La mala hora de la novia de Román “Chocolatito” González

La novia de Román "Chocolatito" González, Sofía Munguía, cuenta al Hoy, detalles inéditos de su vida con el boxeador

Momento en que la novia del “Chocolatito” contaba al HOY su historia de amor/ HOY: Roberto Collado

HOY

Casi nadie conoce a la joven que corre en llanto rumbo al cuadrilátero del StubHub Center en California, pero las cámaras la enfocan insistentes porque se trata de Sofía Margarita Munguía, de 19 años, la novia de Román “Chocolatito” González.

La muchacha está desesperada por conocer el estado de su novio que acaba de ser noqueado por el tailandés Srisaket Sor Rungvisai, pero le es imposible subir al ring porque tiene que esperar que los médicos hagan su trabajo y que los jueces enuncien lo que ya todo el mundo sabe: Chocolatito no ha logrado recuperar el título de peso Supermosca de la Comisión Mundial de Boxeo (CMB).

De ese 9 de septiembre, Sofía solo guarda malos recuerdos. Se pone tensa y nerviosa con solo hablarlo. Cuenta que desde que salió el sol ese día, su carismático novio cambió el buen ánimo precombate de siempre, por una expresión seria que la angustió.

“Era normal que se concentrara en sus peleas, pero, esa vez estuvo muy silencioso. Yo me dije: Román no está bien”.

Cuando Sofía lo miró caer por segunda vez en el cuarto asalto, sintió que el estómago se le contrajo por la conmoción, “me puse muy mal. Salí corriendo sin darme cuenta”.

El chocolatito cae en combate. HOY/Foto tomada de Foto tomada de la cuenta de Twitter @nikomexicano

La imagen sufriente de su novia en el complejo deportivo StubHub Center resultó para González un golpe más fuerte que los cabezazos imparables de Rungvisai. “Unos amigos me enseñaron los videos días después del combate. Me dolió verla así. Me dolió más que verme a mí derrotado”, confiesa González.

El reencuentro de la pareja en el camerino, después de ese nocaut histórico, fue en todo emotivo. Román estaba desorientado y no recordaba instantes clave del enfrentamiento, por lo que su equipo resolvió trasladarlo de emergencia a un hospital.

Noqueados

Cuenta Chocolate que Sofía le imploró abandonar el boxeo en nombre de sus hijos.

“Esa noche hubo un corazón noqueado”, confirma Munguía, refiriéndose a ella misma. “Yo no quería ver jamás a Román en esas condiciones. Menos a como quedó en marzo, en su encuentro inicial con Rungvisai en el Madison Square Garden”.

El cuatro veces campeón del mundo reconoce que esa primera lucha con el tailandés fue la más fatigosa de toda su carrera boxística. En el round uno, un gancho de derecha lo botó inesperadamente, sin embargo, logró levantarse antes de que el réferi dijera “tres”, en su conteo.

Srisaket Sor Rungvisai tras propinar fulminante gole a Román “Chocolatito” González. Foto HOY/ AFP

“Una pelea dura porque resistí hasta el último round”, agrega González. Cuando leyeron el fallo no se alteró. Mostró un profesionalismo absoluto. Tomó agua. Dejó que le limpiaran las heridas. Saludó al público que gritaba su nombre y bajó del ring.

“Esa vez casi me desmayo al escuchar los resultados. Me llevaron chineada al camerino. ¡Púchica, yo lo vi ganar! Cuando lo miré me lancé en sus brazos y lo besé. Él trató de calmarme, parecía que la derrota no le importaba. Me dijo que así era el boxeo, después, nos fuimos a un hospital de Nueva York”, relata.

Las últimas dos peleas al lado del tetracampeón ocasionaron en Sofía pesadillas terribles. La joven compara ambos eventos con la tristeza que le dejó la muerte de su padre, el comisionado general de la Policía Christian Munguía, asesinado el 13 de mayo del 2002 en el semáforo conocido como El Riguero. “Yo estaba chiquita, pero lo recuerdo. Al mirar a Román ensangrentado, noqueado y semiinconsciente sentí miedo de perderlo también”, dice todavía perturbada.

Román “Chocolatito” González no cayó solo a la lona del StubHub Center en California. “Yo caí con él”, dice su novia Sofía Munguía, al contar en Hoy detalles inéditos de aquella noche.

