Preescolar Los Pollitos necesita mejoras en su infraestructura

El polvo es uno de los problemas que afecta al centro

escuela, daños, polvo, niños, preescolar, león subtiava

El mal estado del centro es una de las quejas de los padres de familia, ya que entra polvo y los niños se enferman. HOY / Eddy López

HOY / León

El deterioro de las instalaciones del preescolar Los Pollitos es evidente: las persianas están quebradas, el techo está en mal estado, el cielo raso no existe y los pupitres algunos están incompletos. Los padres de familia de los menores que asisten al centro, ubicado al suroeste del barrio Sutiaba, en León, se encuentran inconformes con las autoridades de Ministerio de Educación (Mined) debido a esta situación.

Por eso, la mañana de ayer unas 30 madres denunciaron que ya no aguantan las tolvaneras que se originan en el patio del preescolar, afectando a los menores.

Balbina del Carmen Ramírez, de 27 años, madre de familia, solicitó al Gobierno que se mejore la infraestructura de centro escolar, que está ubicado en el reparto Ronald Sandino, Sutiaba.

“Queremos pedirle ayuda a la Chayo (Rosario) Murillo y a nuestro presidente Daniel Ortega, que nos ayude con alguna donación, las tolvaneras ya no se aguantan, los niños andan con tos y gripe, algunos no han venido porque andan enfermos”, dijo Ramírez.

Además, exigen a las autoridades educativas que instalen juegos infantiles para que los niños salgan a divertirse a la hora de recreo.

“Queremos que las autoridades del Ministerio de Educación instalen chinitos para que los niños jueguen. Este polvazal ya no se aguanta, tenemos dos años con este problema”, expresó Darling Gutiérrez, de 20 años, quien tiene a su hijo en el centro.

Según Xiomara Sánchez, delegada del Ministerio de Educación (Mined) en León, el pasado lunes 5 de enero dijo que tienen un plan para mejorar los centros escolares en todo el departamento de León, pero no especificó cuáles serán los beneficiados con las obras de mejoras.

Denuncia

Las madres de familia también manifestaron que entre todos recolectaron un dinero para cercar el centro con alambre de púas y que esto ha sido motivo de discordia con algunos líderes, quienes se niegan a que cerquen el preescolar.

“Tenemos un problema con el alambrado, el problema es que aquí vienen a jugar otros jóvenes y dicen que se van a ponchar los balones, pero los niños a veces se salen del centro, propensos a ser atropellados”, dijo Cecilia Rodríguez, de 50 años, quien tiene a dos nietos en el centro estudiantil.

 

...

Notas Relacionadas