¿Funciona una relación amorosa cuando hay hijos de parejas anteriores?

Hay quienes incluso se niegan a empezar una nueva relación amorosa por miedo al rechazo de sus hijos

Empezar una nueva familia es complicado porque hay muchas personas que se les hace imposible separar el presente del pasado.

Volver a enamorarse tras una separación o un divorcio cuando hay hijos puede resultar difícil, sobre todo cuando estos no aceptan a la nueva pareja. La situación es particularmente complicada para las mujeres, porque son quienes por lo general tienen la custodia de los hijos.

Hay quienes incluso se niegan a empezar una nueva relación amorosa por miedo al rechazo de sus hijos. Sin embargo otras sí se dan una nueva oportunidad en el amor, aunque esto traiga consigo múltiples problemas.

De acuerdo con la psicóloga Alba Ronny, lo primero que debe plantearse la madre o el padre que busca una nueva relación es que esa nueva persona deberá aceptarlo con todo y sus hijos.

Desacuerdos

“Si hablamos de los problemas que afectan a esta nueva estructura familiar suelen ser bastante similares: poca o nula aceptación de la nueva pareja del padre o madre, malas relaciones con los hijos aportados por la pareja y de estos entre sí; injerencias de los antiguos cónyuges. Son situaciones que requieren de mucha paciencia y, sobre todo, mucha comunicación”, agrega la especialista.

Empezar una nueva familia es complicado porque hay muchas personas que se les hace imposible separar el presente del pasado. Además Ronny explica que desde el punto de vista del niño, esto no es un comienzo sino un fin: el final de la familia original y de cualquier esperanza de que vuelva a unirse. “Por eso, es mejor comunicarles que se tiene una nueva pareja y que a partir de esa nueva relación muchas cosas van a cambiar pero no deben de ser para mal. La madre no deberá descuidar a su hijo por estar con su nueva pareja, tampoco el niño deberá ser castigado por su padrastro porque eso es algo que le concierne solo a los padres biológicos”, añade.

Celos

No todo el mundo desea que su expareja rehaga su vida y mucho menos que otra persona conviva con sus hijos y esté implicada en su educación. “A su vez es posible que el padrastro o madrastra sienta celos o resentimiento hacia el niño porque le recuerda al ex de su pareja, bueno eso sucede con las personas inmaduras”, refiere la psicóloga.

Lea: Curiosidades sexuales que no conocías sobre la vagina

De igual manera los padres biológicos de ese niño mantendrán una comunicación continua por la educación de su hijo, eso provocará celos en la nueva pareja y es ahí donde los problemas pueden alimentarse. Antes de iniciar la convivencia, la pareja debería llegar a un acuerdo sobre cómo va a actuar cada uno con los hijos propios y ajenos para que no haya lugar a conflictos.

Tome en cuenta

La nueva pareja y los hijos no deben competir, deberá existir un espacio para cada uno de ellos. “Mi pareja es con quien yo comparto mis finanzas, responsabilidades y amor, y mi hijo es mi prioridad y mi responsabilidad”, puntualiza Ronny.
Compórtese con sus hijastros como si fueran sus hijos biológicos, aprenda a convivir con ellos.

Sí funciona

1. Una relación de pareja donde hay hijos de relaciones anteriores sí puede funcionar —según la experta— si existe amor verdadero, respeto y confianza.
2. Es importante llegar a acuerdos sobre las cosas relacionadas con la pareja, la convivencia con los hijos de tu pareja actual y los roles que deben asumirse.
3. No obligue al niño a decirle mamá o papá a su nueva pareja, es un papel que ya está ocupado por su pareja anterior.
4. Deberá fomente el respeto de su nueva pareja hacia su hijo y viceversa, evitará conflictos.
5. Trabaje en crear un ambiente de confianza y armonía para lograr una estabilidad de la relación de pareja y también para desarrollar bien su rol de padre o madre.

...

Notas Relacionadas