Niños sueñan con lo que los policía le hacían a su papá

Lo esposaron y además lo ataron con un mecate para llevarlo a la patrulla

HOY/ Cortesía

HOY

Por las noches, los niños despiertan asustados y llorando. “Sueñan con lo que (los policías) le hacían al papá”, señala Maribel Suárez, refiriéndose a la madrugada en que agentes policiales llegaron a allanar la casa y golpearon a Juan Rafael Lanzas Maldonado, quien producto de la golpiza perdió los pies y permanece hospitalizado en Matagalpa.

Aquella madrugada fue de espanto para la pareja y sus hijos de 15, 13, 8 y 3 años. Los más pequeños son quienes despiertan con las pesadillas de que la Policía llega otra vez a la casa que tuvieron que abandonar desde el 29 de
diciembre de 2017, cuando ocurrió todo.

“Eso que le hicieron no es justo, esa desgracia en la que está él ahora, bien enfermo”, dijo Suárez telefónicamente al HOY, agregando que “yo lo que pido es que se haga justicia con esos policías que lo golpearon”.

Lanzas, de 35 años y su primo político Jayson Manuel Alfaro Suárez, de 22, fueron detenidos como sospechosos de un robo con fuerza ocurrido el 5 de noviembre de 2017 en la casa de Jorge Herrera Büschting, en la comarca Cerro Colorado del municipio de Matiguás.

HOY/ Cortesía

“Estábamos acostados cuando llegaron (los policías) a botar las puertas”, recuerda la hija quinceañera de Lanzas, indicando que mientras este salía, a ella un policía la tiró al suelo de un empujón.

En tanto, a Lanzas lo derribaron golpeándole el costado con el cañón de un fusil. En el suelo continuaron los golpes y patadas, coinciden en sus relatos los familiares del agricultor que cultiva cacao, café y granos básicos en la propiedad donde vivía con su pareja e hijos.

Abuso tras abuso

Entre los policías que lo agredieron, Lanzas reconoció a Leónidas López y a “una investigadora que se llama Ruth”, desconociendo los apellidos de esta.

Mientras golpeaban a Lanzas, sus hijos lloraban y unos policías amenazaban con disparar si seguían gritando y “a vos también te vamos a llevar”, le habría dicho uno de los uniformados a la quinceañera.

Algunos de los policías entraron a registrar la casa, pero al niño de 13 años le ordenaron y obligaron a que subiera al techo a bajar un panel solar, porque presuntamente era parte de los objetos robados a Herrera.

“Como pudo se trepó a bajarlo”, contó Suárez, indicando que el panel y otros objetos de su propiedad fueron cargados en una bestia de Lanzas para trasladarlos por la trocha hasta la carretera donde los policías habían dejado la patrulla.

Lanzas en calzoncillos seguía en el piso. Suárez, en short y sostén pedía que permitieran vestirlo, hasta que una de las niñas le llevó un pantalón.

Lo esposaron y además lo ataron con un mecate para llevarlo a la patrulla y después a la delegación policial en Matiguás.

Enfermo de gravedad
Lanzas fue llevado a la delegación departamental de la Policía donde estuvo recluido en un lugar donde los demás reos realizaban sus necesidades fisiológicas encima de él.

Según contó, estuvo 13 días sin poder levantarse, hasta que por insistencia de los otros presos, fue llevado al Policlínico Trinidad Guevara.

Así se encuentra Juan Lanzas / HOY: Óscar Navarrete

“Me dijeron que era alergia. Me dieron un sobre de amoxicilina y un sobre de acetaminofén y me volvieron a meter en el mismo lugar”, dijo Lanzas a una emisora local. Pero el 11 de enero tuvo que ser llevado al hospital César Amador Molina, donde dos semanas después le amputaron los pies.

“Me va a tocar trabajar para mantener a los niños y a él”, dice Suárez, apuntando que en Cerro Bonito, donde viven, quedaron abandonadas cuatro manzanas cultivadas con frijol, una manzana de maíz y las aves de corral.

 

Mediación

En virtud de una mediación con el denunciante del robo, Juan Rafael Lanzas y Jayson Manuel Alfaro, fueron sobreseídos definitivamente por una sentencia que el juez Frank Rodríguez notificó el viernes 16 de febrero en
Matagalpa.

...

Notas Relacionadas