Cristofer Rosales anuncia: “Voy a jugar con Eliezer Quezada”

En marzo de 2017, Rosales y Quezada hicieron uso de los diez asaltos que les otorgó el combate para edificar un capítulo chispeante, de aplausos de uno y otro lado.

Cristofer Rosales se apuntó una decisión dividida en el primer enfrentamiento con Quezada en marzo de 2017. HOY/ CARLOS VALLE

Cristofer Rosales no quiere que luego del 23 de febrero, día en que se enfrente por segunda vez a Eliezer Quezada, algunos fanáticos del boxeo salgan de la velada pensando que lo protegen a la hora de los fallos y tampoco desea escuchar frases como “fue un robo”, “debió ganar Quezada”.

Para eso se ha ordenado a sí mismo noquearlo, porque es la única manera en que el resultado se acepta en silencio, es cuando dar el fallo resulta nada más en un gesto protocolario, cuando ya el vencedor se anticipó a punta de golpes para erigir su nombre.

“Me conviene noquear, así no habría vuelta de hoja. Noquear se ha convertido en mi meta, en mi propósito. Cristofer Rosales no será un blanco fijo, voy a jugar con él, me desplazaré bastante, ganaré la pelea fácil”, señala el Látigo, quien pondrá en juego el título internacional de las 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

En marzo de 2017, Rosales y Quezada hicieron uso de los diez asaltos que les otorgó el combate para edificar un capítulo chispeante, de aplausos de uno y otro lado, pero en el presente el Látigo pretende que la segunda parte entre ambos sea de una sola cara, a su favor.

“No estaba bien”

“A él lo tienen como estilista, le voy a enseñar a desplazarse, descontrolarlo por completo. No le quito méritos a Quezada, es bastante técnico, pero en la primera pelea no iba al cien en mi preparación, sicológicamente estaba mal, tenía un problema en el estómago y con todo esto le gané. A estas alturas he subido de nivel, he hecho buenos combates en el extranjero y no habrá complicaciones”, afirma.

Al ser preguntado sobre las opiniones que señalan que en tal ocasión fue protegido en el fallo, Rosales no cree que fue así, reconoce que la pelea fue cerrada, algo que no estaba en sus cálculos, pero hubo un claro ganador y es él.

“Le conecté los golpes más contundentes, los acertaba, eso es lo que vieron los jueces. Quezada solo pasó en las cuerdas, eso me facilitó el gane, voy a dejar todo claro y así cerrar con las críticas”, añade Rosales. La revancha se realizará en un evento de la promotora Nicaboxing.

...

Notas Relacionadas