Joven nicaragüense entre victimas de cuádruple homicidio narco en Costa Rica

Los cuerpos presentan múltiples impactos de bala , tres de los que ya fueron identificados tienen antecedentes penales por tráfico de drogas

HOY/Costa Rica

Costa Rica amaneció ayer con la noticia de un muevo homicidio múltiple asociado al narcotráfico. Esta vez, cuatro jóvenes fueron asesinados en un apartamento ubicado al sur de San José, de ellos al menos uno es nicaragüense, según el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

El director del OIJ, Walter Espinoza, explicó que los homicidios fueron reportados a las 9:41 de anoche, en San Jerónimo de Desamparados, una cantón conocido por ser parte del escenario de la disputa entre bandas locales que se disputan territorios para la venta de drogas.

No obstante, el OIJ aún no vincula estos homicidios a ninguna de las bandas conocidas que operan en San José y su periferia.

“Lo que tenemos (de manera preliminar) es lo que se trabajó en la escena, que es la ubicación de dos cuerpos sobre un colchón que estaba en la sala de un apartamento, y la ubicación de dos cuerpos adicionales que estaban sobre el piso en el sector norte del apartamento”, declaró Espinoza.

“Los cuatro cuerpos presentan múltiples impactos de bala, sobre todo en tórax, abdomen y cabeza, y fallecieron las personas como consecuencia evidente del accionamiento de armas de fuego en contra suya”, añadió.

El OIJ ha identificado a tres de los cuatro fallecidos, todos con antecedentes penales por tráfico de drogas.

Ellos son el nicaragüense Juan Luis Méndez Baldizó, de 27 años, quien además tiene antecedente penal por amenazas y portación ilegal de armas; Edgardo Rodríguez Campos, de 25 años y vecino de la ciudad de Oreamuno de Cartago, con antecedentes por portación ilegal de armas; y  Elías Flores Umaña, de 26 años, vecino de Alajuelita, sur de San José.

Posible “tumbonazo”

“La hipótesis preliminar señala que hay un tema de drogas que subyace detrás homicidio, por haber localizado sustancias para procesar droga, cocaína y por sus antecedentes (de las víctimas) por tráfico de drogas”, explicó Espinoza.

“Hay posibilidad de que hubo un tumbonazo (robo de drogas). Encontramos bicarbonato de sodio que se mezcla con sustancias prohibidas para producir crack y no encontramos sustancia con la que iban mesclar. Significa que alguien se la llevó, por lo que probablemente en el sitio hubo droga, pero además encontramos clorhidrato cocaína”, añadió.

La policía judicial halló además, navajillas para picar crack procesado y 20 pajillas con cocaína que tenían como destino final su venta.

El OIJ mantiene presencia con 20 investigadores en el sitio, para recabar pruebas varias, incluida la testimonial. Además, hace análisis de trayectoria balística para determinar el origen y dirección de los disparos, levantamiento de huellas y prueba audiovisual que permitan reconstruir el hecho.

Además, según Espinoza, el OIJ rastreará el sitio con perros entrenados por la unidad canina K9, en busca de huellas dactilares, sangre y otros fluidos biológicos.

“El hecho tiene su complejidad porque no hay testigos, el acceso del sitio es cerrado, no hubo forjadura, entraron con llave o consentidos por alguna personas que tenían posibilidad de acceso al sitio. Los vecinos escucharon detonaciones e hicieron el reporte al servicio 911”, detalló Espinoza.

...

Notas Relacionadas