Futuro incierto para niña atropellada en La Borgoña

Menor atropellada por interlocal permanece en UCI.

Los días transcurren y se desconoce si algún día Rebeca Ramírez Ayala volverá a hablar o caminar. La niña de 11 años es la última víctima registrada de los temidos y desprestigiados interlocales.

En su caso, un microbús que cubre la ruta La Concepción-Managua se la pasó llevando en el kilómetro 24 1/2 de la carretera a La Concha, en la comunidad La Borgoña.

El vehículo la arrastró varios metros y a la fecha se conoce que le amputaron un pie y tiene fracturas en la pelvis y clavícula. Su estado de salud es crítico y ha permanecido así por varios días.

Lino Ramírez, su padre, manifestó que los especialistas no tienen claro qué ocurrirá con ella. Y que a la fecha lo único que le manifiestan es que la familia debe esperar a que los tratamientos y cuidados que le brindan surtan efectos.

“ Nosotros seguimos esperando, no sabemos qué pasará, los médicos nos dicen que esperemos para saber si hablará, caminará. Estamos en una situación difícil, el caso lo hemos dejado en las manos de Dios”, indicó Ramírez.

A JUICIO

Y mientras la familia espera a que su pariente se recupere satisfactoriamente, ayer en Ticuantepe la juez Carmen Orozco, del Juzgado Local, ordenó que William López González, el conductor del interlocal, enfrente juicio.

A López González la Fiscalía le imputa el delito de lesiones gravísimas.

Para demostrar su supuesta responsabilidad, la Fiscalía presentó en su contra un dictamen de Medicina Legal que confirma el estado de salud de la niña de 11 años.

Ofreció también el peritaje efectuado por la especialidad de Tránsito de la Estación Cinco de Policía.
El relato de una testigo del accidente también fue ofrecido como prueba.

La judicial no estableció cuándo arranca el juicio, pero el 30 de este mes efectuarán una audiencia preparatoria de juicio. En esta, las partes evaluarán qué pruebas no son necesarias en el juicio.

EN PRISIÓN

La juez Carmen Orozco, del Juzgado Local de Ticuantepe, ordenó que el acusado William López González, de 27 años, enfrente el proceso en prisión.

La juez explicó que el conductor reunía con los requisitos para gozar de la figura jurídica de arresto domiciliar.

Pero como el estado de salud de la víctima era incierto, no tenía más opción que ordenar su prisión.

Una cantidad considerable de personas, tanto de parte de la víctima como del acusado, se presentaron a los juzgados.

...

Notas Relacionadas