No se puede retirar ni siquiera un dólar en los bancos venezolanos

Los clientes esperan en largas filas durante horas para poder retirar dinero

La odisea de los venezolanos por un dólar/HOY: Tomado de internet

HOY

Un día típico en Caracas. Coloquialmente llamada por los venezolanos la sucursal del cielo. Hoy convertida en la capital de la economía más miserable del plan.

En gran parte del mundo, retirar dinero del banco es una simple mandado, algo cotidiano. Pero en Venezuela, para millones de sus habitantes, es una tarea complicada, tediosa incluso surreal. Puede llegar a convertirse en una tarea sencillamente imposible.

El viacrucis para conseguir efectivo en Venezuela

Mientras Venezuela se hunde en nuevas deudas, los precios se disparan y la moneda local, el bolívar, ha llegado a los niveles más bajos de su historia. Los supermercados y los bancos se han convertido en escenas de confusión y caos: ¿Están abiertos? ¿Tienen dinero o comida? ¿cuánto podré obtener?

La inflación es tan rampante —algunos expertos la ubicaron por encima del 4.000% en 2017— que ha devorado por salarios de los venezolanos.

Hace un año, un dólar rondaba los 3.100 bolívares. El bolívar se ha depreciado 98% desde entonces. El 11 de enero, habría cambiado un dólar por 151.000 bolívares.

HOY/ Tomado de internet

La autoridad bancaria de Venezuela determina cada mes cuánto pueden retirar los clientes en los cajeros automáticos, según un comunicado oficial. Pero ese monto no se da a conocer públicamente.

En agosto, los medios de comunicación venezolanos reportaron que la autoridad bancaria había fijado el límite de 10.000 bolívares por persona.

Al tiempo que la moneda local pierde valor, los bancos se han convertido en constantes escenas de confusión.

Los clientes esperan en largas filas. Algunos bancos no ofrecen dinero en efectivo y solamente permiten transacciones electrónicas.

 

Venezuela fue alguna vez la nación más rica de América latina. Pero hoy está asolada por la extrema inequidad. Hugo Chávez, el líder socialista, prometió solucionar la enorme brecha entre ricos y pobres cuando se convirtió en presidente en 1999.

Chávez aumentó el gasto público, proporcionó vivienda y servicios para millones de pobres en Venezuela. Pero los críticos y economistas aseguraron por años que ese gasto era irresponsable e insostenible.

Chávez falleció en 2013 y su sucesor -designado por él mismo- Nicolás Maduro tomó el poder, tras vencer en las elecciones.

Maduro mantuvo las políticas socialistas, pese a que los cofres del gobierno drenaron. La escasez de alimentos y apagones eléctricos se volvieron más frecuentes.

El país escaló hacia el malestar económico y social tras la caída en los precios del petróleo ocurrida en 2014. Venezuela tiene más petróleo que cualquier otro país en el mundo, pero es su única fuente de ingresos.

La mala gestión gubernamental y la corrupción generalizada ocasionó la caída en picada de la producción petrolera.

Buscando aliviar la inflación, el gobierno ha decretado repetidamente el salario mínimo mensual, pero los precios suben más rápido y el bolívar se ha hundido más. Y durante las festividades de diciembre empeoró aún más.

 

...

Notas Relacionadas