El campeón japonés Daigo Higa promete noquear a Cristofer Rosales

Tras Superfly 2, el campeón japonés retornó a Tokio, donde desarrollará su preparación para su pleito con Rosales el 15 de abril.

Daigo Higa, campeón del mundo de las 112 libras del CMB, junto a su manejador Yoko Gushiken. HOY/ Cortesía Naoki Fukuda

A un mes y dos semanas de la pelea, el campeón japonés Daigo Higa ha declarado que buscará el nocaut ante el nicaragüense Cristofer Rosales el 15 de abril en Yokohama, con el título mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en juego.

Higa estuvo presente el sábado en Superfly 2, atestiguó todos los combates, captó reflectores y aprovechó para hablar de lo que espera en la que será su tercera defensa de la corona.

“Sé que Rosales ya se encuentra en entrenamiento, creo que vamos a tener una grandiosa pelea, y por supuesto que buscaré el nocaut otra vez, tal como lo hice ante Moisés Fuentes”, dijo Higa en entrevista con el periodista Marcelino Castillo de Channel Boxing.

El viaje de Higa a Estados Unidos alimenta su deseo de debutar fuera de su país, pero para esto deberá primero saldar cuenta con el Látigo.

Toca puertas

“Mi intención con este viaje fue ver pelear en vivo a los campeones de mi división y juzgar cómo me iría contra ellos. Me siento listo para pelear en este país en cualquier momento”, añadió el Puño, cuya carrera es conducida por el expeleador Yoko Gushiken, miembro del Salón de la Fama de Canastota.

El anuncio del enfrentamiento Higa-Rosales se dio el lunes pasado en conferencia de prensa en Tokio y el ídolo de Okinawa parte como favorito en las valoraciones.

“Es muy importante para mí representar a Japón y quiero ser un campeón que se destaque por encima de los otros campeones de mi tierra. Con mi estilo agresivo sé que puedo salir adelante”, concluyó Higa, dueño de un registro de 15 victorias e igual cantidad de despachados por la vía rápida.

No se intimida

Tras Superfly 2, el campeón japonés retornó a Tokio, donde desarrollará su preparación para su pleito con Rosales, uno de los rivales más encumbrados de los que le ha tocado enfrentar.

“Sé que es un boxeador peligroso, pero nadie es invencible, sé que puedo hacer un gran trabajo con una estrategia inteligente”, apuntó por su parte Rosales, quien asume por primera vez un compromiso de este tipo.

“Todo sueño es duro de cumplir, pero no imposible. Sé que estas oportunidades llegan poco y voy a aprovecharla”, aseguró.

...

Notas Relacionadas