Asaltantes matan a vigilante nicaragüense en Costa Rica

Los dos sospechosos buscaron al compatriota para robarle el arma

nicaragüense

La Fuerza Pública de Costa Rica cerró la zona donde está ubicada la verdulería en la que ocurrió el crimen. HOY/Cortesía Grupo Nación

13HOY / Costa Rica

El nicaragüense Luis Carlos Coronado, de 31 años, murió de dos disparos en la cabeza durante un asalto en un centro de verduras donde trabajaba como guarda de seguridad, en San Rafael Arriba de Desamparados, sur de San José.

Según Álvaro González, jefe de la Sección de Homicidios del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), el homicidio del nicaragüense ocurrió a las 6:40 de la tarde, 300 metros al sur de la cárcel de mujeres El Buen Pastor.

“Dos sujetos llegan a pie, uno por el norte y otro por el sur, abordan repentinamente al oficial de seguridad y le exigen que les entregue el arma. En ese momento el señor Coronado opone resistencia, es inmovilizado con un candado chino y se sigue dando un forcejeo hasta que (la víctima) cae al suelo con uno de los sujetos”, explicó González.

“En ese momento el sujeto que viene detrás del primer sospechoso, dispara en al menos dos ocasiones contra el señor Coronado y le produce dos heridas de proyectiles de arma de fuego en su región occipital, prácticamente detrás de la cabeza, lo que le produce la muerte en el mismo sitio”, añadió.

De acuerdo con el OIJ, el móvil del crimen es manejado como un asalto, dado que los dos sospechosos buscaron al nicaragüense para robarle el arma, la cual no era letal porque solo produce un efecto sonoro similar al de las pistolas y tampoco percute proyectiles como las de fuego.

“Se trató de un asalto, de acuerdo con la hipótesis policial. Llegaron por el arma que portaba el señor Coronado y fue tan repentino el ataque que cuando el sujeto dispara, el otro sujeto que está forcejeando con la víctima en el suelo sale corriendo de inmediato, dejando algunas otras pertenencias al oficial de seguridad, tales como 43 mil colones (75 dólares), un teléfono celular y algunas otras cuestiones, como un anillo”, añadió González.

Los dos sospechosos huyeron inicialmente con rumbo diferente, así como llegaron: uno hacia el norte y otro por el sur. No obstante, el que escapaba hacia el sur se devolvió a la zona del homicidio y abordó una motocicleta que estaba a 50 metros de la verdulería.

Testimonios

“En el sitio (del homicidio) no contamos con indicios balísticos más que los que se extraigan al momento de la autopsia médico legal del cuerpo, si es que se recuperan. Estamos ahorita afinando investigación en la zona, buscando videos y recabando testimonios para tener más claro lo ocurrido”, añadió González.

Coronado tenía unos cuatro meses de residir en Costa Rica, según el OIJ. Había ingresado con visa de turista, para luego trabajar como oficial de seguridad.

 

...

Notas Relacionadas