La comerciante de los riquísimos batidos del Huembes

Desde hace varios meses decidió vender los refrescos y ahora tiene mucha clientela

A las 5:00 de la mañana doña Juana Antonia Álvarez Sandino, de 60 años, ya está en pie lista para elaborar los batidos. HOY/Priscila Gómez

A las 5:00 de la mañana doña Juana Antonia Álvarez Sandino, de 60 años, ya está en pie lista para elaborar los batidos. HOY/Priscila Gómez

HOY

A las 5:00 de la mañana doña Juana Antonia Álvarez Sandino, de 60 años, ya está en pie lista para elaborar los batidos después los entrega en el mercado Roberto Huembes a los comerciantes que se los encargan.

Ella vive en la colonia 10 de Junio en Managua y más de la mitad de su vida la ha dedicado al mundo del comercio, incluso tuvo un tramo en el sector de las artesanías del Huembes, pero dice que por cosas del destino tuvo que deshacerse del negocio y venderlo a otra persona.

Ahora tienen un local pequeño cerca de las oficinas de la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema) del Huembes, el que alquila y con el dinero que recibe se ayuda.
Nunca ha dejado de trabajar, cuando vendió su primer negocio, decidió poner una venta de comida en su vivienda para mantener a sus cuatro hijos ya que es madre soltera.

“Yo trabajo porque en realidad me gusta, le ayudo a mi mamá ahorita que está enferma tiene 78 años, yo vendo de todo en mi casa, vendo los batidos, vendo tostones con queso y quesillos porque desde la edad de ocho años comencé a trabajar, fui madre soltera de cuatro hijos”, expresó doña Juana.

Años más tarde que se separó del padre de sus hijos se volvió a casar. Indicó que ha logrado salir adelante junto a su esposo con quien tiene ya varios años de casada.

Las comerciantes del mercado que ya conocen empezaron a encargarle batidos. HOY/P. Gómez
Las comerciantes del mercado que ya conocen empezaron a encargarle batidos. HOY/P. Gómez

Deliciosos

Doña Juana manifestó que por muchos años laboró en distintos restaurantes del país y por eso sabe cocinar todo tipo de platillos y aprender a elaborar los batidos no se le hizo difícil.

“Yo iba al parque de ferias a vender quesillos y frescos naturales, pero después me salía muy caro transportarme, entonces dije ‘un día voy a comenzar a hacer batidos’, pero yo no sabía cómo se hacían sinceramente, la última vez (en el parque) estuve con una mujer que hacía batidos y así fue que aprendí”, mencionó.

Después se le ocurrió la idea de llevar los batidos al mercado Roberto Huembes en un termo.

Cuando los entrega a los comerciantes los sirve en vasos y con pajilla para darle una mejor presentación y que las personas se lo tomen con más gusto.

Las comerciantes del mercado que ya conocen empezaron a encargarle batidos, principalmente de control de peso que son elaborados con pepino, apio, perejil, piña y le echa ajo solo si se lo encargan.

También lleva batidos de banano con leche y de frutas, “traigo lo que me pidan sinceramente”. Los batidos tienen un costo de 30 córdobas.

Son 30 batidos los que entrega diario, pero en su vivienda también vende.

Doña Juana manifestó que se siente satisfecha con lo que ha logrado siendo comerciante. Logró que sus cuatro hijos estudiaran y ahora se dedican a lo que les gusta: una es abogada, otra docente, comerciante y el varón se dedica a la repostería y trabaja por su propia cuenta.

Duro golpe
Doña Juana manifestó que hace cuatro meses una de sus hijas falleció de cáncer terminal, el cual no se lo detectaron a tiempo. Explicó que perder un hijo es lo más doloroso del mundo.

Manifestó que el restaurante que dejó su hija fallecida lo administra el esposo de la joven y sus hijos.

...

Notas Relacionadas