Juez decreta prisión a secuestradores novatos de un niño de Chinandega

La Policía con ayuda de la población rescató al niño en menos de seis horas y capturó a los secuestradores

A petición de su abogado, Maybell Baltodano Hernández, de 30 años, fue remitida a valoración forense, porque está padeciendo presión baja. La audiencia inicial fue programada para el 5 de abril. La acusada y Magdiel son acudados por la Fiscalía del secuestro extorsivo en perjuicio de un niño de 3 años. HOY/Alejandro Flores

HOY

En cada paso que dieron Maybell Junieth Baltodano Hernández, de 30 años, y Magdiel Ramón Pérez Mendoza, de 31, en el secuestro del niño Aristides Antonio Osejo Baca, de 3 años, fueron víctimas de la novatada y dejaron una estela de huellas y pistas que los delató y en menos de siete horas la Policía, con ayuda de la población, dio con el paradero del niño y la captura de los raptores.

Así lo detalla la acusación concisa y bien detallada que expuso la fiscal Fabiola Mendoza contra ambos señalados del secuestro extorsivo del menor de edad.

El abogado Manuel Urbina Lara, defensa del acusado Magdiel Pérez, dijo que lo del secuestro extorsivo es una calificación “antojadiza” de la Fiscalía para dimensionar y darle magnitud a los hechos y perjudicar a los procesados con una acusación más grave.

“En ningún momento dice (la Fiscalía) a tal día, a tal hora enviaron (los acusados) una misiva, un correo, o enviaron a una tercera persona, a realizar algún tipo de exigencia, entonces no estamos en la figura del tipo penal de secuestro extorsivo”, criticó Urbina Lara.

La defensa explicó que lo que existe es un supuesto secuestro simple, porque el niño fue liberado antes de las 48 horas, y la pena es de uno a tres años de prisión.

“Como lo refirió el Ministerio Público, este tipo penal es de secuestro extorsivo; (estos) son poco comunes, que enfrenta nuestra sociedad nicaragüense. Son hechos graves, por eso impongo la prisión a los acusados”. LUVI GONZÁLEZ, juez suplente Sexto Distrito Penal de Audiencia.

CRONOLOGÍA DEL HECHO

Según la acusación de la Fiscalía, la procesada Maybell, desde hace 15 años, tenía una amistad muy cercana con los padres del niño víctima, a quienes visitaba en la colonia Ayapal, en Chinandega; esta sabía donde estudiaba el niño y conocía que los progenitores tenían una posición económica cómoda.

El 5 de marzo de 2018, Maybell y el acusado Magdiel (quienes son amigos), sin hora exacta y en la vía pública, se reunieron en la entrada al reparto La Florida, en Chinandega, y planificaron secuestrar al niño.

Maybell le entregó al acusado 100 dólares para que este rentara un vehículo y ejecutar el secuestro del menor de edad.

Magdiel, el 7 de marzo de 2018, viajó de Chinandega a Managua y rentó un carro en Linda Vista —por dos días— por 60 dólares.

El 9 de marzo de 2018, a las 9:50 de la mañana, ambos acusados en el vehículo rentado, color blanco y vidrios polarizados, se aparcaron frente al colegio Portal de Belén, en Chinandega, donde el niño estudia el primer nivel de preescolar, y observaron cuando la niñera llegó a traer al menor y se subió en un triciclo con el menor de edad.

Los acusados a bordo del carro siguieron el triciclo, lo aventajaron e interceptaron en el barrio El Rosario (Chinandega). Magdiel se bajó del carro, se acercó al triciclo y trató de halar con sus manos al niño, que iba sentado en las piernas de la niñera, pero esta no soltó a la víctima.

Después Magdiel intimidó con una pistola a la niñera y le arrebató por la fuerza al niño, lo subió al carro y huyó con Maybell, quien iba en el asiento trasero con el niño secuestrado.

La Policía conoció que Maybell ocultó al niño en la casa de un hermano en el reparto La Florida, en Chinandega; ese mismo 9 de marzo a las 4:20 de la tarde, el niño fue rescatado.

La juez Sexto Distrito Penal de Audiencia, Luvi González, admitió la acusación y les impuso la prisión preventiva.

EN ESTELÍ

Una ciudadana de Estelí que prefirió el anonimato informó que el viernes pasado fue interceptada por una mujer que se hacía acompañar de dos hombres a bordo de un microbús con vidrios polarizados, que le pidió prestada la niña que iba con ella, para que fuera a unas clases de pintura.

La SEÑORA es la encargada de cuidar a una niña de 8 años.

...

Notas Relacionadas