¿Por qué es tan difícil ordenar el Oriental?

Comerciantes y autoridades alegan que el trabajo debe ser en conjunto, dejando a un lado la rebeldía que ha truncado el sueño

HOY/FOTO: Manuel Esquivel

HOY

El mercado Oriental crece sin frenos. Los esfuerzos que han hecho las autoridades por inmovilizar la gangrena que poco a poco se come más barrios de Managua, no han sido suficientes. El centro de compras más grande de Centroamérica, continúa siendo el ojo del huracán.

El Oriental es un retoño del terremoto de 1972. Antes de ese acontecimiento, lo conformaban dos galerones que ya pasaron a la historia. Uno se hizo cenizas en el incendio del 14 de mayo del 2017, y el otro se consumió el pasado 27 de diciembre.

De acuerdo con Martín Majewsky, director del departamento de Diseño y Arquitectura en la Universidad Centroamericana (UCA), el Oriental en su momento fue visto como un mercado de vecindad, por encontrarse en el centro de Managua.

“Cuando inició el proceso de demolición de la ciudad por las secuelas que dejó el terremoto, los estratos comerciales tenían que buscar vías, comienza a crecer el comercio popular, los dos mercados históricos de la ciudad: Central y San Miguel, estaban colapsados. Empezó esa toma de Ciudad Jardín que antes era un pequeño reparto que surgió en los años sesenta, las casas aledañas se hicieron tiendas, alrededor de los dos únicos galerones, el comercio espontáneo empezó a crecer de una forma caótica, el Oriental tiene un gran defecto desde su nacimiento”, manifiesta.

HOY/FOTO: Manuel Esquivel

Majewsky relata que la ciudad de Managua después del terremoto se fue componiendo, surgió un proyecto que proponía adecuar el mercado Oriental, y dividir Managua en zonas; sin embargo, solo fueron proyecciones con el gobierno de Anastasio Somoza Debayle, porque lo termina ejecutando el gobierno sandinista.

“De ahí uno asocia la apertura del mercado de San Judas, Israel Lewites, Roberto Huembes, el Mayoreo e Iván Montenegro a las primeras obras de la revolución. Pero se comenzó a gestionar desde una lógica de organización de la ciudad a mediados de los setenta, posterior al terremoto, es importante decirlo porque en ese momento una de las preocupaciones del Viceministerio de Planificación Urbana que fue una entidad que fundó el gobierno somocista, para llevar el nuevo crecimiento de Managua, estaba la nueva propuesta de la red de mercados de Managua, y esto no solo contemplaba los edificios de mercado, sino el equipamiento social. El mercado Oriental continuaba creciendo con el gobierno sandinista, y se necesitaba que se ocuparan los otros mercados, los comerciantes no querían abandonar sus espacios, ese fue otro problema que hasta la vez prevalece; son muy rebeldes”, refiere el arquitecto.

HOY/FOTO: Manuel Esquivel

El mercado Oriental empezó a jugar un papel más dinámico después de la guerra de 1979, pues no había acceso a productos de consumo, fue entonces cuando en la zona de El Calvario surgió el mercado negro, donde se reunía la gente que viajaba a Centroamérica para luego vender productos de contrabando.

El Oriental por su ubicación comenzó su dinámica dual, por un lado mercado minorista y por otro mayorista, lo que aumentó el índice de inseguridad.

Primer intento

En los años ochenta surge la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema) como una instancia para poner el orden en los mercados.

“Commema en cierto momento ejerció presión, pero ¿hasta qué punto permitió que el desorden aumentara? El cliente entra al mercado y mira ropa, tomate, carne asada, verduras, carnes, electrodomésticos, etc., cuando los giros comerciales deben estar clasificados en húmedos y secos aunque el comerciante pague”, expone Majewsky.

A partir de los años noventa el Oriental se convirtió en un monstruo. A pesar de que se organizó por zonas, los comerciantes en su lógica de vender crearon un espacio de bodega en sus tramos, hasta el punto que los corredores quedaron en pequeños “galillos”.

