La circuncisión y la vida sexual

Esta es la realidad en torno al corte de la capa prepucial del pene en los hombres. ¿La circuncisión afecta la vida sexual? Siga leyendo este artículo.

HOY/Foto: Internet

HOY

Todos los libros de ciencias naturales puntualizan las características del órgano viril masculino. Destacan que está compuesto por el tronco; extendido desde la punta del pene hasta el lugar en donde se conecta el abdomen. El glande, conocido como la cabeza o la punta del pene. Propicia la expulsión del semen. El frenillo, ubicado justo debajo de la cabeza y tiene forma de una pequeña V. El escroto, “bolsa” de piel que contiene los testículos y cuelga debajo del pene. Finalmente el prepucio, capa de piel que cubre la cabeza (glande) y que durante la circuncisión es cortada.

Para Oscar Espino, urólogo y médico sexólogo, la circuncisión o postectomía, como se le nombra científicamente es “una operación antigua”, practicada en algunos países con fines religiosos.

Hoy día, en el ámbito médico, consiste en la “remoción parcial o total de la piel que cubre el glande del pene” y se realiza por variadas causas: la primera, según Espino, tiene que ver con un mal llamado fimosis y se detecta cuando el varón no puede retraer su capa prepucial al orinar o durante el acto sexual.

Indica que cuando esta afección no se corrige a tiempo, “se corre el riesgo de sufrir escoriaciones o heridas”.

La segunda causa que conlleva a la circuncisión es el “prepucio redundante”. Esto ocurre cuando la piel es muy grande y cubre completamente la cabeza del pene.

“A veces sobran tres o cuatro centímetros” y esto ocasiona que el glande permanezca húmedo. “La orina queda ahí y eso es área nutricia de infecciones urinarios y de todo tipo”, señala el sexólogo.

El tercer motivo de la postectomía es la presencia de un tumor o cáncer de pene. Como cuarta razón está la candiloma o verrugas genitales; en estos casos el médico retira el prepucio y esta intervención no conlleva riesgos si lo hace un profesional. “Se realiza con anestesia local, dura aproximadamente treinta minutos y luego para su casa”, dice Espino.

En el caso de los pacientes niños, el procedimiento es un poco más tardado, pues a estos hay que dormirlos. Así se evitarán movimientos o cortes peligrosos.

El especialista enfatiza que además de los métodos ciento por ciento seguros, hay escuelas pediátricas que deciden realizar circuncisiones es rutinarias, ya sea “el mismo día del nacimiento o durante la primera semana”.

El argumento en torno a por qué se hace está ligado a la prevención, pues “las estadísticas indican que los hombres circuncidados tienen menor susceptibilidad a contagiarse de enfermedades de transmisión sexual, entre ellas el VIH Sida”, resalta el médico.

Sin riesgos

HOY/Foto: Internet

Para Espino, el corte no produce ningún riesgo físico, pues el hombre logra sentir “igual que los que tienen el prepucio intacto”.

Sin embargo, para que reine la placidez, “debe realizarse una buena técnica quirúrgica”, o sea, “hay que dejar suficiente cantidad de mucosa de tal manera que al ponerse erecto no le quede muy tenso”.

Asimismo, comenta que en busca de esa perfección en el procedimiento es recomendable una remoción parcial en el paciente, para “que no le quede completamente descubierto el glande, pues han habido casos en que tal exposición produce inflamación e infecciones”.

Sexualidad

HOY/Foto: Internet

El sitio web Doctissimo aborda que si un hombre es circuncidado de bebé, obviamente no percibe ningún cambio en su vida sexual porque la inicia ya sin prepucio.

Pero “cuando la intervención se realiza en la vida adulta, el hombre está más atento a las consecuencias de la operación y puede achacar cualquier posible cambio en su sexualidad a este hecho”.

En realidad, la vida sexual del hombre circuncidado es tan placentera como la del hombre con prepucio. El sexólogo Oscar Espino asegura que no tienen problemas con la masturbación y durante el acto sexual “actúan con normalidad”.

Un poco de historia
HOY/Foto: Internet

La circuncisión es una práctica antigua, realizada por motivos religiosos y culturales. En su trabajo “Historia de la circuncisión” (1891), el médico Peter Charles Remondino sugirió que la práctica comenzó como una forma menos severa de castrar a un enemigo capturado: “la penectomía o la castración probablemente habrían sido fatales, mientras que la circuncisión permitiría marcar permanentemente al derrotado, dejándolo con vida para servir como un esclavo”.

La historia de la migración de esta técnica se sigue principalmente a través de las culturas y de los pueblos en dos regiones separadas. En las tierras del sur y del este del Mediterráneo. A partir de Sudán y Etiopía, el procedimiento fue practicado por los antiguos egipcios y los semitas, y luego por los judíos y musulmanes.

La práctica más antigua se encuentra extendida en el judaísmo, cuya realización es una práctica obligatoria desde hace más de 4,500 años, cuando el patriarca Abraham fue circuncidado por una orden divina. (Según los textos bíblicos). ”… circuncidaréis, pues, la carne de vuestro prepucio, y será por señal del pacto entre mí y vosotros…. y el varón incircunciso, será cortado de su pueblo; pues ha violado mi pacto…” (Génesis, capítulo 17)

Mitos

Mitos Virginidad: Oscar Espino, urólogo y médico sexólogo, manifiesta que en torno a este tema surgen numerosos mitos, por ejemplo: “Se cree que el prepucio es la virginidad en el hombre, como el himen en la mujer. Error, en el varón no existe eso. Si se llega a sangrar durante la primera relación sexual, significa que habían problemas de fimosis desde el nacimiento y hay que acudir al médico lo más pronto posible”.

Sensibilidad: Las sensaciones están en el glande, que queda intacto. Días después de la circuncisión puede ser que se sientan ciertas molestias, pero, luego, todo volverá a la normalidad en el pene.

Higiénico: La circuncisión disminuye el riesgo de cáncer y previene la acumulación de esmegma o secresión en el prepucio, pero no debe indicarse únicamente por esta causa. La higiene adecuada puede mantenerse aún sin estar circuncidado, mientras haya retracción fácil del prepucio que permita la limpieza con agua y jabón suave.

Cura la eyaculación precoz: No hay pruebas de que la circuncisión disminuya el placer sexual. Pero se ha demostrado que este corte no tiene efecto sobre la erección, ni hay evidencia de que mejore la eyaculación precoz.

Un poco de historia

Fuente Doctor Oscar Espino, urólogo y médico sexólogo. Previa cita: 84986975 Sitio web: www.ereccioncero.com

https://www.prensa.com/salud_y_ciencia/mitos-circuncision_0_4372062935.html

...

Notas Relacionadas