De desempleada a dueña de dos negocios

Conozca la historia de Yoletsi, en el Día de la Mujer

MUJER, día, celebración, emprendedora, negocio, zapatos,

La tenacidad, la fe en Dios y el deseo de salir adelante impulsaron a Yoletsi Morales a derrumbar todas las barreras. HOY / Lucia Vargas

HOY / Granada

Yoletsi Morales, con su cartón de Técnico en Laboratorio, buscó empleo en todas partes. Al no tener suerte decidió tocar otras puertas y solo encontró una plaza para lustrar zapatos usados en la tienda de una pariente.

De eso hace seis años. Recuerda que lustraba 50 pares al día. Después fue elevando a 80 y hasta 100 pares. “Después pasé a lavar zapatos”, cuenta.

Trabajó junto a su madre lavando y lustrando zapatos. Dijo que lavaba 240 pares diarios, de 8:00 de la mañana a 5:00 de la tarde. “En ese trabajo ganábamos mejor porque nos salía a 600 córdobas la paca. Era mucho trabajo y teníamos que usar la fuerza para que todo quedara limpio”, recuerda la joven.

En el mundo de la ropa usada se fue abriendo paso con ayuda de su tía, a quien le agradece por haberle dado la oportunidad de aprender.

Yoletsi está casada con Mario Reyes, tiene tres hijos. Nació en Jinotepe y hoy en día es dueña de dos tiendas de ropa y zapatos de segunda mano, en Granada.

“Aprendí a seleccionar el zapato, ponerle precios, sacar rebajas, a etiquetar la ropa, seleccionar lo feo, lo peludo y lo sucio. Ya como al año de trabajar en eso, ganaba 100 córdobas al día”, cuenta la joven.

Aprendizaje

Su tía le enseñó el trabajo administrativo de las tiendas que tenía en varios departamentos. Luego decidieron que tenía la experiencia necesaria y la mandaron a levantar las ventas de una tienda que estaba en quiebra.

“Donde no se vendía nada, comenzamos a ver ingresos de mil, dos mil, tres mil y cuando la tienda estaba estable, mi tía me regresó a la oficina central. Luego me envió a administrar su tienda de aquí de Granada que también estaba quebrada”, da a conocer.

Luego de un año, cuando la iban a promover a otra tienda, decidió que era hora de poner su propio establecimiento. Con la liquidación compró su primera paca de ropa y zapatos, y alquiló un local, hace dos años y tres meses.

Ambos negocios los atiende con su esposo. Viajan diario de Jinotepe a Granada y generan tres empleos en sus establecimientos.

Hoy tiene dos locales y asegura que le va bien, pero siempre agarrada de la mano de Dios.

“Las palabras de mi tía se cumplieron porque ella me decía que cuando yo saliera de ese trabajo iba a poner mi propio negocio”, explica.

...

Notas Relacionadas