Cinco detenidos luego de segunda balacera ocurrida en León

Tres policías heridos estables y un delincuente en estado reservado. Autoridades siguen herméticas sobre balaceras ocurridas en León

León y Managua

Las comunidades de Poneloya, León, Quezalguaque, Posoltega y Chichigalpa en el occidente del país están siendo recorridas por numerosas patrullas para dar con el paradero del presunto responsable de una balacera en la hirió a tres oficiales de la Policía de León, la madrugada del sábado, en la gasolinera ubicada en la salida León-Managua.

Como resultado de los operativos que han realizado miembros de la Dirección de Operaciones Especiales Policiales (DOEP) y agentes de Inteligencia de la Policía de León y Managua, en el sector del puente Palermo, comunidad La Gallina, carretera León-Poneloya, la mañana del domingo, se enfrentaron a balazos con dos sujetos involucrados en la balacera del sábado.

Según testigos que presenciaron el enfrentamiento, la madrugada del domingo, Darwin Centeno, de 23 años, y el autor intelectual de disparar a los tres oficiales la madrugada del sábado, identificado como Reynaldo José Zavala García, de 26 años, se ocultaban en una casa, ubicada en el sector de la comunidad Palermo, del kilómetro 104, 800 metros al norte.

En el operativo, Darwin Centeno recibió un disparo que le penetró en el pulmón derecho y fue trasladado al Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello (Heodra), en León. Su estado de salud es reservado. Mientras que Reynaldo José Zavala García, sigue prófugo.

Investigados

Según Rosa Emilia Osorio Mora, de 67 años, y su esposo Eligio Leiva, de 65 años, fueron sorprendidos y “encañonados” por oficiales de la Policía Nacional, la madrugada del domingo, donde también les exigían que revelaran dónde se encontraban los “delincuentes”.

Agregó que se llevaron detenida a su hija Cristina Leiva Osorio, de 42 años, propietaria de la vivienda donde se encontraban escondidos los hechores y también fueron detenidos sus nietos José Antonio Centeno, de 17 años y Jonathan Leiva, de 22 años.
Antonio Centeno, de 45 años, padre de estos dos últimos también fue detenido, al igual que su hermano Darwin Centeno, de 23 años, herido en el operativo.

“Pasamos un drama muy horrible que no deseo acordarme, mi familia estaba dormida cuando de repente (entraron) los policías con pistolas (y las pusieron) en nuestras espaldas. Me decían que le dijera cuál era la casa de Toño Centeno, y comenzaron a hacer el relajo, les dije que no tenía asesinos ni ladrones ante Dios, no sabíamos que esos hombres se habían metido en esa casa y fue ahí donde se originó el tiroteo”, dijo Rosa Emilia Osorio Mora.

En esta vivienda se escondían Darwin Centeno, de 23 años y Reynaldo José Zavala García, de 26 años ambos implicados en los tiroteos de León. Eddy LOPEZ
En esta vivienda se escondían Darwin Centeno, de 23 años y Reynaldo José Zavala García, de 26 años ambos implicados en los tiroteos de León.
Eddy LOPEZ

Terror

Eligio Leiva, de 65 años y que asegura fue militar, dijo que cuando iba con su hija al trabajo, los policías lo encañonaron para que les dijera dónde estaban los “hombres”.
“Me detuvieron un rato, me pusieron un AK en las costillas, las camionetas llenas de policías entraron arrancando los alambres y empezó la balacera”, relata Leiva.

A la fecha, la institución continúa hermética sobre el caso. El comisionado mayor César Cuadra, de la Dirección de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, manifestó que en su momento se pronunciarán y que el caso continúa bajo investigación.

Publicaciones en medios oficialistas informaron este fin de semana que los oficiales resultaron heridos durante un operativo “contra la delincuencia común en la ciudad de León”.

Según familiares de los tres oficiales heridos, se encuentran estables, dos están en el Hospital Carlos Roberto Huembes y el otro en el hospital de León.
El suboficial Luis Manuel Romero recibió una bala en el brazo izquierdo; el oficial Oscar Santana Castillo tiene un disparo en el abdomen y el oficial Harrison Ruiz recibió un balazo en el tórax.

Fuentes ligadas a la investigación no descartaron más detenciones y la captura del cabecilla que podría confirmarse en las próximas horas.

Infografía Luis González
Infografía Luis González

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más delincuentes y mejores organizados
Managua Yaosca Reyes Centeno

Elvira Cuadra, experta en Seguridad pública, considera que los tiroteos contra agentes policiales responde más a un mayor número de casos delincuenciales que a una falta de obediencia social.

“Este tipo de situaciones o acontecimientos están relacionados con los cambios que está experimentando la delincuencia en criminalidad en Nicaragua, pero también en toda Centroamérica”, dice Cuadra.

Refiere que ahora hay que tomar en cuenta que además del incremento de casos, hay una voluntad, una disposición o resistencia a la Policía.