“Era normal que se concentrara en sus peleas, pero, esa vez estuvo muy silencioso. Yo me dije: Román no está bien. Pero, no quise mencionarle nada. Me lo callé”.Sofía Margarita Munguía,novia de Chocolatito González.
“No quiero verlo sufrir”
El tetracampeón del mundo anunció su retorno. Su apoderado Carlos Blandón adelantó que sería en las 115 libras a 10 rounds.

En la categoría, la AMB y CMB sitúan a Chocolatito en el tercer puesto y segundo lugar, respectivamente. Según su novia, las últimas peleas han sido difíciles para ambos, al extremo que ella le ha pedido su retiro.

González, por su lado, dice que él pone su futuro en manos de Dios. “Él decide cuándo es el momento”.

Confesiones

En el hospital, después de la segunda pelea con Rungvisai Sofía le pidió a Chocolatito que abandonara el boxeo. Este le dijo que sí lo haría. “Aceptó retirarse, pero… luego entendí que no podía obligarlo. Él seguirá con su carrera boxística y yo estaré ahí dándole ánimo. Tengo la certeza de que puede dar más al boxeo nicaragüense”, asegura Munguía.

Cuenta Chocolatito que el carácter de su novia es a ratos fuerte y complejo. “Le gusta que todo sea impecable. Que si salgo del baño que no moje el piso con las chinelas, que coma siempre en el comedor… que arregle mis cosas… o sea, ella quiere que vuele por la casa”, el campeón lanza una risotada y Sofía lo mira desafiante.

En lo concerniente a los fans Munguía confiesa que ya superó sus molestias. “Al principio no soportaba que la gente lo agarrara en la calle como muñeco de trapo. Me enojaba mucho. Pero después acepté que él era una figura pública y la gente admira al campeón. Eso sí, advierto, miro con buenos ojos a quien lo trate educadamente, a los que no tienen maneras no”, enfatiza severa.

Sofía y el campeón
Román “Chocolatito” González y Sofía Margarita Munguía se conocieron el 22 de septiembre del 2012 en Metrocentro. Una historia de amor similar a los libretos fílmicos de Hollywood.

Fotografía tomada del Facebook de Sofía Munguía
Fotografía tomada del Facebook de Sofía Munguía

“Ese día salimos a comer en familia. De repente mi hermano dijo: ahí está ‘Chocolatito’… a mí no me pareció importante, no le hice caso. Quedamos sentados de frente, él me miraba mucho, sentí pena”, narra Sofía con una sonrisa nerviosa.

Esa tarde, los caminos de ambos jóvenes se entrelazaron. Román, atraído por su belleza, resolvió en que para llegar a ella, tenía que presentarse a la familia.

“Llegó diciendo que estaba interesado en conocernos a todos. Pidió mi número delante de mi mama… empezamos a chatear a las horas, al llegar la noche me preguntó: ¿dónde vivís?, yo le dí la dirección y al ratito lo tenía en la puerta”.

La relación fue desarrollándose en un ambiente controlado. Aunque con los años, los novios demandaron más espacio a la familia.

“A mi mama le costó aceptar que su niña saliera de la casa a solas con un hombre diez años mayor. Por eso nos hizo la guerra. Pero, ahora está más tranquila. Es uña y mugre con Román. Él supo ganársela ¿verdad amor? ”, pregunta al campeón. —Sí. Es que yo le dije como Pablo Emilio Escobar. O a la buena, o a la mala suegrita— bromea “Chocolatito”.

Siempre unidos
Cuando el “Chocolatito” está entrenando arduamente para un combate, Sofía permanece sola por más de dos meses. El único contacto que tiene con él es a través de videollamadas y mensajes cariñosos.

Fotografía tomada del Facebook de Sofía Munguía

“Es duro. Depende de cuántas peleas tenga en el año”, comenta cabizbaja. “Cuando volvemos a vernos es bonito porque se siente como la primera vez. Yo le digo que está más guapo, más blanco. Él me llama mi princesita linda”.

Las tensiones de las últimas dos peleas aumentaron la unidad, el amor y la confianza en la pareja. Hoy día están más enamorados que nunca y confeccionan planes a futuro.

“Organizamos nuestro tiempo. Yo asisto a la universidad, él trabaja y entrena, pero, siempre nos sentimos unidos”, comenta Sofía.

...

Notas Relacionadas