Un sueño hecho realidad, el de Dorian Martínez

Durante años fue guarda de seguridad y ahora es abogado

abogado, diriamba, dorian, abogado, guarda, seguridad, sacrificio, estudio

Con su nuevo trabajo comenta que le va bien, porque siempre le llegan clientes, aunque acepta que también hay días malos.. HOY / Mynor García

HOY / Carazo

Dorian Martínez vive en la comarca Nuevo Amanecer, en San Rafael del Sur en Managua, y para abordar el bus que lo traslade a Diriamba, donde trabaja en un bufete de abogados, tiene que recorrer diez kilómetros en el lomo de un caballo.

Dorian cuenta que además en el trayecto a caballo cruza dos ríos, cuya pasada se complica en la temporada de lluvia debido a la crecida.

Este hombre durante 10 años trabajó como guarda de seguridad en el Juzgado Local Penal de la ciudad de Diriamba. Estando allí, conoció a muchos abogados y se interesó en estudiar los sábados la carrera de Derecho en Managua, la cual finalizó en el 2013.

Después que finalizaba su jornada laboral, regresaba a su casa y se acostaba a medianoche para cumplir con los trabajos que le asignaban en la universidad. “Había momentos en que mi papá se levantaba y me decía: ‘Hijo no te has acostado, dejá esa carrera, porque miro que mucho esfuerzo y te va a dar una enfermedad’”, cuenta Dorian, quien no se dejó vencer ya que quería convertirse en un profesional para ayudar a su familia.

El año pasado renunció a su trabajo como guarda de seguridad y junto a otro abogado decidió rentar un pequeño espacio para instalar una oficina de leyes en Diriamba. Asevera que sus ingresos han mejorado.

Denis Antonio Moreira es el jurista que trabaja con Dorian a quien decidió brindarle una oportunidad. “Él irradia confianza, miré que es un joven emprendedor, que verdaderamente lucha y que quiere salir adelante”, expresa Denis.

Más datos de Dorian
Su hijo mayor, está a punto de graduarse de la carrera de Arquitectura y los otros dos estudian Ingeniería.

Recuerda que el primer caso que atendió fue en los tribunales de Ticuantepe, y que por representar a un cliente ganó ocho mil córdobas, más de lo que percibía en su antiguo trabajo.

...

Notas Relacionadas