del poder judicial, “en las redes sociales se habla tan mal de todos sus dirigentes y ya lo creo. Con mucha razón”.

Declaró estar molesta porque —siendo la parte afectada—, no se le informó nada y hasta dictaron la sentencia a puertas cerradas. “No les importó que yo perdí una parte de mi vida. Solo lo liberaron. Seguramente arreglaron el asunto por debajo de la mesa. Páramo no estuvo en la cárcel ni siquiera dos años, es una completa desilusión”, expresó.

“Quiero paz” Doña Sandra González aseguró no seguir luchando contra el cirujano, pues cree que aunque este pase “treinta años encerrado”, no le devolverá a Lizandra, no le quitará el luto ni la sacará de las deudas, porque hasta la fecha, sigue pagando el terreno en el que reposan los restos de su hija.

“Él una vez me dijo que me iba a regresar el dinero que mi hija le pagó, pero nunca lo hizo”, señaló. También dejó claro que su consuelo es saber que la mala fama nunca lo abandonará, “vivirá con el estigma. Sabiendo que una joven inocente le depositó toda su confianza y él hizo un mal trabajo”.

La madre doliente comentó que no le sorprenderá enterarse que el Ministerio de Salud le devuelva la licencia para ejercer la Medicina. “Esperaré ese descaro. Sería lamentable que le permitan abrir su matadero. Pero es la última vez que me pronuncio en torno a él, ya no seguiré pendiente de su vida, quiero paz interior, debo cuidar a mis hijos, están pequeñitos, no puedo permitirme caer en otra depresión”, finalizó.

El HOY intentó comunicarse con Allison Molina, la otra víctima a quien el doctor le practicó una cirugía de aumento de senos y le perforó la membrana de un pulmón, pero fue imposible.

El abogado que llevó su caso, Elías Soto, tampoco brindó declaraciones al respecto, expuso que desde hacía un tiempo no se comunicaba con su representada. “No puedo decir nada, no tengo ninguna información ni pronunciamiento de este caso”, señaló el abogado.

 

Libre, pero sigue bajo condena
Managua

Yaosca Reyes Centeno

Tras concederle la suspensión de pena de prisión al doctor David Páramo Sandoval, Roxana Zapata, titular del Juzgado Primero de Ejecución de Sentencia, fue clara en su intervención final al argumentar que su sentencia cumple con los requisitos establecidos en la Ley. La decisión está sustentada en los artículos 87 y 88 del Código Procesal Penal de la República de Nicaragua (CPP).

“Los jueces o tribunales sentenciadores podrán dejar en suspenso la ejecución motivada; para ello atenderá fundamentalmente a la peligrosidad criminal del sujeto”, expresa el primer párrafo del artículo 87. En los siguientes párrafos se establece que esta suspensión es un período de prueba que debe realizarse de dos a cinco años. No significa que se esté revocando la condena.

Keyla Largaespada, abogada máster en Derecho Penal, explica que Páramo estará en libertad, pero siempre en calidad de condenado, este solo es un beneficio o prueba donde permanecerá vigilado. La abogada hace referencia al artículo 88 que menciona las condiciones para ejecutar dicha suspensión y todas las cumple Páramo. Se le otorgó el beneficio por ser un reo primario, es decir que no posee condenas anteriores ni antecedentes penales, la pena impuesta por los dos casos que se le imputan al doctor es de cinco años, y según la Ley se pide que no sobrepase esa cantidad de tiempo.

“Además tengo entendido que hubo valoraciones de Medicina Legal donde se considera que no es un reo peligroso, y que cumplió con las tres cuartas partes de la condena”, dice la abogada.

Con esta suspensión se le impuso a Páramo abstenerse de ejercer la profesión de médico, no puede salir del país, no puede cambiar de domicilio sin autorización judicial, debe presentarse una vez por mes a firmar ficha de control a la Oficina de Presentación de Procesado y el rendimiento de una caución económica que es la garantía legal de que cumplirá con las imposiciones legales.

La caución económica es un monto de dinero específico pedido por el poder judicial, Páramo tendrá que entregarlo y solo si cumple con todos los requerimientos legales impuestos podrá reclamarlo de vuelta al finalizar los tres años de prueba en la que estará.

 

 

...

Notas Relacionadas