“Las condiciones de seguridad y de violencia cambian en el tiempo, es por eso que la Policía tiene que replantearse cómo va a definir sus planes, sus campañas de prevención , etc., por que estos grupos se organizan cada vez mejor y en mayor número”, señala Cuadra.

Roberto Cajina, experto en seguridad pública, señala: “La Policía no ha sido muy abierta con la información… La lógica operativa de este caso no es clara. Es muy difícil, por ahora, poder precisar qué fue lo que en realidad ocurrió”. Cajina expresa que provisionalmente se puede pensar que hubo debilidades tácticas de la Policía para neutralizar a esos delincuentes.

 

“Pasamos un drama muy horrible que no deseo acordarme, mi familia estaba dormida cuando de repente (entraron) los policías con pistolas (y las pusieron) en nuestras espaldas. No sabíamos nada”.
Rosa Emilia Osorio Mora, lugareña comunidad Palermo
Rosa Emilia Osorio Mora, lugareña comunidad Palermo

 

“Me detuvieron un rato, me pusieron un arma AK en las costillas, nos gritaban, todos en las camionetas llenas de policías. Después se bajaron, entraron arrancando los alambres y empezó la balacera”.
Eligio Leiva, lugareño comunidad Palermo.
Eligio Leiva, lugareño comunidad Palermo.

 

PRÓFUGO
En la búsqueda y captura de Reynaldo José Zavala participan varias especialidades de la Policía Nacional.

El número de oficiales exactos se desconoce, pero se maneja que son más de 30. El domingo que faltó poco para su detención participaron solo de la Dirección de Operaciones Especiales 20 agentes que se movilizan en dos camionetas.

Al prófugo las autoridades lo buscan en las comunidades de Troilo, en el departamento de León y el sector de la salida a Chichigalpa, Chinandega.

Una fuente policial, cuyo trabajo es capturar a personas con cuentas pendientes con la Ley, explicó que la búsqueda del “pistolero” es una prioridad y que en este tipo de casos lo que hacen es ubicar las propiedades de los amigos y familiares que puedan ocultarlo.

Una vez que lo ubican investigan el tamaño del inmueble, así como las rutas de escape que podría tomar. INVESTIGAN también si en el área que está hay perros, muros y cercos. Y en este caso, lo importante es que no abandone el país.

 

Pistolero pagaba por protección
LEÓN EDDY LÓPEZ

Según informaciones de la Policía de León, Reynaldo José Zavala García, de 26 años, señalado de los disparos en las dos balaceras del fin de semana, tiene cuentas pendientes con la Ley.

En el 2016 baleó a otros policías en El Salvador, luego tuvo problemas en Costa Rica, y una vez estando en Nicaragua, se dedicó a reclutar jóvenes para organizar una banda y dedicarse al narcotráfico y crimen organizado.

De pequeño se crió en la comunidad Palermo, tras fallecer su madre se fue a vivir con su abuela en la comunidad La Gallina, ubicada en la carretera de León-Poneloya.

“Ese tipo es peligroso, lo busca la Policía salvadoreña, se ha enfrentado tres veces con la Policía, y en su comunidad les daba regalías (dinero) a los pobladores con el objetivo que lo protegieran”, dijo una fuente policial.

Zavala García es el autor de los disparos en las dos balaceras del fin de semana. El sábado se encontraba junto con Darwin Centeno, de 23 años, y un tercer sujeto desconocido.

Centeno la mañana del domingo recibió un disparo que le penetró en el pulmón derecho cuando fue encontrado por una patrulla. Fue trasladado al Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello (Heodra), en León; su estado es reservado.

 

“A quemarropa”
26 de enero del 2017: En el barrio San Luis, de Managua, murieron dos policías y un delincuente, exagente de la Policía Nacional. En el tiroteo también resultó herido de gravedad un efectivo policial más. Los agentes muertos fueron Julio César Narváez y Howard Antonio Urbina.

3 de diciembre del 2017: El agente de Tránsito de la Policía Nacional, Edwin José García Varela, de 26 años, murió un día después de haber recibido un disparo en el abdomen. Versiones policiales apuntan que tres sujetos tenían a una víctima neutralizada, y el oficial quiso intervenir en su ayuda. Todo esto ocurrió alrededor de las 5:40 p.m. en Santo Tomás del Nance, Chinandega.

En 2016: Tres oficiales murieron en el cumplimiento de sus funciones. El suboficial Gabriel Martínez murió el 24 de enero en una emboscada a una patrulla en San José de Bocay, en el departamento de Jinotega. El comisionado mayor Buenaventura Miranda fue asesinado el 27 de julio frente a su casa en el barrio Santa Isabel, en Boaco. El comisionado René Martínez falleció el 7 de octubre en un intercambio de disparos en un robo con intimidación en La Trinidad, Estelí.

 

...

Notas Relacionadas