¡Qué dolor de espalda!

El dolor en la parte baja de la espalda, conocido como lumbalgia, pueden tener múltiples causas, conozca algunas de ellas

two doctors looking at x-ray

HOY
¿Ha sufrido ese dolor insoportables en la parte baja de la espalda? Si es así, déjeme decirle que no ha sido el único. Los jóvenes y adultos son los más propensos a este tipo de padecimiento, conocido como lumbalgia.

Esta enfermedad es un dolor que se localiza en la parte baja de la espalda. Se dice que es uno de los motivos principales de consulta a los médicos y se estima que aproximadamente un 80 por ciento de las personas lo presentará a lo menos una vez en la vida.

“Este dolor afecta a ocho de cada 10 personas en algún momento de sus vidas. Puede variar desde un dolor sordo, constante, hasta un dolor súbito e intenso. El dolor de espalda agudo aparece repentinamente y suele durar algunos días o semanas. El dolor de espalda es crónico cuando dura más de tres meses”, señala la página medplusline.com

El doctor Miguel Barboza Rivas, internista reumatólogo, explica que el término lumbalgia casi no se utiliza en la medicina, más bien es un nombre antiguo que se relacionaba a este tipo de padecimiento. Su nombre correcto es dolor en la espalda baja, que también es una referencia a padecimientos en términos generales.

“Cerca de la columna pasa la médula, pasan vasos, hay vísceras cercanas, etc. Entonces hay que descubrir el diagnóstico. Es decir que si te dicen que tiene lumbalgia es porque el dolor es funcional no orgánico”, expresa el médico.

Los dolores funcionales se generan por un sobre esfuerzo de esa parte del cuerpo en levantar algo, un ejercicio mal hecho, golpes, caídas y accidentes menores. Es decir que es un padecimiento más superficial.

Pero muchas veces ese dolor, si no se cuida y no se hacen los ejercicios correspondientes, se repite y se convierte en un padecimiento crónico, que es más difícil de tratar.

También hay que investigar si el dolor en la parte baja de la espalda está asociado a otro tipo de problemas, que pueden ser propios de la columna, huesos, articulaciones, tendones, nervios, etc.

Asimismo el dolor puede estar asociado a patologías fuera de las condiciones propias de la columna, por ejemplo los problemas de los riñones, vejiga, matriz, próstata, cáncer, entre otras.

“Los dolores viscerales pueden repercutir en la columna y los problemas de la columna repercuten en las vísceras… El problema es tan grande que incluso después del catarro común, el dolor en la espalda baja o lumbalgia, es lo más frecuente”, dice Barboza.

El médico asegura que los problemas de dolores en la espalda son tan serios que pueden llegar a concentrar a todas las ramas de la medicina, porque el dolor puede ser respuestas del cuerpo a infecciones, tumores, malformaciones congénitas, enfermedades reumáticas, problemas musculares… por eso insiste que siempre en medicina lo importante es investigar la causa.

Muy intenso

Si bien el síntoma más importante de esta enfermedad es el insoportable dolor en la zona afectada, la inflamación repentina nos puede indicar que estamos padeciendo lumbalgia.

Junto a la inflamación otro síntoma es la impotencia funcional que es no poder moverse, caminar o levantarse. Lo que según el médico es normal, porque es una respuesta del cuerpo ante el dolor, paralizar esa zona para que ante la falta de movimiento los dolores sean menos.

Los tratamientos pueden variar según paciente y las verdaderas causas que generan los dolores. A alguien que tiene una lumbalgia simple no se le puede tratar como a quien está padeciendo de los dolores por una infección en los riñones.

“No podemos estar escudando las enfermedades con autotratamientos, beber cosas solo para parar el dolor. No, lo mejor es visitar al médico”, señala el doctor.

Si el dolor en la espalda baja es de tipo funcional, el médico tratará con analgésicos y reposo.

“Lo primero es analizar las causas que podrían haber provocado los dolores, con base en eso mandamos un tratamiento que puede ser un calmante, relajante y las recomendaciones de evitar estrés y esfuerzos. Asimismo se le dice al paciente que mantenga su peso o incluso que lo baje y haga ejercicios, lo que deben realizar el resto de sus vidas”, concluye el especialista.

Solo el tratamiento

La mayoría de los dolores de espalda desaparecen espontáneamente, aunque pueden demorar algún tiempo. Los analgésicos de venta libre y el reposo pueden ayudar. Sin embargo, permanecer en cama por más de uno o dos días puede empeorarlo.

Si el dolor de espalda es severo o no mejora al cabo de tres días, debe llamar a un profesional de la salud. También debe buscar atención médica si presenta dolor de espalda después de una lesión.

El tratamiento para el dolor de espalda depende de qué lo esté causando y qué tipo de dolor usted tenga. Puede incluir compresas frías o calientes, ejercicio, medicamentos, inyecciones, tratamientos complementarios y, a veces, cirugía.

Fuente

Doctor Miguel Barboza Rivas, internista reumatólogo.

...

Notas Relacionadas