¡Todos a clases!

Más de diez mil colegios en todo el país abrieron hoy sus portones para iniciar un año escolar más.

César Alejandro Zeledón Martínez dejó hoy su cama a las 5:00 de la mañana, dos horas antes de lo habitual, porque debía bañarse, comer y estar puntual en la entrada de su colegio. “Es su primer día de escuela”, dice Kathya Martínez Jiménez, su madre.

Mochila al hombro y lonchera en mano, Zeledón Martínez forma parte de los más de 1.8 millones de estudiantes que, según información gubernamental, se matricularon para el año escolar que oficialmente inicia hoy.

Hace dos semanas, poco más de 1,500 centros —entre privados y subvencionados— comenzaron a funcionar. Según las autoridades del Ministerio de Educación (Mined), con la apertura de los centros estatales se activan 10 mil colegios para la formación inicial, básica y media en todo el país.

Nuevos hábitos

Zeledón Martínez, con tres años cumplidos, debe estar a las 6:30 en el portón del Colegio Pureza de María, de Villa Venezuela, en Managua, para enfrentarse a su primer día de preescolar. “Anoche estaba feliz. Espero mantenga el entusiasmo”, dice doña Katya.

La mamá asegura que la última semana hizo algunos ejercicios para acostumbrarlo a levantarse temprano. “Eso ha sido lo más duro”, asegura. La pedagoga infantil Karla Patricia Peña advierte que el inicio de la experiencia escolar trae consigo una serie de cambios de hábitos que los niños deben asimilar. “Es por supuesto un proceso”, explica la especialista.

Peña recomienda que para esta nueva etapa, hay que alertarlos de las nuevas responsabilidades, una de ellas es precisamente levantarse más temprano. “Debemos introducirlo en el aprendizaje, los nuevos amigos, otro ambiente y sobre todo la independencia”, sugiere .

1.8
millones de estudiantes proyectó ingresar a las aulas el Mined. El Gobierno dice que la cifra fue superada.

El 2018

Pero los retos no son solo para los estudiantes. “Este año es clave”, asegura Alex Bonilla, especialista en temas de educación del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp). Según Bonilla, el sistema educativo nicaragüense debe mostrar los primeros frutos del plan de trabajo iniciado en 2017, con metas específicas para 2021.

“El problema es que será difícil medirlo, porque el Gobierno no ha compartido ese plan oficialmente”, asegura, aunque a su criterio, la primera tarea es elevar la calidad del aprendizaje con el uso de nuevas tecnologías. “Hay zonas, como las rurales, donde la infraestructura tecnológica es todavía nula”, lamenta.

Lo mismo cree el profesor Jorge Mendoza, del Foro de Educación y Desarrollo Humano (FEDH). “Hay expectativa y muchas tareas difíciles”, reitera. Mendoza agrega que al tema del aprendizaje con nuevas tecnologías, cuyo énfasis este año será la secundaria, hay que sumarle los retos de la enseñanza del idioma inglés en primaria, desde tercer grado a partir de hoy.

“No sabemos si esto del inglés está bien articulado o si tenemos los maestros capacitados, todavía no logramos buenos resultados en comprensión lectora del idioma español, por ejemplo”, argumenta.

estudiantes, examen, reparación, colegio santa clara, jorge mendoza
Más de un millón de estudiantes hoy están en las aulas de clases. HOY/Foto: Archivo

Listos para la “secu” y más

La mochila que a Antony Paul Vega Cabrera le compraron cuenta con un depósito para llevar entre sus cuadernos, una computadora. Su abuelita, Antonia Estebana Jirón, responsable de su crianza y educación, le ha dicho que este año puede usar su tableta Huawei de siete pulgadas para estudiar. “Solo tiene que cuidarla”, le recomienda.

Antony tiene 13 años y hoy asiste a su primer día de clases en el primer año de secundaria, en el Colegio San Ignacio, ubicado en la Pista a Sabana Grande, Managua. Él no ve la tableta como un instrumento de estudio aún, las veces que la ha ocupado es para videojuegos, aunque piensa que de seguro le será útil en clases.

