Los hemoparásitos, flagelos mortales de nuestros animales

Estos son organismos unicelulares, microscópicos, de varios tipos, que se alojan en los glóbulos rojos, glóbulos blancos, provocando graves enfermedades

Sin lugar a dudas, los hemoparásitos se encuentran dentro de los primeros lugares en el ranking de causas de muerte de nuestros animales, cualquiera sea la especie, en Nicaragua.

Estos son organismos unicelulares, microscópicos, de varios tipos, que se alojan en los glóbulos rojos, glóbulos blancos o están libres en la sangre, provocando graves enfermedades, generalmente cursando con una gran anemia, que terminan con la muerte del animal.

¿Qué hemoparásitos se conocen?
Fundamentalmente, hay tres tipos de hemoparásitos:
Protozoarios: Babesia bovis, Babesia equi, Babesia canis, Babesia bigémina, Babesia argentina, Plasmodium sp., Trypanosoma vivax, Hepatozoon canis
Ricketsias: Ehrlichia canis, Anaplasma platys, Anaplasma marginale, Anaplasma centrale, Anaplasma bovis, Eperythrozoon suis
Micoplasmas: Haemobartonella canis, Haemobartonella felis.

Son conocidos también como piroplasmosis o tristeza. Y en el ser humano son tristemente conocidos, como los causantes de la malaria, enfermedad de Chagas o enfermedad del sueño.
Clínicamente, las enfermedades se denominan de acuerdo con el agente causante: Babesiosis, Anaplasmosis, Ehrlichiosis, Haemobartonelosis, Trypanosomiasis, etc.

¿Qué especies de animales afectan?
Afectan a todas las especies de vertebrados conocidas: mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces. Siendo bastante específicos de especie.

El factor común de todos es que son transmitidos por vectores; los vectores son instrumentos biológicos que utilizan estos agentes patógenos para su conservación, difusión y transmisión. Si bien podemos decir que actúan los tábanos, los mosquitos, las chinches, entre otros, el gran difusor y transmisor de estas enfermedades es, sin lugar a dudas, la garrapata, la cual tras picar al animal para extraer su sangre, pasa a través de su trompa los hemoparásitos al torrente sanguíneo de la víctima.

Si bien muchos tienen características específicas en el desarrollo de su enfermedad, hay bastantes factores comunes: la anemia (mucosas pálidas), pérdida de apetito, pérdida del ánimo, dificultad respiratoria, sangrado nasal, letargia. Si no se detectan o diagnostican a tiempo, y se les aplica tratamiento, la muerte del animal es segura.

¿Como se diagnostican?
Más allá de la experiencia que cada veterinario tenga, es totalmente necesario realizar análisis de sangre para determinar cuál hemoparásito está actuando, sobre todo, porque con síntomas comunes no llevan el mismo tratamiento.

Existen pruebas de diagnóstico rápido, que diagnostican uno o más de estos, pero ninguna que los diagnostique a todos, por lo que nada sustituye un buen frotis o extendido de sangre, coloreado, y examinado atentamente al microscopio para el diagnóstico.

Lo primero que debemos hacer es controlar la garrapata, quien después de todo es la que contamina a los animales, provocando entonces la enfermedad. Una vez instalada la enfermedad, debemos diagnosticar cuál hemoparásito está actuando porque llevan diferentes tratamientos. Lo recomendable siempre es consultar al médico veterinario frente a cualquier sospecha y que él indique el tratamiento adecuado.

Dr. Enrique Rimbaud, decano Facultad de Ciencias Agrarias, UCC, y presidente de Fundación A.Mar.Te. Teléfono: 88521488.

...

Notas Relacionadas