El asesinato de la misionera

Tres días desaparecida estuvo Karen Colclough, hasta que las aves de rapiña “anunciaron” que allí yacía un cadáver

Por este tronco de madera fue hallado el cuerpo de la misionera estadounidense. HOY/Archivo

 

HOY/Managua

El día que mataron a Karen Colclough hubo un temblor a eso de la 1:00 de la tarde. La estadounidense en ese momento se encontraba en las costas del Pacífico nicaragüense y se asustó.

Algunos vecinos la vieron correr. Esa fue la última vez que la verían.

De su violación y muerte no hubo testigos, solo los manglares y la abundante maleza fueron testigos mudos de su cruel asesinato. Pero su cuerpo, ese que fue encontrado tres días después y que ya era devorado por aves de rapiña, se encargaría de poner tras las rejas a su asesino.

Karen Beth Colclough tenía 37 años y aunque ya había viajado a Centroamérica, era su primera visita a Nicaragua.

Era una mujer aventurera que trabajaba como guía del Parque Nacional Yellowstone, que se encuentra en un área volcánica en Estados Unidos y que está rodeado de cañones, ríos y bosques.

Lea este reportaje especial en la edición impresa de hoy domingo.

...

Notas Relacionadas