A un año de la explosión en el Mercado Roberto Huembes

De los 16 quemados en el mercado, dos personas murieron, entre ellos Denis Terencio Tórrez Urroz, sus familiares y amigos lo recuerdan con afecto.

Sandra Tórrez Zamora, hija del fallecido, muestra una fotografía de su padre don Denis Terencio Tórrez, en su juventud. HOY/Foto: Francely Navarro

HOY

Un día como hoy, hace un año, una explosión de un tanque de gas butano arrasó con uno de los comedores del Mercado Roberto Huembes. El siniestro dejó como saldo a 16 personas quemadas, dos de ellas se rindieron a la muerte debido a quemaduras de tercer grado en distintas partes de sus cuerpos.

Denis Terencio Tórrez Urroz,de 75 años, encargado de distribuir el gas, la leña y el carbón a todas las comiderías de la zona fue una de las víctimas fatales. Esa mañana, horas después de haber vendido el tanque al dueño del comedor, se enteró de la histeria que vivían los trabajadores ante el eminente peligro y no dudó ni un segundo en ir a ayudar.

Denis Santiago Tórrez cuando se recuperaba en el hospital. HOY/Foto:
Cortesía

“Se fue con su paso lento a ver qué pasaba, yo lo seguí para estar ahí por si necesitaba ayuda. Cuando llegamos no tuvimos mucho tiempo, alguien le echó agua a un fogón y se desataron las llamaradas, yo salí volando por la presión de la explosión, él quedó adentro”, dijo Denis Santiago Tórrez, de 26 años, hijo del fallecido.

El joven tiene las manos vendadas y las señas de varias quemaduras en su espalda y rostro. Es uno de los sobrevivientes del siniestro, estuvo muy grave de salud, pero afortunadamente logró recuperarse en el Hospital Antonio Lenín Fonseca. Asegura que no le será fácil vivir nuevamente este día, pues los malos recuerdos atormentarán su memoria.

“Ha sido difícil sobreponerme a la ausencia de mi papá. Estas marcas siempre me lo van a recordar. Ese señor era único y lo mejor que me enseñó fue a trabajar duro, ganarme la vida”, expresó Tórrez entre hondos suspiros.

Una vida de lucha

Don Denis distribuyó por más de tres décadas sus productos en el mercado. Su trabajo le permitió comprar tramos, adquirir tierras cerca del Cementerio Milagro de Dios y asegurarles la morada a cada uno de sus hijos.

Tuvo dos matrimonios y los últimos 10 años de su vida los compartió con su esposa, Rosibel del Carmen Téllez Espinoza, de 40 años, con la que procreó una hija. La niña actualmente tiene nueve años y todos los días anhela ver a su “papito”.

Para las fiestas del 24 de diciembre de este año, la familia se reunió a escuchar los audios que Denis había enviado a su esposa días antes del incendio.

María Téllez, cuñada del difunto. HOY/Foto: Francely Navarro

“No hubo alegría completa para nosotros, todos estuvimos sensibles, sus hijos lloraron, la casa se sintió diferente sin él, había un vacío inmenso”, indicó María Téllez, cuñada del difunto.

La viuda Rosibel del Carmen Téllez Espinoza se hizo cargo del tramo. HOY/Foto: Francely Navarro

Ante la partida de su marido, Rosibel confiesa que padeció terribles depresiones. Se encerraba en su habitación con su hija y lloraba cada vez que miraba las fotografías en las paredes de su pieza, “me afectó mucho. Antes del incendio a mí me habían detectado un tumor en el pecho, me creció por la tensión en ese período, un mes después de la muerte de Denis me operaron”, apuntó con la voz temblorosa.

“Él fue el amor de mi vida. Un hombre cariñoso, fuimos muy felices. Yo me hice cargo del negocio de carbón, leña y gas, aquí vengo todos los días de la semana desde las seis de la mañana, no quiero dejar caer la obra de su vida”, manifestó la viuda.

ALMUERZO

Denis Terencio Tórrez Urroz tuvo 10 hijos. “Mi padre fue lo más lindo que nos regaló Dios. Es doloroso recordarlo, sí. Pero también es un honor haber sido parte de su existencia”, dijo Sandra Tórrez Zamora, hija del primer matrimonio.

Marvin Navarro, propietario del comedor donde se produjo el siniestro, hoy realizará un almuerzo en nombre de las 16 víctimas del incendio.

“Ya los sobrevivientes fueron invitados. Yo declaré que en esta comidería no se volverá a trabajar los 31 de diciembre por respeto a las dos personas fallecidas, don Denis Terencio y Manuel Robleto”, refirió Navarro.

También comentó que después del almuerzo visitará el Hospital Antonio Lenín Fonseca para regalar alimentos a los pacientes y sus familias.

...

Notas Relacionadas