Payaso malvado que violó a hija de 11 años podría recibir pena máxima

Las reiteradas violaciones a la hija de parte del sujeto ocurrieron cuando la niña se fue a vivir a la casa de este

HOY

Un payaso y animador no rio, más bien lloró cuando pidió clemencia ante un juez que lo declaró culpable de haber violado a su propia hija de 11 años de edad en el 2014, en un barrio de Managua.

El acusado, de iniciales J.D.F.P., fue declarado culpable de violación agravada por el juez Tercero Especializado en Violencia de la capital, Edén Aguilar Castro.

El abusador sexual, quien dijo que trabajaba como payaso y animador —con niños con discapacidad—, aseguró que nunca le hizo daño a su hija.

“Cuando mi hija llegó a vivir conmigo en el 2014, inmediatamente le acondicionamos un espacio, le pedí a mi suegra, ella es la dueña de la casa, le pedí permiso de que la niña se quedara ahí y habitó en el último cuarto con mi suegra”, dijo el padre de la víctima.

Antes de que el juez diera a conocer su fallo, el acusado oró y lloró por varios minutos. Después recibió la noticia de parte del judicial que lo declaraba culpable de violación agravada a su hija. HOY/Alejandro Flores

El acusado aseguró que nunca ha tenido problemas con la ley, “hasta este problema que se ha presentado. Yo pido a su señoría con esa sabiduría de Dios, creo que Dios le ha dado a usted, pueda ver en realidad el trasfondo del asunto; pueda ver en realidad más allá de lo que se está diciendo, nunca he sido partícipe, ni siquiera ver que se le haga daño a un niño, cómo voy hacerle daño a mis propios hijos”, expresó el acusado.

Pero el juez Aguilar, en su fallo, explicó que las pruebas de la Fiscalía fueron suficientes para ubicar al acusado en el escenario de los hechos y el tiempo en que ocurrieron los mismos.

“Con la prueba científica (el dictamen forense y psicológico) y la perspectiva sensorial de esta autoridad judicial, declaro culpable al acusado por lo que hace a la violación agravada en perjuicio de la menor (de 11 años de edad)”. Edén Aguilar Castro Juez Especializado en Violencia

LOS HECHOS

Según la Fiscalía, el calvario de la niña empezó cuando esta se fue a vivir a la casa de su padre en junio de 2014.

El sujeto, quien es padre biológico de la víctima, se encontraba separado de la madre de la niña y accedió a que esta fuese a vivir a su casa, ubicada en un barrio de Managua.

Desde que la niña llegó a la casa de su progenitor, este en horas de la medianoche llegaba al cuarto donde dormía la menor, la despertaba y le tocaba las partes íntimas, también le daba besos.

Para evitar que su padre la siguiera tocando, la niña dormía con su hermano menor; sin embargo, el acusado de agosto a noviembre de 2014 llegaba al cuarto de su hija, la despertaba y la llevaba a un lugar de la casa que servía como bodega, donde la obligaba a que le hiciera el sexo oral. También intentó penetrar a la niña, pero no consumó el acto.

La madre de la menor conoció de los hechos cuando un día fue al colegio y las profesoras le comunicaron que la víctima solo vivía llorando. Después fue a denunciar el caso ante la Policía.

El fiscal Roberto Fúnez dijo que quedaron plenamente probados y demostrados los hechos reiterados que el acusado realizó a la víctima, atentando contra su integridad sexual, desde temprana edad.

El abogado Oswaldo Arróliga alegó que quedará a conciencia de las personas si ese delito (violación agravada) se cometió o no, debido a que en juicio no hubo certeza de los supuestos abusos sexuales.

Debate de la pena

15 años de prisión (pena máxima) está pidiendo la Fiscalía contra el acusado.

12 años de encierro (pena mínima) solicitó la defensa del abusador sexual.

...

Notas Relacionadas