Tres sujetos culpables por masacre en Waslala

Fiscalía pide pena máxima; todavía faltan por capturar seis sujetos

Los tres detenidos en Matagalpa por la masacre de cuatro personas en Waslala. HOY/Luis Martínez

HOY / Matagalpa

Los testimonios de dos niñas fueron considerados “claros” y “sin inconsistencias” por el titular del Juzgado Primero de Distrito Penal de Juicios de Matagalpa, Frank Rodríguez Alvarado, para declarar la culpabilidad de tres hombres señalados de haber acribillado a balazos a cuatro personas en el municipio de Waslala, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN).

Sebastián Castillo Zeas, de 45 años; Francisco Ramos Hernández, de 20, y José Luis Díaz Hernández, de edad no precisada, han sido los únicos procesados por la masacre ocurrida el 14 de octubre pasado en la comunidad El Varillal, Waslala. Otras seis personas, también acusadas por la Fiscalía, siguen huyendo y la Policía tiene orden para detenerlas, incluyendo al presunto autor intelectual de la matanza, identificado como Denis Castillo Reyes.

Guillermina Jarquín Ortega, de 51 años; el primo de esta, José María Jarquín Bermúdez, de 29; Melkis García González, de 21, y Valeriano Chavarría Navarrete, de 49, fueron las víctimas de la masacre motivada por una presunta venganza.

Desquite

Según la acusación, desde agosto de este año, “motivado por ansias de venganza”, Denis Castillo buscó a René Zeas Siles, apodado Solín, para que este seleccionara los medios y personas que ejecutaran el asesinato de los hermanos Marlon y Nelson Rizo Jarquín —hijos de Guillermina Jarquín Ortega—, quienes el 1 de abril de 2016 habían matado a Francisco Castillo, padre de Denis.

Por el asesinato de los hermanos Rizo Jarquín “y toda su familia”, Denis pagaría 65 mil córdobas a Solín, quien dirigía al grupo que lo integraron los tres procesados junto con el expolicía voluntario José María Zeas Aráuz, señalado como “segundo jefe del grupo”; además de Eliezer Castillo Reyes; Santiago Zeas Centeno, alias El Grillo, y Jesús Cortedano.

Piden pena máxima

Los hombres llegaron el 14 de octubre y frente a tres niños pusieron a las víctimas boca abajo, afuera de la casa, y Solín disparó el fusil AK que andaba. Asestó seis tiros a Jarquín Ortega,
tres balazos a García González, dos a Jarquín Bermúdez y otros dos a Chavarría Navarrete.

Mientras que Zeas Aráuz, alias “Chepe Gallina”, con una escopeta, “procedió también a disparar contra las víctimas”, refiere la acusación.

Los tres procesados fueron declarados culpables de asesinato agravado y robo agravado. En tanto, Ramos y Díaz también fueron culpables de portación ilegal de armas.

La Fiscalía pidió 30 años de prisión por asesinato agravado; siete años por robo agravado y un año de prisión más 100 días multa por tenencia ilegal de armas.

Las defensas solicitaron 25 años de prisión por asesinato agravado; cuatro años por robo agravado y seis meses de prisión más 50 días multa por tenencia ilegal de armas.

El juez Frank Rodríguez dictará sentencia y la notificará a través de auto en una fecha que no precisó.

...

Notas Relacionadas