Dame paciencia Señor

Para trabajar la paciencia, tengo que aprender a hacer las cosas de una en una, porque cuando me lleno de actividades… con el tiempo limitado, la pierdo…

HOY/Thinkstockphotos.com

HOY

Hay días en los que andamos impaciente por cosas o situaciones que irritan, que son los factores que desencadenan la impaciencia. ¿Cuáles son? Tal vez sean otras personas, tu pareja o tus padres, o tus hijos. O quizás el problema tenga que ver con el reloj: ¿te inquietas cuando otros te hacen esperar o cuando se está haciendo tarde? Y ¿qué ocurre si estás cansado o hambriento? ¿O si tienes sueño o estás estresado? ¿Dónde me impaciento con más facilidad, en casa o en el trabajo?

Por eso es importante buscar la raíz de problema. El Rey Salomón decía: “El hombre paciente ve que viene la desgracia y se pone a resguardo; los tontos siguen adelante y pagan las consecuencias”. (Prov. 22, 3). Si veo el mal y estoy a punto de impacientarme puedo hacer algo para evitarlo. Cierto que esto requiere esfuerzo, pero solo así la paciencia formará parte de mi personalidad.

Para trabajar la paciencia, tengo que aprender a hacer las cosas de una en una, porque cuando me lleno de cosas, actividades, pensamientos… con el tiempo limitado, la pierdo… Hacer distintas cosas simultáneamente agota nuestra capacidad de concentrarnos, de prestar verdadera atención. Eso va desgastando cualidades como la paciencia y la perseverancia, así como el sentido común y la habilidad para resolver problemas.

Cuanto más estresado estoy, más impaciente me vuelvo; hay demasiadas cosas que hacer, sitios a donde ir o gente con quien mantenerse en contacto. Por eso, como se ha dicho siempre, hay que tomarse las cosas con calma.

Dedicar tiempo a orar ayuda mucho, disfrutar de la vida, forjar amistades estrechas con unas cuantas personas, en vez de buscar amistades superficiales en una red interminable de contactos. Hacerme un pequeño plan para administrar bien las horas del día y establecer prioridades.

Tenga cuidado con las aficiones y los aparatos que puedan mantenerlo demasiado ocupado.
Para simplificar mi vida necesito examinar mi rutina diaria. ¿Qué podría tomarme con más calma? ¿De qué podría prescindir?

Personalmente siempre tengo presente Eclesiastés 3, 1-9: “Hay bajo el sol un momento para todo, y un tiempo para hacer cada cosa. Tiempo para nacer y tiempo para morir; tiempo para plantar, y tiempo para arrancar lo plantado; tiempo para matar y tiempo para curar; tiempo para demoler y tiempo para edificar; tiempo para llorar y tiempo para reír; tiempo para gemir y tiempo para bailar; tiempo para lanzar piedras y tiempo para recogerlas; tiempo para los abrazos y tiempo para abstenerse de ellos; tiempo para buscar y tiempo para perder; tiempo para conservar y tiempo para tirar fuera; tiempo para rasgar y tiempo para coser; tiempo para callarse y tiempo para hablar; tiempo para amar y tiempo para odiar; tiempo para la guerra y tiempo para la paz. Al final ¿qué provecho saca uno de sus afanes?”.

Este debe de ser el momento para desechar algunas cosas que absorben mi tiempo y me harán más paciente. Por otra parte tengo que ser consciente de que las cosas no siempre suceden tan rápidamente como me gustarían. Tener paciencia es aceptar el hecho de que el tiempo avanza a la velocidad del tiempo y no a la de mis expectativas.
Cada día, pues pido paciencia, así viviré más feliz, con menos estrés y con mejor carácter (que a veces lo pierdo seguido por impaciente). Ora conmigo:

“Dame paciencia Señor. Porque las cosas que deseo no llegan rápidamente, enséñame a ser paciente. Porque no puedo pretender que los demás cambien de un día para el otro, enséñame a ser paciente. Porque yo mismo voy cambiando muy lentamente, la vida tiene sus estaciones y todo llega a su tiempo, enséñame a ser paciente, para que acepte que no estoy en el cielo sino en la tierra, para que no le exija a este día lo que no me pueda dar, enséñame a esperar y que reconozca que el mundo no puede estar a mi servicio”. Amén. ¡Dios te bendiga!

Padre Óscar Chavarría. Correo: padreoscar@icloud.com

...

Notas Relacionadas