Un trabajo de valientes

Algunos acarreadores dicen que no les importan las consecuencias de este pesado trabajo

Estos acarreadores aseguran que su temporada alta es en diciembre, cuando más personas visitan el mercado Oriental. HOY/FOTO: Manuel Esquivel

HOY

Hace aproximadamente siete años, don Juan Antonio López, quien trabaja como acarreador en el mercado Oriental, fue operado de una hernia en su ombligo, por cargar sacos con 100 libras.

A pesar que el médico le indicó que debía buscar otro tipo de trabajo por su condición, decidió seguir. Hasta el momento, es uno de los acarreadores más populares en este centro de compras.

López, de 55 años, abandonó su ciudad natal Ocotal en 1986, y se traslado a Managua a buscar un mejor estilo de vida. Trabajó algunos meses para una empresa, pero después optó por irse al Oriental, ya que varios amigos le comentaron de lo bien que se ganaba como acarreador.

“Hace 32 años no había tanta competencia, recuerdo que empecé cargando pequeños bultos, poco a poco, mientras mi cuerpo se adaptaba, incrementaba el peso, me montaba canastos, o lo que saliera, hasta hace poco lo empezamos a hacer con carretillas”, cuenta .

El tiempo ayudó a don Juan a encontrar clientes y buenos amigos. Relata que algunos se preocuparon cuando se dieron cuenta de su operación. Y aplaudieron su valiente regreso.

“Yo no podría dejar de trabajar en este mercado, me he esforzado demasiado por ganarme un lugar especial en este lugar, es verdad que es complicado, doloroso, cansado, pero es lo que me gusta, creo que cada una de las personas que estamos trabajando en el Oriental se acostumbra a este tipo de vida, además es lo que hay”, refiere don Juan.

Sacrificio

Algunos soportan además de la carga los insultos de los clientes y pobladores cuando transitan por pasillos angostos. HOY/FOTO: Manuel Esquivel

Un acarreador en el mercado Oriental necesita tener mucha fuerza física, amabilidad, disposición y honestidad.
Según don Juan, aunque pareciera fácil contar con esas características, no lo es.

“Las personas tienen que confiar para montar sus mercaderías en las carretillas, la mercadería de los comerciantes debe llegar completa a su destino, los 20 sacos de cebolla, cada uno de 50 libras, deben llegar intactos, cada uno debe de conocer los caminos de este mercado, para no tener problemas con la gente, no caer en pleito o vulgaridades”, cuenta el acarreador.

Alexander Mejía, de 22 años, cuenta que su trabajo como acarreador empezó a sus 12 años, después del colegio, se dirigía al tramo de su mamá para cambiarse de ropa, y de inmediato comenzaba su labor. Al día se ganaba hasta 250 córdobas.

“Yo observaba al resto y me sentía un niño fuerte para también hacerlo, agarraba la carretilla de mi mamá, y montaba sacos pequeños, conforme fui creciendo más me atrevía, actualmente monto en la carretillas grandes cajas y sacos de hasta 80 libras, termino mis días agotado, pero no me importa, porque es una forma honrada de trabajar”, señala en joven.

HOY/FOTO: Manuel Esquivel

La mayoría de acarreadores empiezan su labor a las 4 de la mañana, esperan a los comerciantes en las terminales de buses.

Otros prefieren llegar hasta las seis de la mañana, “para descansar un poco”, manifiesta Maynor Ampié, acarreador.
Ampié tiene 30 años, habita en el barrio Laureles Sur, Distrito Siete de Managua, dice que todos los días se va a su casa a las 4 de la tarde, porque no le gusta exponer su cuerpo tanto tiempo.

“Este trabajo es cansado, no es nada fácil hacer hasta diez viajes al día guiñando un carretón lleno de sacos, leña, cajas, cajillas, entre otras cosas. Yo prefiero venir e irme a una hora prudente, así lleve a mi casa unos 300 córdobas, pero no me parece sabio practicar tanto tiempo está labor, yo estoy por la necesidad, pero en muchas ocasiones he dejado ir viajes porque me duele mi espalda, mis brazos, mis piernas, todo el cuerpo”, alega Ampié.

Algunos lo hemos hecho por necesidad, otros porque nos gusta, ganamos lo suficiente para mantener a nuestras familias, nos alimentamos bien para tener fuerza, hacemos que este sacrificio valga la pena”.
Geovany Sánchez, acarreador
Geovany Sánchez, acarreador

...

Notas Relacionadas