Desborde chinandegano por cuarto título en la LBPN

Recibimiento fuera de serie

Recibimiento Tigres de Chinandega

Foto HOY / Saúl Martínez

HOY

Los Tigres de Chinandega alcanzaron el cuarto campeonato y segundo consecutivo en la XIII Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN), tras vencer en la serie final 4-1 a los Gigantes de Rivas.

Cuando cayó el último out del partido celebrado el viernes en Rivas, en Chinandega la pólvora se dejó sentir como un siete de diciembre, a partir de entonces los chinandeganos se lanzaron a las calles para celebrar y esperar la llegada de los campeones.

Los fanáticos en vehículos y miles de motocicletas, con matracas, parlantes y sonido estridente, cientos portando cintas, con redoblantes, vuvuzelas, mascotas-tigres de peluche, camisetas, gorras y atuendos recibieron en la entrada de la ciudad a las 3:14 de la madrugada del sábado a los monarcas.

Digna Rocha, con su familia, no paraba de celebrar en las inmediaciones de la Rotonda Monumento al Trabajo, gritando eufórica por el triunfo, y acompañada de sus hijos saludó al equipo que viajaba en la canastera de la misma unidad de transporte que les trasladó toda la temporada.

La joven Lorena Sirias, procedente del reparto Walter Arata, no durmió, al extremo que cargaba a su niño de 2 años, mientras observaba la larga caravana.

Agradecen a Patrona Nacional

Un cálculo es de 20 mil personas en las calles y los alrededores de la Rotonda Monumento al Trabajo que bloqueaban el paso del bus y los peloteros que levantaban el trofeo.

Grupos de jóvenes y adultos entonaban el Corrido de Chinandega, del chinandegano precisamente Tino López Guerra.

El trabajo policial fue efectivo para permitir la circulación hacia la Basílica Menor Nuestra Señora del Trono, Santuario Nacional Mariano, en la ciudad de El Viejo, donde los campeones agradecieron a las 4:00 de la madrugada y celebraron también entre un mar de gente.

Alegría en la Zona Rural

Luis Meza, habitante de la comarca San Benito N. 1, carretera Chinandega-León, contó que el vecindario hasta la comunidad Cosmapa, repartos y colonias hasta la ciudad de Chinandega, estuvo atento al paso de los Tigres. En el empalme de Chichigalpa la población esperó inquieta a los campeones.

José María Bustamante sonaba su vuvuzela y con apenas una voz audible dijo que llegó con varios amigos desde el reparto Camilo Ortega para darles la bienvenida a los Tigres. “No me importa desvelarme”, comentó.

 

...

Notas Relacionadas