Los quince años de Anita

La esperanza de su familia es que logre salir victoriosa en la lucha contra la leucemia que padece. Celebraron juntos sus quince años

HOY 

Con la sonrisa más dulce y la fortaleza de una guerrera, así se mostró Ana María González González, en la celebración de sus 15 años. Festejo que se realizó en la Casa Albergue de Oncología del Hospital Infantil Manuel de Jesús Rivera La Mascota, ayer domingo.

A Ana María la trataron como a una princesa en su fiesta. Disfrutó de la presentación de payasos, el baile de la piñata, el corte de un delicioso pastel de color rosado y otras sorpresas. Asimismo un sacerdote le dio la bendición en la capilla del hospital.

Como invitados de honor sus padres Carmen María y Santiago, y su hermano gemelo Alvin José. Además festejaron con ella los niños y niñas que también están en el albergue, padres de familia, amistades y voluntarios.

Según Carmen María, la razón principal del festejo no es solo por su cumpleaños —que en realidad es el 30 de mayo— también por la vida que aún conserva, pues hasta hace dos meses estuvo a punto de morir en un momento de crisis de la enfermedad que padece: leucemia linfocítica.

“Ha tenido dos crisis grandes, pero la segunda fue peor. Fue un mes hospitalizada (entre noviembre y diciembre), se me le bajaron las defensas a causa de las quimioterapias, la entubaron y tuvo un paro cardíaco de tres minutos. Mi esposo y yo pensamos que todo se había terminado en ese momento, pues los médicos nos dijeron que ella era la paciente en Cuidados Intensivos más grave. Lloramos mucho, nos organizamos para cualquier cosa. Pero lo que sí sabemos decir es que ella vive de milagro”, cuenta con la voz entrecortada la señora.

A partir de enero Ana ha mejorado bastante, no ha tenido crisis ni malestares por las quimioterapias. Ambos padres esperan poder celebrar junto con sus familiares en Río Blanco los 15 años de ella y su hermano.

Diagnóstico

Carmen y Anita llegaron a Managua desde Río Blanco —lugar donde viven— el 26 de mayo de 2017. Fueron remitidas a La Mascota para un mejor diagnóstico de la salud de la menor. El 6 de junio del mismo año los doctores le informan que en efecto la niña sufre de leucemia linfocítica aguda (LLA). La noticia fue un shock para toda la familia.

“Ya tenía conocimientos de esta enfermedad porque en la familia de mi esposo hay cuatro fallecidos por leucemia… el 7 de junio inicia quimioterapias, las que debe completar por dos años”, comenta Carmen María.

Desde entonces la niña vive en el albergue y la mamá viaja esporádicamente a Río Blanco. La niña y su hermano son los menores de ocho hijos que tiene la pareja.

...

Notas Relacionadas