Tanto Bonilla como Mendoza coinciden en el hecho de que hay mucha tecnología en manos de los chavalos, el desafío es que el sistema educativo pueda articular una estrategia efectiva para vincularla al aprendizaje y que no solo quede en el entretenimiento en casa. “La pregunta es si el maestro contará con el equipo o las habilidades para desarrollar el aprendizaje”, cuestiona Bonilla.

Sobre el inglés, Antony dice que estuvo yendo a clases en vacaciones para “ir filoso”.
“Yo le digo que tiene que aprovechar ahora que uno puede”, agrega doña Antonia Estebana. –¿Estás preparado para la secundaria? —le preguntamos a Antony. “Sí. No le tengo miedo”, contesta aplomo.

Datos
La población proyectada: 874 mil 188 estudiantes se matricularían para ingresar a primaria.
387 mil 463 estudiantes se matricularían para ingresar a secundaria.
277 mil 616 niños se matricularían en preescolar para los tres años del ciclo de formación inicial.
3 mil 199 estudiantes ingresarían a centros y formación de educación especial.
16 mil estudiantes se matricularían para los diferentes programa de alfabetización.
279 mil 428 estudiantes ingresarían al sistema de educación de jóvenes y adultos.

A sobrevivir

Antony está consciente que la tecnología, el inglés o las matemáticas de la secundaria no son los únicos retos en el camino que emprende hoy, porque hay males del “ecosistema escolar” con los que deberá lidiar. “Me preocupa eso del bullying”, dice su abuela.

“Él es un niño todavía y ahí en secundaria hay unos grandulones”, advierte. “La recomendación es hablar con el muchacho siempre”, aconseja el psicólogo general Roberto Ordóñez, de la Asociación Nicaragüense para el Desarrollo de la Sicología (Andepsi). “Vigilancia permanente al niño y visitar regularmente el colegio”, añade el especialista.

Ordóñez también señala que es importante que los padres sepan que muchachos como Antony, que dejan atrás la primaria, enfrentan cambios más complejos que el del sistema educativo. “Entran a una edad difícil también”, dice el especialista.

En el caso de doña Kathya, lo que más le preocupa son los llantos del primer día. Sabe que César Alejandro “podrá sobrevivir”, pero no descarta que lo afecte “ver a otros niños sufrir”. Peña dice que desde que ejerce como pedagoga infantil es el episodio más común en días como hoy. “Ellos están apegados a la figura materna, es incómodo y hasta doloroso”, dice. ¿Cuál sería el mejor consejo? —le preguntamos. “Simple. Hay que dejarlos y punto”, refirió.

Un buen rendimiento escolar tiene, según los especialistas, como base dos cosas: descanso y alimentación. En el segundo caso, un niño de 3 a 6 años —que es la edad de ingreso al sistema educativo— debe consumir de mil a 4 mil calorías por día y dormir ocho horas.

El endocrinólogo y nutricionista Mario Enrique Vega dice que esa es una edad clave, porque el niño está desarrollando su sistema nervioso y además hay un crecimiento físico notable. “Leche, pan, cereales y fruta es la recomendación para el desayuno”, señala.

Vega llamó a los padres de familia a evitar que el muchacho asista a la escuela sin comer. “No pueden hacer periodos de ayuno, es más, deben tener seis momentos de alimentación, las tres comidas del día y tres meriendas en intermedios de cada tiempo”, dijo.

Sugirió que como muchos niños no gustan mucho de la leche, entonces el padre puede sustituirla por yogur o queso. “Para el almuerzo se debe pensar en proteínas, sirviendo pollo, carne y huevo”, agregó.

Escolares como Anthony, y hasta los 15 años, deben consumir de mil 600 a 2 mil 600 calorías. El especialista señala que en esta edad hay que tomar en cuenta el desarrollo hormonal.

“Son niños que entran a otra etapa y van a requerir de buena alimentación todo el día ”, advierte el nutricionista. “Mucha proteína y alimentos naturales. Hay que evitar las comidas chatarras, bebidas y batidos con exceso de azúcar”.

...

Notas Relacionadas