Así fue el rescate de lo cinco pescadores de Mechapa

Familiares de los cinco pescadores desaparecidos realizaron campamento a la espera de noticias

Familiares de los cinco pescadores desaparecidos realizaron campamento a la espera de noticias. HOY/ Saúl Martínez

HOY/ Chinandega

Los pescadores Nicolás Castillo y Álvaro José Herrera, de la lancha Brithany, de la comunidad Padre Ramos-El Viejo, escucharon a lo lejos el grito de ayuda de los cinco pescadores que estaba a la deriva en la lancha Doña Danelia Betanco, pero como era la medianoche del viernes creyeron que era un espanto.

Los cinco pescadores se hallaban a 16 millas al noroeste, límite con el Golfo de Fonseca, en Punta El Toro.
“Fue una alegría por hallarlos. Esa noche no pensábamos que los íbamos a encontrar, escuchábamos (el grito) ¡ayúdennos!; les dimos comida, agua, gaseosa y él (Álvaro) llamó a la comunidad porque anda teléfono”, contó Castillo, capitán de la lancha al rescate.

Castillo y Herrera, viejos de trabajar en el mar, dicen que proporcionar esa ayuda les ha dado mucha satisfacción y han experimentado tranquilidad mental desde ese momento.

Castillo dijo que pensaban hablar vía telefónica a Mechapa con la familia de los pescadores sobrevivientes al naufragio para que lleguen a la comunidad costera de Padre Ramos y conversar.

“Pero tenemos la idea de ir el próximo sábado”, decidió el capitán de la lancha Brithany. Álvaro José Herrera, quien se preparaba ayer a mediodía para la jornada sabatina de faena que inició a eso de las 4:00 p.m., señaló que están muy agradecidos con Dios por el milagro.

Nicolás Castillo y Álvaro Herrera, capitán y pescador de la lancha Brithany, rescataron a los cinco náufragos de Mechapa.HOY/ Saúl Martínez

“Porque fue una señal, era el último día que le daban de búsqueda a ellos, es como que Dios nos envió a nosotros y a ellos, para que los encontráramos a esa hora”, reflexionó Herrera con 22 años de experiencia en la pesca artesanal.

Comunidades en abandono

Para llegar a la comunidad de Padre Ramos, a 40 kilómetros al oeste de Chinandega, la cabecera departamental, tiene que transitar unos 15 kilómetros sobre una trocha arenosa.

El centenar de pescadores en la Bocana de Padre Ramos no tienen un muelle para salir a las faenas, las lanchas se divisan frente a Playa Los Zorros en espera del atardecer cuando salen en busca del marisco.

Castillo indicó que urge ayuda de las instituciones del Estado para créditos, facilidades de equipos y en especial exoneraciones al combustible por las faenas en falso. “Cuando no hay pez dorado debemos profundizarnos más y a veces andamos como en busca de la muerte”, lamentó Castillo.

En el Hospital General España cuatro de los pescadores fueron dados de alta la noche del viernes, los médicos decidieron que el pescador José Leonel Velásquez se quedara por las condiciones en su organismo.

Se aclaró que el naufragio se dio porque se terminó el combustible la noche del sábado debido a que los vientos fuertes no les permitieron apagar el motor.

Eso les consumió los 60 galones de gasolina, viéndose imposibilitados para avanzar de regreso con la carga de 1,500 libras de pez dorado a la costa de Mechapa.

Explica que a pesar del naufragio por seis días, continuará en las labores de pesca porque es su fuente de vida junto a sus dos hijos: Mynor y Ángelo.

Indicó que beber orines es una recomendación que dan los pescadores cuando quedan a la deriva.

“Mis hijos no quieren dejar el mar, fue primera vez esta experiencia”, manifestó desde la cama de observación, sin que recordara el nombre de quién les brindó la ayuda en alimento y el combustible con el que salieron a las 12:45 de la noche a Mechapa.

...

Notas Relacionadas