Portada_Super_Banner_P_Section_1

Niño antes de morir dejó listo su uniforme para asistir a clases

Esto fue lo que le dijo el niño antes de morir en la sala de emergencia del hospital a su progenitora

Abuela paterna del niño Everth Portillo Obregón llora frente al sitio donde fue atropellado el menor. HOY/ Juan Carlos Tijerino

Managua/ HOY

No se nace listo para morir y a sus seis años Everth Portillo Obregón seguramente no lo estaba.

El pequeño horas antes de expirar en el recién inaugurado Hospital Occidental de Managua Fernando Vélez Paiz, alistó su uniforme para asistir hoy a clases.

El lunes, su experiencia en el colegio le fue tan satisfactoria, que en su casa no hablaba de otra cosa que no fuera del colegio.

Y precisamente sobre ese tema hablaba con su madre, Priscila Marbelly Obregón, cuando ambos se dirigieron a una pulpería cercana a su casa a comprar unos ingredientes para cenar cerdo con yuca.

Versiones aún no confirmadas por las autoridades indican que madre e hijo caminaron alrededor de 600 metros antes de la fatalidad.

Infografía hecha por: Luis Gutiérrez

Cuando estaban frente al negocio adonde se dirigían, el niño cruzó la calle para hacer las compras. Su mamá decidió esperarlo el extremo de la carretera.

Mientras el niño esperaba a que la atendieran, un vendedor de pan, identificado como Gustavo Evenor Galo, de 46 años, hacía una entrega.

Al completar el pedido, Galo abordó su vehículo, un microbús con capacidad para 12 personas y retrocedió en sentido de este a oeste.

Al hacerlo, no se percató que el pequeño Everth Alexander Portillo Obregón cruzaba la calle y lo impactó. Del golpe, el niño cayó de un costado y el vehículo pasó sobre él.

Pobladores del sector al observar lo ocurrido, auxiliaron a la víctima que prácticamente estaba debajo del vehículo.

Lo que ocurrió después fue que la progenitora del niño abordó la camioneta de un vecino que ofreció llevarla al hospital.

Al llegar a la sala de emergencias del centro hospitalario falleció, pero antes la víctima alcanzó a decirle que la amaba.

HOY/ Juan Carlos Tijerino

Llanto

Se conoció que al ocurrir el hecho, el panadero habría intentado escapar, pero como un grupo de niños jugaba futbol en la calle, se lo impidieron.

“El hombre lloraba y decía que no lo había visto, pero después comenzó a decir que no era su culpa, que el niño se había cruzado la calle imprudentemente”, explicó Maritza Albarenga, vecina del sector.

Albarenga precisó que minutos después debió intervenir porque entre familiares de la víctima y el ayudante del panadero se suscitó un roce que estuvo cerca de llegar a los golpes.

“El ayudante del conductor quiso entrometerse y me metí para evitar que ocurriera un enfrentamiento. En ese momento la familia del niño estaba dolida por lo ocurrido y el ambiente estaba caldeado, por eso les dije que se calmaran y esperaran a que llegaran las autoridades”, aseguró la vecina.

Tristeza total

En el Colegio Juan Bautista Arríen, donde cursaba el primer grado la víctima, la comunidad educativa se declaró seriamente afectada emocionalmente. En ese mismo centro trabaja su abuela paterna.

Este martes en la mañana un grupo de trabajadores de la Alcaldía de Ciudad Sandino llegó a la vivienda donde habitaba la víctima e instaló varios toldos, y los vecinos llegaron a ofrecer solidaridad y disposición ante lo ocurrido.

Se conoció que Priscila Marbelly Obregón trabaja vendiendo reposterías de forma ambulante en Bello Amanecer.

En tanto su papá, Juan Mejía Rayo, está de subsidio. Hace algunas semanas contrajo una enfermedad mientras laboraba, por tal razón permanece reposando en la vivienda.

Al cierre de esta nota las autoridades no se habían pronunciado sobre el caso.

No obstante, en su alocución del mediodía Rosario Murillo, vicepresidenta designada por el Consejo Supremo Electoral, dijo que “un niño, un bebecito de 3 años fallecido por accidente de tránsito en el barrio Bello Amanecer, Ciudad Sandino. Se cruzó de forma imprudente. Nuestra solidaridad a sus padres, José Portillo Rayo, de 26 años, y Priscila Marbelly Obregón, de 31. Hoy van a ser sus funerales en el Cementerio de Ciudad Sandino”.

Hijos siempre de la mano

El  experto en temas de seguridad Francisco Bautista Lara refiere que la accidentalidad en Nicaragua debe combatirse ideando mecanismos de educación vial, a través del Ministerio de Educación, universidades y otros organismos.

En torno a las tragedias en las que están involucrados niños, asegura que es lamentable, pero la solución es educarlos y enseñarles que “la carretera, la calle es peligrosa”, por tanto “hay que tener cuidado”. Asimismo, destaca que los padres tienen la responsabilidad de acompañarles siempre, nunca dejarlos solos.

