Portada_Super_Banner_P_Section_1

A capturado lo señalan de violar a un niño y una mujer con discapacidad en Dolores

Cae supuesto violador en serie en Dolores, Carazo

La comunidad rural donde ocurrieron los hechos espera que se haga justicia y que estos casos no queden en la impunidad. Manuel Esquivel

La comunidad rural donde ocurrieron los hechos espera que se haga justicia y que estos casos no queden en la impunidad. Manuel Esquivel

Carazo

Todo comenzó con la plática que un orgulloso padre sostenía con su hijo en el costado de una iglesia en Dolores, Carazo.

La conversación entre C.H.L., de 52 años, y su pequeño de 8, fluía sin inconvenientes hasta que salió a relucir una supuesta agresión sexual.

El niño contó a su padre de iniciales C.H.L. que observó el momento en que Jasser Calero García, de 24 años, violaba a la joven T.V.E.R., quien tiene problemas de aprendizaje y comunicación, detrás del muro de la iglesia.

Al escuchar la confesión, C.H.L. le preguntó a su vástago si Jasser no le había hecho lo mismo. En un primer momento el niño respondió que no, pero ante la insistencia de su padre, confesó que sí y le dio detalles del hecho.

“Me dijo que le salió en el camino y que lo llevó al cafetal. Después que hizo lo que quiso, le regaló unas chinelas viejas, ese hombre desgració a mi muchachito”, explicó C.H.L.

El caso del menor habría ocurrido a inicios de este mes, pero C.H.L. acudió a las autoridades un día después de conocer del hecho. La denuncia contra Calero García la interpuso a mediados de la semana pasada.

El otro hecho

Como el niño y la joven con problemas de aprendizaje habitan en la misma comunidad solo fue cuestión de tiempo para que sus vecinos se enteraran de su situación.

Y precisamente sobre los comentarios y rumores que se generaron alrededor del tema, fue que la familia de la joven presuntamente abusada se enteró.

“Nos dimos cuenta por los rumores. Yo le pregunté a mi hija y ella dijo que la violó… la llevé a un centro de salud y de ahí me mandaron a la Policía para que denunciara el caso. En Medicina Legal dijeron que fue violada”, explicó V.C.R., mamá de la víctima.

Estaba en San Marcos

Desde la noche de este miércoles, en la comunidad donde habitan las supuestas víctimas, los ánimos han estado caldeados.

Y no es para menos, en la misma zona habita el presunto violador con su pareja, una joven que en mayo de este año arriba apenas a los 16 años.

Se conoció que familiares de los supuestos afectados, en un momento de desesperación al observar la indiferencia de las autoridades, lo buscaron y lo capturaron.

Pero la familia de la joven con quien habita el sospechoso intervino, por tal razón lo liberaron.

No obstante, ayer por la tarde, en un sector de la comunidad Fátima en San Marcos, la Policía lo capturó. El sospechoso estaba en casa de un familiar, acostado y viendo televisión.

Al llegar los agentes, abandonó la habitación y salió a su encuentro. Los oficiales, sin necesidad de recurrir a la fuerza, lo arrestaron y lo montaron a la tina de una patrulla.

Antes de ser trasladado a la delegación policial de Jinotepe, Calero García aseguró que demostraría su inocencia. “Voy a salir de esto, porque el que no la debe, no la teme”, aseguró.

El arresto de Calero García sorprendió a los miembros de su familia, quienes aseguraron que desconocían los señalamientos en su contra. “No sé directamente por qué lo detienen, él vino hasta hoy a la casa y no contó nada . Me sorprendió que vino la Policía y me preguntaron por él”, expresó Lilliam Calero, de 53 años.

Lilliam Calero es madre del sospechoso y manifestó que desconoce si este actualmente trabaja o estudia. Al ser consultada si posee antecedentes penales, respondió que una vez una vecina lo señaló de haber violado a un chavalito, pero que el caso no prosperó por falta de pruebas.

Esa acusación la hicieron cuando el presunto violador era menor de edad, hace unos 12 años. En la comunidad donde se registraron los hechos, le atribuyen al investigado otros delitos similares, que aún no han sido denunciados ante las autoridades.

 

Infografía Luis González
Infografía Luis González

 

 

 

 

Acusado debe pagar por abuso
Managua

Francely Navarro H. y Yaosca Reyes Centeno

Juan Carlos Arce, abogado y director de programas Institucionales del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), comenta que en los últimos dos años este centro no ha recibido denuncias de menores de edad con discapacidad que hayan sido víctimas de violencia sexual.

Pero, sí han registrado violaciones a mujeres adultas con algunas discapacidades, como es el caso de la víctima violada en una comunidad rural, en Dolores, Carazo. “En el caso de estas víctimas, es más difícil denunciar, porque la misma víctima puede tener problemas para hablar.