Marina Guadamuz, quien vende repuestos para celulares desde hace 10 años en el sector del Gancho de Caminos, menciona que esta zona es una de las que mayor problema de organización tiene.

HOY/FOTO: Manuel Esquivel

“Hay una gran concentración de vendedores ambulantes y ningún plan ha funcionado, aquí te roban, te tocan, te golpean, es una barbaridad, hasta cierto punto Commema lo ha permitido porque no toma medidas estrictas, los funcionarios que a veces pasan por el lugar, cobran y es lo único que les importa”, señala Guadamuz, quien menciona que los vendedores tampoco toman conciencia sobre el problema serio al que se enfrentan todos los días.

Campañas

Según Augusto Rivera, gerente de Commema del Oriental, constantemente le repite a los comerciantes que deben crearle buenas condiciones al cliente; sin embargo, hacen caso omiso.

“Hace como dos años logramos despejar algunas calles, pero ya está igual. Durante el incendio del 27 de diciembre —del 2017— por la mañana, tuvimos que meterle la grúa al montón de carros que estaban parqueados donde no deberían, este proceso de ordenamiento se ha convertido en una lucha muy difícil, en un problema serio de cultura”, enfatiza.

HOY/FOTO: Manuel Esquivel

Rivera asegura que el mercado Oriental actualmente se conforma por aproximadamente 140 manzanas de tierra, en las que trabajan alrededor de 12 mil comerciantes formales, 3 mil eventuales y 3 mil ambulantes.

“La gente es experta haciendo resistencia, hemos desarrollado campañas internas fuertes, sobre todo con las asociaciones de comerciantes porque al final entre ellos se entienden un poco más. En varias ocasiones hemos dado volantes, de persona a persona, hablamos de persona a persona, pero está en ellos mismos, porque yo mañana me voy y este mercado aquí queda, la solución para ordenarlo está en todos, en que se dejen ayudar”, subraya.

Rivera resaltó que al Oriental entran aproximadamente 70 mil personas a diario, que necesitan un lugar bonito, y seguro. En el último cuatrimestre del año 2017 el Oriental generó 4 mil millones de córdobas.

HOY/FOTO: Manuel Esquivel

Daysi Torres, exalcaldesa de Managua, recalcó la importancia que los comerciante se aprendan a organizar.

“Deben pensar en ellos mismos, es cierto que no se puede ordenar de un solo pero sí poco a poco para seguridad de toda la capital. El Oriental es una bomba de tiempo, ha sufrido grandes incendios, son impredecibles porque hay malas instalaciones, pero hay que buscar consensos para encontrar la manera que todos estemos satisfechos”, puntualizó.

Por su parte, Reyna Rueda, alcaldesa de Managua, se limitó a decir que el equipo de trabajo 2018-2022 tiene el compromiso de ir solucionando cada uno de los problemas; sin embargo, necesitan el apoyo de todos.

Jorge González, presidente de la Asociación de Comerciantes de Mercados de Nicaragua (Acmnic), indica que la lucha por ordenar el mercado ha sido titánica, sin embargo, necesitan de forma urgente que más comerciantes apoyen los esfuerzos que están haciendo las autoridades.

HOY/FOTO: Manuel Esquivel

“Todos debemos activarnos en bienestar de la población, ordenarse es un beneficio, para que respondamos ante los diferentes acontecimientos, siguiendo cada una de las recomendaciones que nos brinda la Comisión, Sinapred (Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres), que fue instaurada por el Gobierno en este mercado”, menciona.

Propuesta
Martín Majewsky, director del departamento de Diseño y Arquitectura en la Universidad Centroamericana (UCA), asegura que el primer paso para empezar a ordenar el mercado Oriental es crear una mesa técnica. “Deber haber mayor coordinación entre la Alcaldía de Managua y Commema, deberían darse el chance de interactuar, buscar colaboradores, poniendo la educación como el factor principal para hacer una ciudad más asequible”, menciona el experto.

Majewsky considera viable la opción de crear segundas plantas, pero no hacerlo como galerones aislados. El arquitecto subraya la importancia de hacer encuestas, para crear una base de datos que tome en cuenta todas las opiniones de los comerciantes.

 

...

Notas Relacionadas