“Que la justicia del hombre o la divina se encargue de hacer que lo pague. Esto no se va a quedar así, no va a quedar impune”.
Ligia Rayo, abuela paterna del niño
Ligia Rayo, abuela paterna del niño
Muertes prematuras

03 de enero:

El niño Erick Figueroa Maltés, de tres años de edad, pierde la vida al ser atropellado por una camioneta en la calle, San Juan del Sur de la ciudad de Granada. La camioneta implicada —placa GR 3756— era conducida por Julio César Somarriba Arias, de 72 años. Según los vecinos del niño fallecido, Somarriba Arias manejaba a exceso de velocidad y en estado de ebriedad. El menor jugaba con otros niños del barrio.

11 de enero:

En el barrio Francisco Meza de Managua, el pequeño Santiago Danilo Méndez López, de 16 meses, fue arrollado por el microbús placa M 018 433, conducido por Wilfredo José Rivas, de 44 años. La versión oficial fue que el niño salió de repente en busca de una pelota, en el momento que el conductor abastecía la pulpería que funciona en la casa donde vivía la víctima. Rivas aseguró que no vio al niño.

Minutos antes del mediodía del martes 06 de febrero el cuerpo del niño Everth Portillo Obregón fue entregado a su mamá y demás familiares. HOY/ Yaosca Reyes Centeno
Toda la familia está dolida

Según cuenta Ligia Francela Rodríguez, cuñada de Priscila Obregón, madre del pequeño, nunca en la familia había ocurrido una tragedia así de impactante como esta.

“Esto es duro para todos. Verla a ella contar cómo sucedió todo, cómo el niño lo llevó en brazos hasta el hospital. Ella todavía está en shock, aún hace gestos de como chineaba a su hijo cuando murió en sus brazos. Es horrible que esto le haya pasado a un angelito de seis años”, dice Rodríguez.

Además, cuenta Rodríguez que precisamente ese lunes el niño tuvo su primer día de clases en segundo grado, en el Colegio Juan Bautista Arríen. Esa mañana, la mamá le tomó varias fotos con su uniforme escolar nuevo.

“Era un niño bien inteligente, porque con seis años ya estaba en segundo grado”, afirma la familiar. Otro de los momentos más duros para esta familia fue cuando tuvieron que hablar con el hermanito mayor del niño fallecido.

Como todos los días, el otro menor llegó a la casa por la noche y preguntó: “Papá, ¿y mi hermano? ¿Dónde está mi hermano?”. Al contarle lo sucedido, este se soltó a llorar por quien además de hermanito, era su mejor amigo y compañero de juegos. Rodríguez dice que a ambos niños los criaron bastante unidos y que posiblemente esto lo afecte mucho.

Por su lado, la abuela paterna del menor, doña Ligia Rayo, después de explicar lo sucedido se arrodilló en el lugar donde cayó el niño y juró que la muerte de su nieto no quedaría impune.

“Que la justicia del hombre o la divina se encargará de hacer que lo pague”, gritaba entre sollozos

También mencionó que el propietario de la panadería donde laboraba el conductor implicado llegó a la escena del accidente el propio lunes y ofreció apoyar a la familia en los gastos del funeral, pero hasta ayer al mediodía no había hecho ningún aporte.

Rayo labora como docente en el colegio donde estudiaba el niño. Profesores y padres de sus compañeritos colaboraron para los gastos fúnebres.

Vecinos: horrorizados

En el barrio Bello Amanecer, Ciudad Sandino, los vecinos del niño Everth Alexander Portillo Obregón continúan consternados por su fatal deceso. De hecho, algunos familiares de la víctima aseguran que a la hora de la tragedia, fueron los mismos vecinos quienes impidieron que el conductor huyera del sitio.

“Varios niños que estaban jugando en la calle lograron detenerlo, le golpearon el vehículo para que este saliera y se hiciera responsable. Y uno de los vecinos hasta salió con un machete, buscando como enjaranarse, pero si no hubiera sido por ellos ese hombre se va”, explica Ligia Rodríguez, tía del menor. lo que vieron Maritza Albarenga, pobladora del barrio, cuenta que fueron momentos confusos.

Mucha gente no supo que se trataba de un niño hasta horas después del accidente y otros lograron conocer del hecho hasta hoy por la mañana. Albarenga, por su lado, asegura que ella sí presenció la dolorosa escena.

“Vi que la muchacha iba con el bebé en agonía, creí que lo habían macheteado porque llevaba sangre en la frente . Después me enteré que lo habían atropellado”, explicó Albarenga. Francisco Vargas, uno de los vecinos que presenció el accidente, dijo que el conductor manipulaba un celular poco antes del accidente.

El Periódico HOY buscó la opinión de la propietaria de la pulpería frente adonde ocurrió el hecho y esta aseguró no conocer al investigado, ni con quien trabaja.

 

...

Notas Relacionadas