Jóvenes con un ingreso extra

Venden sandwich en paradas y en las universidades

Los jóvenes venden alrededor de 160 sandwiches al día. Entre las seis y ocho de la mañana. HOY/FOTO: Cortesía

HOY

Livingstone Cassells, y Lieberman González, son dos jóvenes que tienen el deseo de salir adelante. Ambos están claros que para lograr sus metas deben de sacrificarse y arriesgarse, por ello decidieron iniciar un negocio de venta ambulante de sandwich hace aproximadamente dos meses, a pesar que los dos cuentan con un trabajo fijo.

Cassells, quien estudio Administración de Empresas y González quien es licenciado en Marketing, cuentan que la idea surgió luego de ver un video en las redes sociales.

“Al principio éramos tres, pero uno se retiro porque también está en otros proyectos…, dos semanas después de haber planificado cómo sería el negocio, lo arrancamos, fue difícil, teníamos que juntar recursos, buscar proveedores, pero al final todo vale la pena”, cuenta Cassells.

HOY/FOTO: Cortesía

González quien es el chef del proyecto, menciona que tuvieron que planear detalladamente que ingredientes iban a utilizar en el aperitivo, para que el sabor fuera único y la gente lo aceptará.

Ellos ofrecen su producto en lugares públicos, las universidades es uno de sus puntos de ventas y ofrecen sandwich de pollo y jamón, este último con tres variantes: prensado, ahumado y de pavo

“Las cosas no las podíamos hacer solos, por lo que desde el inicio sin saber cómo nos iría empleamos a cuatro personas, antes de arrancar nos capacitamos, hablamos del trato hacía la gente, todos estuvimos claro que lo principal era eso, para que la gente se identificará con nosotros, estas personas también son jóvenes, y estaban dispuestas a crecer a nuestro lado, ahora somos siete, entre ellos anda una universitaria, y la verdad este progreso es de todos”, señala González.

Sacrificio

Los jóvenes venden alrededor de 160 sandwiches al día. Entre las seis y ocho de la mañana. HOY/FOTO: Cortesía

Cassells comenta que la preparación de los sandwich les lleva bastante tiempo, inician a las nueve de la noche y terminan de elaborarlos casi siempre en la madrugada. Normalmente preparan 160 aperitivos.

“A la cinco de la mañana empieza el recorrido, a las seis nos distribuimos, por varias partes, en la UCA (Universidad Centroamerciana), en la UNI (Universidad Nacional de Ingeniería), en las paradas de buses, y así; es un trabajo que requiere energía, pasión, amor, deseo de salir adelante, y es lo con lo que cada uno contamos”, señala Cassells.

Los jóvenes indican que este proyecto les da la oportunidad de ser más humanos, más entregados a lo que hacen y sobretodo más responsables.

“Tener ingresos extras para suplir las necesidades de nuestras familias es realmente confortante, lo que no debemos de tener es miedo a hacer las cosas, lo que nos gusta”, puntualiza.

Los jóvenes quienes también son padres de familia, alegan que con sus ganancias de las últimas semanas les fue más fácil comprar los útiles escolares a sus hijas, sin estar esperando el pago de la quincena.

 

Mencionan que cuando les queda producto, lo regalan a los niños de los semáforos. “Cada vez que hacemos está acción nos vamos llenos a nuestros trabajos, a veces los hacemos con las personas mayores, quisiéremos tener más para poder compartir, sabemos que se podrá a futuro, conforme este negocio vaya agarrando fuerza y recursos, ”, refieren.

Pasión
Cassells, y González, mencionan que uno debe de arriesgarse para realizar su sueño.

”Lo peor que puede pasar es no hacerlo, cada uno debe de ver los problemas como retos, Dios da siempre para todo, hay que empezar a construir los sueños, y todo irá surgiendo”, González.

 

...

Notas Relacionadas