Juan Lanzas reconoce por fotos a policías que le propinaron golpiza

Se lo contó a monseñor Rolando José Álvarez Lagos, quien lo visitó en su vivienda donde se recupera tras perder sus dos piernas

Juan Lanzas Maldonado fue visitado por el obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez. HOY/Luis Martínez

HOY/Matagalpa

Cuando todavía estaba en el hospital de Matagalpa, donde le amputaron los pies, Juan Rafael Lanzas Maldonado fue visitado por miembros de Asuntos Internos de la Policía Nacional, ante quienes realizó un reconocimiento fotográfico de los policías que lo golpearon al detenerlo por un presunto robo en una comunidad rural del municipio de Matiguás.

“Llegaron uno de Managua con otro de Matagalpa al hospital… les tomaron fotos a cinco (policías) que andaban (participaron de la golpiza) y a cinco que no andaban, entonces yo reconocí a los cinco que me agredieron a mí y se los enseñé uno por uno”, contó Lanzas a monseñor Rolando José Álvarez Lagos, quien lo visitó al atardecer del jueves 22 de febrero en el barrio Monimbó, del municipio de San Isidro, Matagalpa.

“Hay que preguntarle a la Policía a ver qué respuesta tiene”, le dijo el obispo de Matagalpa a Lanzas, quien permanece acostado mientras se recupera de llagas en más de la mitad del cuerpo, principalmente en los glúteos.

Maribel Suárez, esposa de Lanzas y su sobrino Jayson Manuel Alfaro Suárez, también habrían reconocido a los policías, entre ellos Leónidas López y otra uniformada llamada Ruth, de quien desconocen el apellido.

Sin embargo, desde ese día —dice Lanzas—, nunca más la Policía le ha dicho algo sobre su caso. Él y su familia insisten en que enfermó por la golpiza que le propinaron el 29 de diciembre de 2017 y las condiciones insalubres en las que estuvo detenido en la delegación policial de Matagalpa, por lo que después le amputaron los pies.

Que lo visiten

Indignado, monseñor Álvarez exclamó: “Estas cosas no pueden seguir sucediendo en este país”, además invitó a “los altos mandos policiales a que vengan, aunque (sea) sin medios de comunicación, a contemplar el dolor humano”.

...

Notas Relacionadas