La famosa calle de los perros en Potosí, Rivas

En Potosí, Rivas, hay una vía que todos conocen como la calle de los perros

potosí, calle, perros, rivas, matadero,

El antiguo rastro fue convertido en la vivienda de una humilde familia desde 1982, parte de su estructura aún se conserva. HOY / Ramón Villarreal

HOY / Rivas

“La calle de los perros”, ese es el nombre de unas de las vías del municipio de Potosí, en Rivas. Muchos se preguntan si es porque hay muchos perros en la zona o si por una pandilla o el apodo de alguna familia.

“Esta calle le llaman calle de los perros porque antes en el tiempo de Somoza aquí quedaba el rastro donde destazaban las reses del pueblo, y venían montones de perros de todos lados a buscar los desperdicios, y si los matarifes no se ponían vivos (listos) los perros se les llevaban su pedazo de posta”, recuerda doña Norma Marín.

Doña Norma indica que el nombre correcto es calle de la Concepción de María y que fue bautizada por el padre Ernesto Canales cuando estuvo de párroco de Potosí.

El profesor Ronald Bravo, originario de Belén, llegó a la calle de los perros a inicios de los noventa y considera que el nombre es parte de la identidad cultural del municipio de Potosí.
“Ese nombre nos recuerda parte de la historia de esta calle, y aunque hace más de 30 años que desapareció el rastro, todavía en esta calle hay montones de perros”, indica.

Doña Norma habita desde 1982 en el local donde funcionó el antiguo rastro de Potosí. Se lo entregaron para que habitara con sus hijos cuando a uno se lo llevaron al Servicio Militar en los años 80.

“Es una construcción con bases de puro madero negro, tenía reglas y tejas de barro, yo compré unas tablas de cedro y forré la casa para poder hacer un aposento, y que fuera más seguro, porque yo pasé toda mi vida jalando un carretón, comprando y vendiendo frutas en los mercados, y para mí esta es una de las calles más tranquilas de Potosí”, argumenta.

Horacio Baldelomar, de 71 años, relata que desde hace 50 años que contrajo matrimonio, llegó a vivir a la calle de los perros, y aseguró que no le incomoda que la gente identifique con ese nombre a los que habitan en esa avenida de 700 metros de largo.

El historiador y abogado rivense Ramón Ernesto Valdez Jiménez recomendó a los habitantes de esta calle y a las autoridades municipales sacar provecho a esa riqueza histórica que se conserva en la famosa calle de los perros.

 

...

Notas Relacionadas