El chisme afecta negativamente las relaciones labores

Los chismes en el entorno laboral pueden afectar la tranquilidad del resto. Tome nota y conozca las características de un chismoso.

El chisme, un problema social que afecta negativamente las relaciones sociales. HOY/Thinkstockphotos.com

 

HOY

Para muchas personas es su “comidilla diaria”, cualquier cosa… lo más mínimo lo convierten en chisme. Desayunan, almuerzan y cenan hablando sobre los demás, inventando lo que no existe. Pero… ¿qué tan saludable es esto? ¿Puede afectar su entorno laboral?

La Real Academia Española define el chisme como “noticia verdadera o falsa, o comentario con que generalmente se pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguna”.

El psicólogo Julio Jiménez manifiesta que el chisme o rumor afecta negativamente las relaciones laborales.

“Generalmente se hace como para salir un poco del estrés, un poco de rumor es normal relativamente, pero ya cuando los chismes son demasiados perjudiciales y se les va agregando más información de la adecuada, ya es negativo y afecta grandemente las relaciones laborales y las relaciones sociales dentro de la empresa”.

Consecuencias

Y es que los chismes pueden convertir al compañero más introvertido en una verdadera comidilla.

HOY/Thinkstockphotos.com

Unas frases tan simples como “¿y ya te diste cuenta…?” o “¿te enteraste que la fulana…?” pueden ser la introducción a toda una serie de habladurías que muchas veces van seguidas de un iluso “pero no se lo comentes a nadie”.

De acuerdo con Jiménez, los chismes pueden ser muy perjudiciales para la salud de una organización, desde causar mucho estrés hasta generar demasiados problemas emocionales en las personas que lo viven. Incluso pueden haber despidos.

Además, pérdida de la productividad, ambiente laboral hostil, desmotivación, etc.

“Hay muchos niveles del chisme, los más fuertes son los que más perjudican y pueden provocar que la persona renuncie… afectan la salud, pero principalmente se ve perjudicada la empresa, porque está perdiendo capital humano que al final eso se traduce en dinero… hay que contratar a nuevas personas, rotación de personal, hay un atraso en cumplimientos de metas, entonces todo se ve mermado”, añade.

En los sitios de trabajo el chisme tiene un poder destructivo, lo que afecta el clima laboral, produce enemistades, incluso despidos, donde no hay egoísmo, ni intrigas ni chismes se vive un ambiente de paz.

“Que la gente se reúna durante el almuerzo a platicar, ‘tertuliar’, no es problema, siempre y cuando no sea para afectar a otros compañeros; sin embargo, que se reúnan a reír es sano, es parte de la convivencia. Recordemos que pasamos más tiempo en el trabajo que en la casa, entonces necesitamos ese contacto social entre los compañeros de trabajo”, refiere el especialista.

¿Pero qué actitud se recomienda tomar? En algunos casos está bien ignorar el asunto. En otros, es bueno reaccionar, sobre todo si el rumor está haciéndole mucho daño. Uno puede ir directamente a hablar con esa persona para ver qué sucede. Otra alternativa sería, si es un rumor muy corrosivo, plantear el tema ante alguna instancia superior.

Jiménez menciona que generalmente estos problemas de chismes se dan en empresas donde no están bien definidas sus políticas de comunicación, sea grande o pequeña; cuando no hay un reglamento interno y no hay un seguimiento del personal.

“Mi recomendación sería darle seguimiento no a los rumores, sino a la prevención de los rumores en sí, hacer actividades con el personal para que el colaborador tenga una percepción distinta de la empresa, que se preocupa por su bienestar, sobre todo crear lineamientos o comunicaciones más formales para poder manejar información y pienso que Recursos Humanos de una empresa puede lograr todo esto”, finaliza.

Atento

El sitio uy.emedemujer.com refiere que hay diferentes grados de chismes, por decirlo así. Una cosa es comentar algo sobre un tercero cuando uno se encuentra con un amigo y se habla en general sobre los compañeros. Otra cosa es el rumor que hace foco puntualmente en una persona y que se vende como si fuese una verdad.

HOY/Thinkstockphotos.com

El primer tipo de chisme consiste en comentar cosas de la vida privada de alguien, a pesar de que esa persona no tenía la intención de compartir con todos esa información. Otra cosa es comentar y fomentar la circulación de un rumor del que nadie sabe si es verdad o no, pero que se pone a rodar y se va alimentando de malas interpretaciones.

Así es un chismoso

Se dice que el chisme es el mayor enemigo laboral, por tanto, es necesario que conozca las características de un chismoso: Es envidioso y celoso, siente la necesidad de identificarse con lo que hacen los otros, es sensible a la opinión ajena, posee tiempo libre, es astuto, inseguro, le gusta indagar más sobre los otros que en sí mismo, no le agrada hablar sobre sus problemas, carga con frustraciones y sabe sacar información.

Fuente

Julio Jiménez, psicólogo. Teléfono: 8812-9481

Chismes en el trabajo, un reto que debemos superar. http://bit.ly/2m3wcoe

...

Notas Relacionadas