Un trabajo de mucha precisión y pasión

Uno de los sacrificios en este trabajo, es no poder estar por meses con su familia, que vive en Los Estados Unidos

Guitarra, masaya, hombre, inversión

Con esfuerzo propio, el nicaragüense Iván Jiménez pretende dar a conocer las guitarras que elabora. HOY / Cortesía

HOY / Masaya

Iván Jiménez Jerez tiene siete años de estar en el mundo de las guitarras, pues antes se dedicaba a los números. Los problemas económicos cuando vivía en Estados Unidos lo obligaron a buscar otras alternativas de ingresos.

En el 2010, este nicaragüense nacionalizado estadounidense logró estabilizar sus finanzas y junto a su esposa, Melissa Dacunha, decidieron poner un negocio de elaboración de guitarras en Masaya. Pinol es el nombre de las guitarras, como un tributo a unas de las bebidas típicas de Nicaragua.

Aprendió a elaborar guitarras de manera empírica. “Llevo siete años de estar en el mundo de las guitarras. Estos instrumentos tienen que quedarte exactos, milimétricos. El sonido me los prueban músicos profesionales nicaragüenses, porque me esfuerzo para que sean las mejores (guitarras) de mi país”, afirmó Jiménez.

Indicó que elabora mensualmente cuatro guitarras, las que exporta a Estados Unidos. A su familia ve seis veces al año, que son las fechas que viaja a los Estados Unidos. “Lo satisfactorio es dar trabajo a cuatro cabezas de familia, quiero que mi pueblo (Nicaragua) acepte y reconozca mis guitarras porque son hechas aquí, es una marca nacional”, expresó.

...

Notas Relacionadas