Si le es difícil acusar a las personas que no tienen discapacidades, cuánto más le debe costar a una persona en sus condiciones especiales. Es más difícil acudir a la ruta de la justicia en estos casos”, dice Arce.

Señala que como Cenidh creen que el Gobierno está lejos de garantizar los canales adecuados de acceso a la justicia. “Deben invertirse más recursos para poder garantizar a las personas una vida libre de violencia”, refiere el experto del Cenidh.

El abogado y notario Jonathan Alberto Mejía Valle, en torno a esta doble violación en Carazo, aporta que la tipificación que recibe es violación agravada y violación a menores de 14 años.

“Tenemos a un niño de 8 años y a una mujer de 23 que padece un problema de aprendizaje y comunicación, la pena por el tipo de agresión que vivieron ambos puede ser entre 15 y más años”, determina.

Enfatiza que el proceso a seguir ahora que ya el abusador fue detenido, tiene los siguientes pasos: “Pasará al Ministerio Público, para que luego lo procesen y realicen su audiencia. Cabe destacar que Auxilio Judicial puede ponerlo a la orden del juez estando en Carazo, donde se dieron los hechos. Aunque lo conveniente es que venga a Managua, donde hay un juez especializado en Violencia”, resalta Mejía Valle.

 

Expertos señalan que ante todo se debe proteger la integridad física y emocional de la niñez y personas con discapacidad. Manuel Esquivel
Expertos señalan que ante todo se debe proteger la integridad física y emocional de la niñez y personas con discapacidad.
Manuel Esquivel

 

Niñez es vulnerable en casa
Managua

Francely Navarro y Yaosca Reyes Centeno

El caso de abuso sexual ocurrido en Carazo, donde una mujer de 23 años con problemas de aprendizaje y comunicación, y un niño de 8 fueron violados, demuestra que Nicaragua no es un país tan seguro como se vende en los spots publicitarios.

Según Bismarck Siero, sociólogo y director de Fundación Sielo, aún se vive en un patriarcado y discriminación desmedida, “se margina a la mujer, y en este caso, peor, porque la agredida tiene una discapacidad, se discrimina al menor por vulnerable”, refiere.

En estas situaciones de tantos abusos a la integridad física y psicológica de niños y personas con discapacidad recomienda absoluta prevención. “Los padres o tutores deben estar pendientes de las personas que se acercan a sus hijos o familiares indefensos.

“El abusador y violador, no actúa de imprevisto, él estudia el terreno, se dedica a ganarse la confianza de sus víctimas con regalos y halagos, entonces tomen nota: alerta roja cuando un desconocido muestra interés sin sentido por los niños y personas con discapacidad”.

Siero, también indica que no debe confiarse plenamente en familiares, amigos o vecinos, “en ocasiones, estas personas con vidas tranquilas, son las más peligrosas y malintencionadas, siempre recuerden esto: el abusador y violador ya trae el mal en su interior. Difícilmente se va a curar si lo meten preso, al salir, seguirá cometiendo sus fechorías, es incorregible”, advierte.

15 casos por día

Paulo Sassaroa, representante adjunto de Unicef Nicaragua, muestra su preocupación y la de esta institución por los casos frecuentes de abusos sexuales en el país. Comenta que con base en datos recopilados del Instituto de Medicina Legal (IML) entre 2013 y 2015 se registraron 15,584 casos de abusos sexuales a niñas y adolescentes menores de 17 años.

“Si usted saca cuenta de la frecuencia del número de casos por este período de tres años, tenemos como resultado un promedio de 15 casos de abusos sexuales a menores por día en el país.

Y esto solo son los casos reportados por el Instituto de Medicina Legal, pero hay muchos casos que no llegan a denunciarse, por distintas razones”, puntualiza Sassaroa.

Explica que una de las principales razones de la resistencia de las familias a denunciar los abusos es el temor a la desestabilización del núcleo familiar. Pero Sassaroa señala que la falta de denuncia genera una deficiencia en el tema de la prevención.

 

“Estas personas necesitarán un tratamiento psicoterapéutico que les ayude a aumentar su autoestima, liberar sentimientos de culpa, propiciar el autocuido y la certeza de que lo vivido no es algo normal, por tanto no deben permitirlo nunca más”.
Róger Alfredo Martínez, psicólogo clínico
Róger Alfredo Martínez, psicólogo clínico

 

 51 violaciones se registraron en Carazo en el 2016, según datos de la Policía Nacional. Foto Manuel Esquivel
51
violaciones se registraron en Carazo en el 2016, según datos de la Policía Nacional. Foto Manuel Esquivel

 

 

 

 

...

Notas Relacionadas